Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


La digitalización de la humanidad demuestra por qué la agenda de los globalistas es diabólica

Publié par Contra información sur 12 Janvier 2023, 12:26pm

La digitalización de la humanidad demuestra por qué la agenda de los globalistas es diabólica

En las últimas semanas, he constatado una interesante falacia narrativa que se transmite al gran público en relación con los planes de los globalistas. Los principales medios de comunicación, entre otros, sugieren abiertamente que no hay mal en oponerse a ciertos aspectos de grupos como el Foro Económico Mundial. Te dan permiso para preocuparte, pero no se te ocurra llamarlo conspiración.

Esta propaganda se aleja de las negaciones abyectas que hemos estado acostumbrados a escuchar en el movimiento pro-libertad durante la última década aproximadamente. Todos nos hemos enfrentado a la disonancia cognitiva habitual: las afirmaciones de que los grupos globalistas "sólo se sientan a hablar de aburridos temas económicos" y que nada de lo que hacen tiene repercusión alguna en la política mundial o en tu vida cotidiana. En algunos casos, incluso nos dijeron que estos grupos de élite "no existen".

Ahora los medios de comunicación admiten que, sí, los globalistas pueden tener más que una pequeña influencia en los gobiernos, las políticas sociales y los resultados económicos. Pero lo que no gusta a la corriente dominante es la afirmación de que los globalistas tienen intenciones nefastas o autoritarias. Esos son propósitos sinsentidos de tipos con "sombreros de papel de aluminio", ¿no?

La razón de este cambio de discurso es obvia. Demasiadas personas fueron testigos de la verdadera agenda globalista en acción durante los bloqueos por la pandemia y ahora ven la conspiración por lo que es. Los globalistas, por su parte, parecen haberse escandalizado al descubrir que millones de personas se oponían a los requisitos y que las negativas a cumplirlos eran claramente mucho más numerosas de lo que pensaban. Siguen intentando imponer su marca de miedo cóvid, pero la verdad ha aflorado.

No han podido conseguir lo que querían en Occidente, a saber, una tiranía médica perpetua al estilo chino con pasaportes vacunas como norma. Así que la estrategia de los globalistas ha cambiado y buscan adaptarse. Admiten cierto nivel de influencia, pero fingen ser benevolentes o indiferentes.

La respuesta a esta mentira es relativamente sencilla. Podría señalar cómo Klaus Schwab, del FEM, deleitó la emoción del estallido inicial de la pandemia y declaró que el covid era la "oportunidad" perfecta para iniciar lo que el FEM denomina el "Gran Reinicio".

También podría señalar que la visión del reinicio de Klaus Schwab, que él llama la "4ª revolución industrial", es un mundo de pesadilla real en el que la inteligencia artificial lo dirige todo, la sociedad se condensa en enclaves digitales llamados "ciudades inteligentes" y la gente está oprimida por los impuestos sobre el carbono. Debo señalar que el FEM apoya activamente el concepto de "economía compartida", en la que no poseerás nada, no tendrás privacidad y supuestamente serás feliz, pero sólo porque no tienes otra opción.

Sin embargo, de lo que realmente quiero hablar es del proceso mediante el cual las élites esperan alcanzar su era distópica, y de la mentalidad globalista que se presta a los horrores de la tecnocracia. La ingenua suposición común a los escépticos de la conspiración es que los globalistas son seres humanos corrientes con los mismos impulsos y deseos limitados que el resto de nosotros. Puede que tengan cierto poder, pero los acontecimientos mundiales siguen siendo aleatorios y, desde luego, no están controlados.

Sin embargo, de lo que realmente quiero hablar es del proceso mediante el cual las élites esperan alcanzar su era distópica, así como el estado mental de los  globalistas que se presta a los horrores de la tecnocracia. La hipótesis ingenua común a los escépticos de la conspiración es que los globalistas son seres humanos corrientes con los mismos impulsos y deseos limitados que el resto de nosotros. Puede que tengan cierto poder, pero los acontecimientos mundiales siguen siendo aleatorios y, desde luego, no están controlados.

