Overblog
Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
15 août 2013 4 15 /08 /août /2013 09:37
Debemos hablar un momento sobre el puerco: jamón, bacón, pepperoni, (parecido al Salami) etc. Son cosas que las escrituras sagradas dicen de no comer.  Por supuesto, esto concierne todo lo que deriva del puerco, pero sé que muchos de vosotros  adoran la charcutería, los sándwiches jamón-manteca, he crecido en eso…Personalmente adoro el bacón. Pero para nuestra salud, tenemos que estar dispuestos para hacer cambios. Dios sabe lo que es mejor para nosotros. En tiempos de la Biblia, el cerdo era considerado impuro. Nunca fue considerado como una comida de la comunidad, y una de las razones principales era que el puerco comía cualquier cosa. El puerco come desechos, y es muy asqueroso. Un puerco puede comer su propia cría si está muerta…El puerco puede comer animales muertos e infectados. Son carroñeros. Y lo que es interesante es que el cerdo tiene un sistema digestivo más rápido y más pobre de todos los animales. Le cuesta cuatro horas para digerir …y es a causa de esta rapidez, y esta pobreza de su sistema digestivo, que con frecuencia la toxina de los alimentos no es correctamente eliminada y es almacenada en su propia grasa. Esto quiere decir que el cerdo come toda clase de desecho y cosas infectadas, después se encuentra cuatro horas más tarde en  el matadero y algunos días después lo encontráis en vuestro plato en casa. El problema es por tanto que las toxinas no han sido eliminadas del animal. Por otra parte, los animales que Dios nos autoriza a comer (eje, el buey) comen vegetales frescos y limpios, su sistema digestivo es mucho más sofisticado. En realidad el buey tiene cuatro estómagos…Y esta vegetación pasa por un sistema digestivo que requiere  24h: Pensad, pues: 24h contra  4 horas ¿Queréis comer un animal que come basura o un animal que come vegetales frescos?...¿Un animal que digiere mal su comida y que almacena toxinas en su grasa, o un animal que elimina correctamente las toxinas de su cuerpo? Yo no sé vosotros, pero yo no tomaría el riesgo de comer esta clase de porquería…

 
 
 

Partager cet article

Published by Contra información
commenter cet article

commentaires