Overblog
Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
14 décembre 2012 5 14 /12 /décembre /2012 11:56

Desde mediados de marzo de 2011, Siria es escenario de una ola de violencia, organizada y financiada por países occidentales y árabes, que tratan de presentar al Gobierno de Damasco como el causante de la crisis a fin de propiciar el terreno para una intervención militar extranjera .Arabia Saudí, junto con Qatar, Turquía, Estados Unidos y algunos países occidentales, figura entre los países que apoyan a los grupos terroristas en Siria. 

siria-mercenarios.jpg

Mercenarios alzando consciente o inconscientemente el símbolo satánico V 

La página web http://wwwalsabaeinet.blogspot.com.es/2012/12/blog-post_5686.html reveló un documento secreto oficial del ministerio del Interior saudí que da cuenta que la familia Al Saud ordenó la excarcelación de centenares de criminales peligrosos que habían sido sentenciados a muerte a cambio de ir a combatir a Siria.

 

Muchos de estos criminales estaban condenados a muerte por delitos relacionados con el tráfico de drogas, homicidios y violaciones, se les permitió quedar en libertad con la condición de trasladarse a Siria , ser entrenados y unirse con los demás mercenarios para desestabilizar el país. El documento muestra un acuerdo entre las autoridades saudíes y delincuentes de varias nacionalidades, en virtud del cual se les exime de la pena capital y se les provee de salarios mensuales a sus familias en Arabia Saudita a cambio de combatir en Siria. Según el informe, las autoridades saudíes toman a las familias de los acusados como rehenes en Arabia Saudí para asegurarse de que ellos cumplen con el acuerdo.

L_Arabie_saudite_envoie_texte.jpg

 

Los criminales mencionados en el documento son: 105 yemenitas, 21 saudíes, 96 sudaneses, 254 sirios, 82 jordanos, 68 somalíes, 32 afganos, 194 egipcios, 203 paquistaníes, 23 iraquíes, 21 palestinos y 44 kuwaitíes, precisó la fuente.

 

Ver también: http://www.albaath-as-party.org/news_details.php?sid=18769

Partager cet article

Published by Contra información
commenter cet article

commentaires