Esto es un error. Los globalistas no son como nosotros. No son humanos. O, mejor dicho, desprecian a la humanidad y buscan deshacerse de ella. Y, en consecuencia, tienen aspiraciones totalmente distintas a las de la mayoría de nosotros, incluidas las aspiraciones de dominación.

No se trata de personas normales con conciencia, ética o empatía. Su comportamiento se asemeja más al de los psicópatas y sociópatas de alto nivel que al de una persona normal. Lo vimos en plena exhibición durante los confinamientos Covid y los despiadados intentos de imponer pasaportes de vacunas; sus acciones traicionan su juego a largo plazo.

Echemos un vistazo a los comentarios de la Primera Ministra de Nueva Zelanda y participante en el FEM, Jacinda Ardern, hace un año. Admite la táctica deliberada de crear un sistema de clases de dos niveles en su propio país basado en el estado de vacunación. No hay remordimiento ni culpabilidad en su comportamiento, está orgullosa de haber tomado medidas tan contundentes a pesar de los numerosos estudios que demuestran que mandatos son ineficaces.

Sin embargo, más allá de la respuesta covid, sugiero a los que niegan la conspiración globalista que profundicen en las raíces filosóficas de organizaciones como el FEM. Toda su ideología puede resumirse en pocas palabras: futurismo y divinidad.

El futurismo es un movimiento ideológico que cree que todas las "nuevas" innovaciones, sociales o tecnológicas, deben suplantar a los sistemas existentes en nombre del progreso. Creen que todas las viejas formas de pensar, incluidas las nociones de principios, herencia, sistemas de creencias religiosas, códigos de conducta, etc., son muletas que impiden a la humanidad alcanzar la grandeza.

Pero, ¿cuál es esa grandeza que buscan los futuristas? Como ya se ha dicho, quieren la divinidad. Una era en la que el mundo natural y la voluntad humana están esclavizados por las manos de unos pocos elegidos. Un ejemplo: la siguiente presentación de 2018 del "gurú" del FEM Yuval Harari sobre el futuro de la humanidad tal y como lo ven los globalistas:

Las conclusiones de Harari están ancladas en prejuicios elitistas e ignoran muchas realidades psicológicas y sociales, pero podemos dejarlas de lado por un momento y examinar su premisa básica de que la humanidad tal y como la conocemos dejará de existir en el próximo siglo debido a la "evolución digital" y a la "piratería humana".

El fundamento de la visión del FEM reside en la idea de que los datos son el nuevo Santo Grial, la nueva conquista. Esto es algo sobre lo que he escrito extensamente en el pasado (véase mi artículo "Inteligencia Artificial: Una mirada secular al Anticristo Digital"), pero es bueno verlo expresado con tanta arrogancia por alguien como Harari, porque se trata de una evidencia innegable: los globalistas piensan que van a construir una economía y una sociedad completamente centralizadas, basadas en los datos humanos y no en la producción. En otras palabras, TÚ te conviertes en el producto. El ciudadano de a pie, sus pensamientos y comportamientos, pasan a ser el stock en el comercio.

Los globalistas también creen que los datos son valiosos porque pueden explotarse para controlar el comportamiento de las personas, hackear el cuerpo y la mente para crear marionetas humanas o superseres. Sueñan con convertirse en pequeños dioses con conocimientos omnipotentes. Yuval incluso proclama con orgullo que el diseño inteligente ya no será dominio de Dios en el cielo, sino del nuevo hombre digitalizado.

Si bien Harari habla de boquilla de "democracia" y "dictadura digital", luego sostiene que la centralización podría convertirse en el sistema de gobierno de facto. No lo dice porque tema una dictadura, sino porque esa ha sido siempre la intención del FEM. El globalista argumenta que no se puede confiar en que los gobiernos mantengan el monopolio de la fuente digital y que alguien tiene que intervenir para regular los datos; pero "¿quién lo haría?", se pregunta.

Él ya conoce la respuesta. La ONU, un edificio globalista, siempre ha dicho que debe ser el organismo rector que asuma el control de la regulación de la IA y los datos a través de la UNESCO. En otras palabras, Harari está jugando al engaño, sabe que la gente que intervendrá para controlar los datos es gente como él.

En ningún momento del discurso de Harari sugiere que se deba impedir o detener ninguno de estos avances. En ningún momento propone la idea de que la digitalización de la humanidad sea un error y que haya mejores formas de vivir. De hecho, se burla del concepto de "volver" a las viejas costumbres; sólo el futuro y Tabula Rasa (borrón y cuenta nueva) son prometedores para los globalistas, todo lo demás es un obstáculo para sus proyectos.

Pero aquí está la cuestión, lo que pretenden los globalistas lograr es una fantasía. Las personas no son algoritmos, a pesar de lo que Harari quisiera que fueran. Las personas tienen hábitos, sí, pero también son imprevisibles y propensas a repentinas realizaciones y epifanías en el momento de  crisis.

Los psicópatas suelen ser personas robóticas, que actúan de forma impulsiva pero también muy predecible. Carecen de imaginación, intuición y previsión, por lo que no es de extrañar que organizaciones psicópatas como el FEM otorguen un valor tan obsesivo a la IA, los algoritmos y la fría evolución tecnocrática. No consideran Shangri-La informático como el futuro de la humanidad, sino como SU futuro: el futuro de los no humanos, o antihumanos por así decirlo.

¿Quién producirá todos los bienes, servicios y necesidades de este nuevo mundo? Bueno, todos nosotros los peones, por supuesto. Por supuesto, los globalistas nos prometerán una economía de producción robotizada en la que las personas ya no necesitarán realizar tareas serviles, pero eso será otra mentira. Seguirán necesitando personas para sembrar los cultivos, mantengan las infraestructuras, fabriquen, luchen por ellos, etc., simplemente nos necesitarán menos.

En el fondo, una economía basada en datos es una economía que depende de la ilusión.

Los datos son vaporosos y a menudo carecen de sentido porque están sujetos a los prejuicios del intérprete. Los algoritmos también pueden programarse según los prejuicios de los ingenieros.No hay nada intrínsecamente objetivo en los datos: todo depende de las intenciones de las personas que los analizan.

Por ejemplo, para usar la anécdota de Harari sobre un algoritmo que "sabe que eres gay" antes que tú; cualquier grupo de personas retorcidas podría simplemente escribir el código de un algoritmo que dijera a la mayoría de los niños fácilmente manipulables que son gays, aunque no lo sean. Y, si eres lo bastante crédulo como para creer que el algoritmo es infalible, te pueden hacer creer que muchas de las falsedades son ciertas y convencerte de que te comportes en contra de tu naturaleza. Has permitido que un fantasma digital sesgado dicte tu identidad, y te has hecho "hackeable".

Mientras tanto, los elitistas mantienen la ilusión de superar sus limitaciones mortales "pirateando" el cuerpo humano, así como leyendo la mente de las masas y prediciendo el futuro basándose en las tendencias de los datos. Es una obsesión que ignora los salarios impredecibles del alma humana, ese elemento de conciencia e imaginación del que carecen los psicópatas. Es algo que no se puede piratear.

La legitimidad del sistema basado en datos y la piratería de la humanidad a la que aspira el FEM es menos importante que lo que se pueda convencer a las masas. Si en un futuro próximo se convence al ciudadano de a pie para que se implante el teléfono móvil en el cráneo, entonces sí, la humanidad podría llegar a ser rudimentariamente hackeable.

Los algoritmos suplantan entonces a la conciencia, la empatía y los principios. Y, sin estas cosas, toda moralidad se vuelve relativa por defecto. El mal se convierte en bien y el bien en mal.

Del mismo modo, si se puede persuadir a la humanidad de que deje sus teléfonos móviles y viva una vida menos impulsada por la tecnología, el imperio digital de los globalistas se derrumba con bastante facilidad. No hay ningún sistema que las élites puedan imponer para hacer realidad su conciencia digital sin el consentimiento del público en general.

Sin un amplio marco global en el que la gente acepte de buen grado los algoritmos en lugar de su propia experiencia e intuiciones, la religión globalista de la centralización total muere. El primer paso es aceptar que la conspiración existe. El segundo paso es aceptar que la conspiración es malévola y destructiva. El tercer paso es negarse a conformarse, por todos los medios.

Por Brandon Smith

Traducido de Alt-market por verdadypaciencia

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents