Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


Conquista mundial: La cruzada militar global de Estados Unidos (1945-)

Publié par Contra información sur 22 Février 2020, 13:22pm

Conquista mundial: La cruzada militar global de Estados Unidos (1945-)

Eric Waddell 

 

El siguiente artículo del profesor Eric Waddell fue publicado por primera vez hace más de 16 años por el Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research) en diciembre de 2003 inmediatamente después de la invasión y ocupación de Irak por las fuerzas estadounidenses y británicas, con una posdata agregada en 2007. 

El artículo proporciona una incisiva perspectiva histórica sobre la “larga guerra” de Estados Unidos contra la Humanidad, llevada a cabo bajo un falso mandato humanitario.

No nos hagamos ilusiones sobre la intención de Estados Unidos y sus aliados.

Estamos lidiando con una conquista mundial bajo el disfraz de una “guerra global contra el terrorismo”.

Michel Chossudovsky, enero de 2020

 

Estados Unidos ha atacado, directa o indirectamente, a unos 44 países en todo el mundo desde agosto de 1945, algunos de ellos varias veces. El objetivo declarado de estas intervenciones militares ha sido llevarte adelante un “cambio de régimen”. Las banderas de los “derechos humanos” y la “democracia” se evocaron invariablemente para justificar lo que eran actos unilaterales e ilegales.

El objetivo de Estados Unidos es proteger y reforzar sus intereses nacionales en lugar de crear un mundo mejor para toda la Humanidad. Es una “gran estrategia imperial” de dimensiones globales diseñada para garantizar el acceso ilimitado y sin inhibiciones, en particular a recursos estratégicos, especialmente a la energía, y a los mercados. En lugar de establecer una presencia colonial de manera directa, la estrategia preferida es implantar estados satélites, y esto requiere intervenciones militares constantes, a menudo varias veces, en países de todo el mundo, independientemente de su régimen político.

Los gobiernos elegidos democráticamente están en un riesgo mayor que las dictaduras. En los últimos años, la tendencia ha sido el aumento de dicha interferencia directa, ya que estos países están menos dispuestos a actuar como aliados (de Estados Unidos). De hecho, los acontecimientos de 2003 sugerirían que el número de aliados incondicionales y poderosos de Estados Unidos ahora se reduce a tres: Gran Bretaña, Australia e Israel. La estrategia de Estados Unidos se caracteriza, siempre que les resulta posible, por la invasión y la implantación de gobiernos amigos (títeres). La atención se centra, de forma preferente, en países relativamente pequeños y débiles, con el objetivo de lograr una victoria rápida.

Históricamente, este proceso de dominación estadounidense del mundo se ha caracterizado por:

(i) Intervención militar directa con bombas y misiles nucleares o convencionales,

(ii) Intervención militar directa con fuerzas navales o terrestres,

(iii) Intervención militar indirecta a través de comandos de operaciones y

(iv) La amenaza de recurrir a armas nucleares.

En términos generales, se pueden identificar tres fases históricas:

– 1945-49: La lucha soviético-estadounidense por la dominación europea, que termina con la estabilización de la frontera entre los dos bloques y la creación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN);

– 1950-89: La Guerra Fría propiamente dicha y, en su contexto, el surgimiento del grupo de países no alineados;

Cambio de régimen en Estados Unidos: Propuesta de un ciudadano preocupado

– 1990 en adelante: La posguerra fría, primer período caracterizado por un grado significativo de intervención militar estadounidense en Europa, segundo foco de preocupación para limitar el bloque comunista dentro de sus fronteras y evitar el surgimiento de regímenes procomunistas en otras partes del mundo. el mundo, y el tercero, se centró en obtener el control sobre las antiguas repúblicas soviéticas y en el Medio Oriente rico, el petróleo. El Medio Oriente, el Sudeste asiático y el Caribe / América Central se revelan como teatros regionales de interés durante el período posterior a la Segunda Guerra Mundial.

 

La defensa no negociable y la promoción de “la forma de vida estadounidense” a través de intervenciones militares globales impulsó en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial y tuvo un gran costo para gran parte del resto de la población mundial. Aunque Alemania capituló en mayo de 1945 y las Naciones Unidas se crearon el mes siguiente, Estados Unidos eligió, paradójicamente, usar armas nucleares para poner a Japón de pie.

