Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


“El principal objetivo de la vacunación no es para la salud"

Publié par Contra información sur 4 Décembre 2020, 16:18pm

“El principal objetivo de la vacunación no es para la salud"

"El principal objetivo de la vacunación no es la salud", por Philippe Guillemant

“El objetivo principal de la vacunación no es de orden sanitario", según Philippe Guillemant, médico e ingeniero físico, especialista en Inteligencia Artificial que trabaja en el CNRS. "Este problema es insignificante junto a la elección de sociedad que tenemos ante nosotros, que un gobierno mundial parece haber hecho ya por nosotros  El objetivo principal de la vacunación es alcanzar una normalización de llevar una identidad digital para cada ciudadano. Ninguna ley podría impedir la aplicación de los algoritmos correspondientes, sino sólo prohibir su uso. Por lo tanto, el hecho de que entremos o no en este nuevo mundo dependerá del nivel de aceptación de la vacuna. Pero de nuevo, mi opinión es que no entraremos en este nuevo mundo.”

El principal objetivo de la vacunación no guarda relación con la salud

El objetivo principal de la vacunación es lograr una normalización para llevar una identidad digital por parte de cada ciudadano. Efectivamente, se permitirá que el control de sus derechos de acceso a diferentes lugares (restaurantes, tiendas, estaciones de tren, etc.) se haga de forma automática, lo que abrirá un enorme mercado, el de los objetos conectados, tan sabroso que es capaz de convertir a los informáticos en virólogos. También permitirá la introducción de una moneda digital ya preparada por la eliminación gradual del efectivo.

Hay dos casos a considerar:

- Llevar una identidad digital no íntimamente ligada al cuerpo: teléfono móvil, pulsera, reloj, bolso...

- Llevar identidad digital íntimamente ligada al cuerpo: anillo, microchip bajo la piel, identificación de genes...

En el segundo caso será imposible, excepto por operación quirúrgica, deshacerse de su identidad.

Al principio, solo es necesario considerar seriamente el primer caso. Sólo cuando el uso de una identidad digital se normalice por costumbre (de vivir de forma diferente), cuando el segundo caso se impondrá naturalmente para reforzar la seguridad del uso.

Hoy en día, llevar de identidad digital ya se realiza a través de nuestros móviles, pero no se hace ningún uso de él, excepto de forma marginal como en el caso de la aplicación AntiCovid. Todo el mundo tiene derecho a entrar en cualquier tienda y viajar sin necesidad de tener un teléfono móvil. Por otro lado, el seguimiento de los desplazamientos que permite por un teléfono móvil es muy tosco, su precisión es de entre 1 y 10 metros. Por el momento, tener un teléfono móvil puede considerarse inofensivo.

Todo esto podría cambiar con el control automatizado de las vacunas y la generalización de los objetos conectados vía 5G e incluso desde 4G. En particular, el rastreo ya no se llevaría a cabo mediante el GPS, sino mediante el análisis y la triangulación de las señales a través  los objetos circundantes, y con el tiempo será de 100 a 1000 veces más preciso a medida que evolucione la tecnología.

El uso no vinculado al cuerpo de identidad digital, en un entorno poblado de objetos conectados (casas, coches, carreteras, ciudades...) permitiría las siguientes recogidas de datos por parte de una Inteligencia Artificial:

- Verificación de la autorización de acceso para las personas vacunadas

- Control de velocidad y aparcamiento (coche conectado)

- Identificación de todo tipo de infracciones de conducción

- La identificación de las personas con las que compartimos el almuerzo

- Almacenamiento de todos los viajes

- El cálculo del tiempo de trabajo o del tiempo de asistencia...

- Detección de desplazamiento inusual...

- Etc

Cabe señalar que ninguna ley podría impedir la implementación de los algoritmos correspondientes, sino   solo prohibir su uso.

Sin embargo, sería extremadamente difícil detectar que tal uso no se está cumpliendo. Sólo su explotación podría hacerse visible, pero esto deja mucho espacio para una explotación no divulgada, por ejemplo por una compañía de seguros donde el cálculo de los derechos ya se realiza de manera informática.

Consideremos ahora el segundo caso, y ampliemos la lista anterior:

- Casa inteligente (interacciones, comandos, diálogos...)

- Análisis de actividades privadas (dormir, leer, hacer el amor...)

- La supervisión de la actividad de los niños

- Análisis de las interacciones familiares

- Análisis de la situación (descanso, actividad, caída...)

- Análisis del comportamiento (movimientos bruscos, actividad deportiva...)

- Detección y memorización de hábitos

- Etc

Sin duda me olvido de algunos, a sabiendas de que es difícil imaginar de antemano todo lo que la cuarta revolución industrial podría inventar para nosotros. Sólo hablo de un transhumanismo muy suave, casi aceptable, sin referirme a nada intrusivo como un chip en el cerebro, nanorobots en nuestras venas, o a una visión artificial y conectada. Pero ni que decir tiene que la aceptación de estas tecnologías intrusivas está condicionada a la aceptación del uso de la identidad digital.

La cuestión de saber si realmente entraremos en este nuevo mundo o no, dependerá, por tanto, del nivel de aceptación de la vacuna .

En efecto, es poco probable que todo ciudadano se vea obligado a llevar una identidad digital cuando viaje si el 50% de la población no está vacunada, ya que la libertad de circulación no se verá restringida en esta medida. Por otro lado, si sólo el 5% de la población no está vacunada, es muy probable que entremos en este nuevo mundo.

Evidentemente, la realidad será mucho más compleja que esta simplificación binaria, que no tiene otro objetivo que dar a conocer los problemas reales.

Entonces, repito, no estamos ante un problema de salud con el virus. Este problema es un cacahuete junto a la elección de la sociedad que tenemos ante nosotros, que una política de gobernanza mundial parece haber hecho ya en nuestro lugar.

Pero repito una vez más, mi opinión es que no entraremos en este nuevo mundo.

Philippe Guillemant

nexus

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents