Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
9 décembre 2013 1 09 /12 /décembre /2013 10:35

5696184_eda79bf823_m.jpg

El presidente de la Generalitat Artur Mas junto con Efi Stenzler y Laurence Franks presidente mundial y de España del Fondo Nacional Judío.

 

El escándalo del espionaje en Cataluña puede hacer caer al Gobierno autonómico, según el líder de Ciutadans, Albert Rivera. PSC y PP ya han presentado sendas denuncias ante la Fiscalía. Se está a la espera de nuevos detalles sobre las actividades del Centro de Seguridad de la Información de Cataluña, el "Cesicat", más conocido como "CNI catalán". En Convergència existe el convencimiento de que el informe exhibido por Albert Rivera en el parlamento de Cataluña no será el último documento comprometedor que trascenderá en los próximos días.

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, insiste en la versión de que es víctima de una "guerra sucia" del Estado cuyo principal ariete sería el Centro Nacional de Inteligencia, el CNI "español". Como blindaje ante próximas revelaciones pretende presentarse como una víctima de las cloacas del Estado. "Intentarán frenar el proceso por la vía civil o por la criminal. Todo forma parte de la situación en la que nos encontramos, pero no me gusta nada", ha declarado el líder nacionalista. En el partido convergente abundan sobre la tesis de que son el objetivo de una campaña por parte de los servicios de inteligencia españoles, que en esta ocasión estarían intentado desestabilizar las negociaciones en el bloque soberanista sobre la pregunta y la fecha de la consulta.

El parapeto del CNI

 

El CNI es una de las justificaciones recurrentes de Convergència para tratar de explicar sus constantes tropezones y la consiguiente publicidad. Ya sean los encargos a Método 3 de Xavier Martorell (uno de los personajes centrales en las tramas del espionaje a la catalana) o los informes del Cesicat sobre la "Agència Nacional de Seguritat" que estaría ultimando la Generalidad. Una relectura del informe, de dominio público, acentúa el peso de las acusaciones de Rivera. Uno de los puntos más destacados en los titulares de los últimos días fue el hecho de que se pretendía (y hay quien sostiene que se ha conseguido) contactar con el Mossad para recabar su asesoría en el montaje de la "Agència". Pero el Cesicat no sólo aspiraba a establecer lazos con centros de inteligencia extranjeros, sino que pretende extender sus redes en la esfera privada.

Seat una multinacional “catalana”

 

En la página diez del informe se destaca como objetivo: "Apoyarse en el conocimiento, experiencia e información de entidades privadas y multinaciones catalanas (Caixa, Aigües de Barcelona, Abertis, Gas Natural, Grifols, Banc de Sabadell, Seat, etc...) para construir la célula de inteligencia".

Sorprendentes consideraciones, tanto por el carácter escasamente multinacional de algunas de las sociedades citadas como por la inclusión de Seat, propiedad de la alemana Wolkswagen, en el catálogo de empresas catalanas.

“Análisis reputacional”

 

El afán multinacional no es impedimento para que los diseñadores del Cesicat hagan notar las posibilidades del proyecto "a nivel interno". En el capítulo al respecto, página 34 del informe, se incluyen los siguientes objetivos para los próximos años: "Análisis reputacional de directivos de toda la Generalidad y de sus departamentos". Y a nivel no tan interno de la Generalidad también: "Análisis reputacional de lugares claves de ayuntamientos y otros organismos".

La venganza de un exempleado

 

Mas atribuye la filtración del documento al CNI e incluso sostiene que sería este organismo el que estaría detrás de su redacción. La realidad es que en las consejerías de Interior y de Empresa y Ocupación (de la que depende la Fundación Cesicat, tal es su identidad jurídica) nadie expresa la más mínima duda sobre la autoría del documento, el proyecto de la Agencia Catalana de Seguridad y el origen de la filtración: un exempleado del Cesicat descontento.

La Generalidad se resiste a denunciarlo e incluso el consejero de Empresa y exconsejero de Interior, Felip Puig accedió a reunirse con él en la cafetería de un discreto hotel de Barcelona.

Más documentos: del CNI al DNI catalán

 

El informe sobre la configuración de la "Agència Nacional de Seguretat" no es el único papel comprometedor al que tiene que hacer frente el Gobierno la Generalidad. Hay más y destaca el que proponía un "DNI catalán", con datos sanitarios, fiscales, bancarios.

La tarjeta sanitaria era la base de un proyecto que está relacionado, además, con la confección de un censo electoral propio en la contingencia más que previsible de una consulta sin apoyo del Estado.

Implicaciones judiciales

 

Establecido el origen de la fuga, los "expertos en seguridad" de la Generalidad y los servicios jurídicos calibran la dimensión del agujero.

De momento, se sabe que monitorizaban la actividades de militantes de grupos antisistema en las redes sociales. También es conocido que se han vulnerado las claves de seguridad de miles de funcionarios de la Generalidad, que se han pirateado documentos internos, que han fallado la protección y los controles del correo interno y que se dispone de tecnología de última generación para el control de comunicaciones y la monitorización de teléfonos móviles, tanto propios correspondientes a altos cargos y Mossos d'Esquadra, como ajenos que ya se estaría aplicando. Una tecnología, por cierto, que procedería de una empresa israelí.

Las implicaciones judiciales de la agenda oculta de la Generalidad hacen temer en Convergència que las consecuencias de este escándalo sean políticas y también judiciales.

Espías, una obsesión nacionalista primaria

 

El espionaje en casi todas sus versiones es una de las obsesiones más características de Convergència. Desde su fundación ha realizado toda clase de experimentos sobre el particular, siendo los Mossos d'Esquadra el principal laboratorio de ensayos.

La sección de escolta de personalidades de la policía autonómica ha tenido un protagonismo especial en la historia del espionaje catalanista, pero casi todas las áreas del cuerpo han tenido relación con los "servicios de inteligencia", virtuales muchas veces, pero "operativos" en otras, que ha diseñado Convergència.

Los Mossos, infiltrados por el “unionismo

 

En la actualidad, Convergència ha perdido parte de su entusiasmo con los Mossos porque considera que el cuerpo está plagado de "infiltrados unionistas". Atribuyen esa condición a los agentes que proceden de la Guardia Civil y la Policía Nacional, a algunos portavoces sindicales y a abogados de los policías autonómicos.

Sin embargo, los Mossos disponen de agentes, secciones e instrucciones para elaborar tareas de vigilancia, desde los escoltas de los altos cargos hasta los agentes destinados al seguimiento de grupos radicales, pasando por el personal dedicado a los delitos informáticos. Y los Mossos son la base del proyecto de la Generalidad, en el que también participan, según diversas fuentes, expertos en seguridad procedentes de los "servicios españoles" que tuvieron funciones operativas durante los Juegos o el Fórum de 2004.

No podía faltar Método 3

 

Los escándalos relacionados con el espionaje a escala catalana están estrechamente vinculados. Xavier Martorell es, por el momento, el único alto cargo de la Generalidad que ha tenido que dimitir por las escuchas de La Camarga, el caso del florero micrófono entre Alicia Sánchez-Camacho y una exnovia del primogénito de Pujol. El secretario de organización del PSC, José Zaragoza, también cayó por este episodio, señalado por las facturas emitidas por la agencia al partido.

Martorell fue director general de seguridad de la Generalidad desde 1996 a 2003 y a él se atribuyen los intentos más serios por crear una célula de inteligencia en el seno de los Mossos y para un hipotético estado catalán.

Ni el Barça

 

Con la llegada del tripartito, el convergente Martorell montó una empresa de seguridad, pero no tardó en volver a la política del partido, en el que estaba alineado con el sector más soberanista. Fue elegido concejal en su localidad, Sant Cugat, condición que no le impidió fichar por el F.C. Barcelona como director de Seguridad en la Junta de Laporta. Guardiola estaba obsesionado por el comportamiento privado de los jugadores y Martorell contactó con Método 3. Pero Martorell también hacía encargos de partido a la agencia, como un informe sobre Joana Ortega, Y fue además el responsable de pedir la aplicación de un "análisis reputacional" de los aspirantes a suceder a Laporta.

Rescatado para la Generalidad por el consejero de Justicia, Germà Gordó, Martorell, que pasaba por ser el personaje más y mejor informado de las interioridades de todo tipo en ámbitos, como las empresas, la política y el deporte catalanes, fue nombrado director general de prisiones, un cargo de rango menor. No duró mucho. La caída de Método 3 lo arrastró y ha decidido poner tierra de por medio. No demasiada. Esta semana acaba de trascender su incorporación en calidad de adjunto al gerente de la empresa que se dedica a la estiba y desestiba del Puerto de Valencia.

Una larga historia

 

Pero el de Martorell es uno más de los muchos nombres propios del binomio "espionaje" y Convergència, partido en cuya fundación tuvo una activa participación Miquel Sellarés, toda una trayectoria salpicada de hechos singularísimos.

A él se debe la puesta en marcha de los Mossos, de los que fue director general en 1982. Camisa vieja del pujolismo, también ocupó un cargo con el tripartito, el de director general de Comunicación, del que tuvo que dimitir por un informe sobre los medios de comunicación, tanto de Madrid como de Barcelona. En la actualidad está en la órbita de ERC y es considerado uno de los principales "agitadores" de toda iniciativa relativa a la organización de las futuras fuerzas de seguridad del estado catalán, incluido un ejército y la "Agència Nacional de Seguretat" diseñada en el Cesicat.

 

Fuente: http://www.libertaddigital.com/espana/2013-12-08/las-fugas-de-informacion-del-cni-catalan-acorralan-a-mas-1276505963/

 

 

 

 

 

 

 

Partager cet article

Repost 0
Published by Contra información
commenter cet article

commentaires