El lanzamiento de dos bombas atómicas, respectivamente, sobre Hiroshima y Nagasaki en agosto de ese año causó unas 150,000 muertes y decenas de miles de heridos. Tal terrorismo nuclear fue denunciado rápidamente por la comunidad científica internacional y ninguna otra nación ha recurrido al uso de armas de destrucción masiva. Sin embargo, Estados Unidos amenaza con recurrir a ellos de forma regular, mientras que bajo el gobierno de Bush se volvieron a implantar como parte integral del discurso de la Nación. Pero la historia no termina con las armas nucleares, ya que durante el último medio siglo, Estados Unidos utilizó también armas químicas y biológicas en su intento de dominación global, por ejemplo, el Agente Naranja en Vietnam y el moho azul, la peste porcina africana en Cuba, etc.

En este contexto, el mapa de las intervenciones militares de Estados Unidos desde 1945 solo cuenta una parte de la historia. Si bien la expansión global del país es evidente, la magnitud de la violencia militar no se revela completamente. Hasta un millón de personas de personas fueron asesinadas en la operación de comando de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) en Indonesia en 1967, en lo que fue, de acuerdo con el New York Times, “uno de los asesinatos masivos más salvajes de la historia política moderna”.

Otros 100,000 fueron asesinados en Guatemala, en el golpe organizado por la CIA. Y el mapa no menciona las intervenciones militares en las que Estados Unidos prestó su apoyo (por ejemplo, Ruanda y el Congo en la década de 1990), o donde las armas estadounidenses fueron utilizadas por las fuerzas militares nacionales, como en Timor Oriental donde, a manos de los militares indonesios, fueron responsables de la muerte de unas 200,000 personas a partir de 1967.

Curiosamente, con respecto al comercio internacional de armas, fue el presidente Reagan quien anunció en 1981, que “Estados Unidos ve la transferencia de armas convencionales … como un elemento esencial de su postura de defensa global y un componente indispensable de su política exterior”.

El imperio estadounidense no conoce límites. Su objetivo es la dominación política y militar del mundo. Bajo el sistema estadounidense de capitalismo global, la demanda de energía y otros recursos vitales resulta ilimitada.

El “Mapa de ruta hacia el Imperio” de Estados Unidos no fue formulado por la administración Bush como sugieren algunos críticos. De hecho, hay poco de “nuevo” en el “Proyecto para un Nuevo Siglo Americano”. Es solo que la retórica de posguerra de los derechos humanos y el desarrollo social y económico ha disminuido, para ser reemplazada por la preocupación por la supremacía global a través de la fuerza militar. El proyecto imperial fue delineado inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial. Formaba parte de la “Doctrina Truman” formulada en 1948 por George Kennan, director de Política y Planificación del Departamento de Estado:

“Tenemos el 50% de la riqueza mundial pero solo el 6.3% de la población … En esta situación, no podemos dejar de ser objeto de envidia y resentimiento. Nuestra verdadera tarea en el próximo período es idear un patrón de relaciones que nos permita mantener esta posición de disparidad. Deberíamos dejar de hablar sobre el aumento del nivel de vida, los derechos humanos y la democratización. El día no está lejos cuando tengamos que lidiar con elementos de poder de manera directa. Cuanto menos nos veamos obstaculizados por consignas idealistas, mejor “.

Postdata 2007

En un sentido, poco ha cambiado desde el año 2003. El próximo objetivo para la intervención militar ya ha sido claramente identificado. Es Irán el que, de acuerdo con las estadísticas oficiales de energía más recientes del gobierno norteamericano, ocupa el tercer lugar entre las naciones ricas en petróleo del mundo. Y es el que tiene el mayor aumento en las estimaciones probadas de reservas de petróleo para el período 2005-2006.

En otro sentido, sin embargo, está comenzando a surgir un nuevo retrato, donde Estados Unidos, cansado de la guerra y cada vez más vulnerable, se está moviendo hacia la creación de una Fortaleza de América del Norte que abraza a su vecino del norte. Una vez más, la lógica está clara. Canadá ahora ocupa el segundo lugar, por delante de Irán e Irak, pero detrás de Arabia Saudita, en términos de reservas mundiales de petróleo, gracias a las arenas bituminosas de Alberta. Un gobierno minoritario en Ottawa, dominado por los intereses de Alberta, está llevando conscientemente a Canadá a suministrar energía a Estados Unidos, así como al redil militar y estratégico. Al hacerlo, el país se está uniendo a las filas del Reino Unido y Australia como un aliado inquebrantable de Estados Unidos.

Si la expansión global se está convirtiendo en un esfuerzo demasiado costoso y peligroso, la Fortaleza de América del Norte se convierte en una alternativa cada vez más atractiva, especialmente cuando el socio menor está de acuerdo y es dócil.

Eric Waddell

 

Artículo original en inglés:

World Conquest: The United States’ Global Military Crusade (1945- ), publicado el 7 de febrero de 2020.

Traducido por Ariel Noyola Rodríguez para el Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research).

Visto aquí

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents