Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


La Sociedad Fabiana, la Eugenesia y las Fuerzas Históricas Detrás del Colapso Sistémico Actual

Publié par Contra información sur 10 Septembre 2022, 18:50pm

La Sociedad Fabiana, la Eugenesia y las Fuerzas Históricas Detrás del Colapso Sistémico Actual

¿Podrían los movimientos por la libertad actuales forzar a los elementos de la clase política que no han perdido su humanidad a comprometerse de asimilar todo en un sacerdocio transhumanista unipolar?

El sistema financiero se dirige claramente hacia un punto de disolución.

No es exagerado decir que el colapso en sí ya ha tenido lugar y que simplemente no hemos sentido aún toda la fuerza de la onda expansiva que se acelera hacia nosotros. Este proceso es comparable a un chasquido tectónico en las profundidades de la corteza terrestre bajo el océano. El choque se ha producido y se está formando un tsunami. Golpeará el frente de las playas con consecuencias devastadoras y sólo si se pierde el hábito de vivir el momento, miope, los que están en la playa tendrá la oportunidad de ponerse a salvo antes de que sea demasiado tarde.

La pregunta no es "¿se colapsará el sistema?", sino más bien ¿cuándo llegará el tsunami completo?

Además, ¿cuál será el sistema operativo que se ponga en marcha para reemplazar el caos de los colapsos de la cadena de suministro, la hiperinflación, la escasez y la violencia que se producirá?

Choque de dos sistemas

Ya podemos ver claramente dos patrones opuestos que han tomado forma, ilustrados en las observaciones hechas recientemente por el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, quien dijo:

"Me temo que nuestro mundo se arrastra hacia dos conjuntos diferentes de reglas económicas, comerciales, financieras y tecnológicas, dos enfoques divergentes en el desarrollo de la inteligencia artificial y, en última instancia, dos estrategias militares y geopolíticas diferentes. Esta es una receta para los problemas. Sería mucho menos predecible y mucho más peligroso que la Guerra Fría".

Guterres habla de dos paradigmas divergentes, ¿cuáles son?

Por un lado, está la ideología que el propio Guterres apoya con devoción, y que en los últimos años ha adoptado el título de "Agenda de Davos" o "Gran Reinicio"

Guterres llegó incluso a firmar en junio de 2020 el tratado de integración de la ONU y el FEM, que une a los dos organismos globalistas en un único sistema de explotación similar al de la Borg, anunciando: "El Gran Reinicio es un reconocimiento bienvenido de que esta tragedia humana debe ser una llamada de atención. Debemos construir economías y sociedades más igualitarias, inclusivas y sostenibles, más resistentes frente a las pandemias, el cambio climático y los muchos otros cambios globales a los que nos enfrentamos."

Mientras que el Gran Reinicio profesa utilizar la actual pandemia para impulsar una revisión completa de la sociedad humana bajo un gobierno mundial tecnocrático, el sistema opuesto impulsado por aquellas naciones no invitadas a la reciente "cumbre de la Democracia Global" y etiquetadas como "autoritarias" por Soros y la camarilla de Davos desean evitar ser sacrificadas.

Mientras que un sistema se basa en una agenda de despoblación gestionada científicamente desde arriba, el otro sistema afirma el derecho de las naciones soberanas a continuar como única base legítima del derecho internacional y el progreso científico como base de la ideología económica. Los términos del nuevo sistema se reafirmaron recientemente en la Declaración Conjunta Rusia-China de 5.000 palabras sobre las características de la nueva era emergente.

El propio Putin expuso recientemente estos términos afirmando: "Sólo los Estados soberanos pueden responder eficazmente a los retos de la época y a las demandas de los ciudadanos. En consecuencia, cualquier orden internacional eficaz debe tener en cuenta los intereses y las capacidades del Estado y proceder sobre esa base, y no tratar de demostrar que no deben existir. Además, es imposible imponer nada a nadie, ya sean los principios que subyacen a la estructura sociopolítica o los valores que alguien, por sus propias razones, ha llamado "universales". Al fin y al cabo, está claro que cuando se produce una crisis real, sólo queda un valor universal y es la vida humana, que cada Estado decide por sí mismo cómo proteger mejor en función de sus capacidades, su cultura y sus tradiciones."

¡Qué bocanada de aire fresco!

Compare eso con el infame dicho de Klaus Schwab "no serás dueño de nada y serás feliz".

¿De dónde surgió el orden mundial distópico de la Multitud de Davos?

La conspiración abierta de HG Wells

Puede que te sorprenda, pero para responder a esa pregunta, tendremos que retroceder casi un siglo en el pasado y encontrarnos con un ingeniero social misántropo y envejecido llamado Herbert George Wells, que escribió en 1928 una obra titulada The Open Conspiracy: Blueprint for a World Revolution (La conspiración abierta: plan para una revolución mundial) en la que pedía un gobierno mundial y la despoblación:

"La Conspiración Abierta se basa en una falta de respeto por la nacionalidad, y no hay razón para que tolere gobiernos nocivos u obstructivos porque se defienden en este o aquel trozo de territorio humano".

Wells era miembro de una organización llamada La Sociedad Fabiana que a su vez fue establecida en 1884 por una camarilla de eugenistas y maltusianos británicos con el fin de promover un nuevo orden social diseñado para moldear la sociedad en un nuevo orden mecanizado dirigido por una élite gerencial de "científicos sociales" desde arriba.

La elección del título "Fabian" se derivó del general romano Fabius Maximus, famoso por su estrategia de derrotar a sus enemigos mediante una paciencia sobrehumana y un lento desgaste. La filosofía fabiana se mostró en una infame obra de arte con vidrieras que mostraba a los líderes fabianos George B. Shaw y Sidney Webb como herreros martilleando el mundo a su propia imagen secular y con un escudo del logotipo fabiano de un lobo con piel de cordero.

A diferencia del enfoque convencional de "fuerza bruta" de los imperialistas británicos conservadores, que a menudo optaban por métodos de tierra quemada para destruir a sus víctimas, los fabianos se enorgullecían de jugar un juego largo más "pacífico", sutil y mortal. En lugar de impulsar grandes guerras que a menudo tenían el efecto de arriesgar grandes pérdidas en la propia oligarquía, los fabianos entendían que era mejor promover el lento desgaste y la infiltración utilizando técnicas jesuíticas de permeabilización. El historiador Stephen O'Neil escribió sobre el principio rector de la Sociedad Fabiana de la teoría de la permeación:

A pesar de su imagen política tradicional, los fabianos, bajo el impulso de Sidney Webb, pensaron que tenían un arma nueva y única en la política de permeación. Fue a través de la utilización de esta táctica, según Webb, que los fabianos, en el espíritu de los troyanos y su legendario caballo, entrarían en las filas y las mentes de los políticamente influyentes proporcionándoles programas, ideas, opinión e investigación fuertemente documentadas con estadísticas que podrían ser convenientemente integradas en la política pública". (1)

A lo largo del siglo XX, la Sociedad Fabiana penetró en todas las ramas del gobierno, el ejército, el mundo académico, los medios de comunicación e incluso los consejos de administración de las empresas privadas de todo el mundo, creando sistemas globales de quintas columnas que operaban dentro de células, unificadas jerárquicamente por un mando central en las más altas esferas del servicio secreto británico.

Abajo, la plebe y los trabajadores se vieron atraídos por las "palabras" prometidas por los fabianos, como la igualdad, la justicia social y la redistribución de la riqueza utilizando términos marxistas, sin darse cuenta de que estas palabras no eran más que una dulce ilusión sin ninguna pretensión a la realidad.

Al igual que las órdenes jesuíticas y masónicas, muchos fabianos nunca tuvieron la menor idea de lo que era realmente la máquina de la que sólo formaban parte. Por eso, el Partido Laborista británico (también conocido como el Partido Fabiano de Gran Bretaña) estaba compuesto a menudo por miembros bienintencionados que nunca tuvieron ni idea de los problemas reales. La escuela oficial fabiana, que se convirtió en un centro de control ideológico y en un campo de reclutamiento para la siguiente generación de talentos (junto a la Universidad de Oxford de la Mesa Redonda de Rhodes/Milner), fue la London School of Economics.

De hecho, a lo largo del siglo XX, estas dos operaciones oligárquicas han tenido a menudo estrechas relaciones, como la colaboración entre el fabiano Lord Mackinder y Lord Milner, de la Mesa Redonda, para elaborar una estrategia para América del Norte en 1908, o la fundación de la Sociedad Fabiana Canadiense por cinco becarios de Rhodes en 1932.

George Bernard Shaw expuso claramente la filosofía pro-eugenesia de los fabianos en 1934, cuando dijo: "En cuanto lo afrontamos con franqueza, llegamos a la conclusión de que la comunidad tiene derecho a poner un precio al derecho a vivir en ella... Si las personas son aptas para vivir, déjenlas vivir en condiciones humanas decentes. Si no son aptos para vivir, mátenlos de una manera humana decente. ¿No es de extrañar que algunos de nosotros nos veamos impulsados a prescribir la cámara letal como la solución para los casos difíciles que actualmente se han convertido en la excusa para llevar todos los demás casos a su nivel, y la única solución que creará un sentido de plena responsabilidad social en las poblaciones modernas?(2)

Se puede escuchar a este personaje sin corazón describiendo su punto de vista con sus propias palabras en el siguiente breve vídeo:

HG Wells fue igualmente explícito en muchos de sus escritos de no-ficción, declarando en 1904: "La naturaleza siempre ha tenido el principio de matar a los más atrasados, y todavía no hay otra manera, a menos que podamos prevenir el nacimiento de aquellos que se convertirían en los más atrasados. Es en la esterilización de los fracasados, y no en la selección de los exitosos para la reproducción, donde radica la posibilidad de una mejora del stock humano." (3)

Convertir nuestros sueños en pesadillas a través de las narraciones

No es casualidad que tanto Shaw como Wells hayan pasado las tres décadas anteriores innovando una nueva forma de guerra cultural llamada "programación predictiva".

Ya sea en sus relatos de ciencia ficción como La guerra de los mundos, El hombre invisible, El mundo desencadenado, La isla del Dr. Morrow o La máquina del tiempo, Wells siempre introdujo en sus historias caballos de Troya que sabía que tendrían un valor duradero para condicionar la mente de la época.

Estos caballos de Troya eran simplemente: 1) la naturaleza humana es intrínsecamente absurda, egoísta e incapaz de resolver la paradoja del deber y la libertad de forma creíble; 2) la ciencia y la tecnología, por tanto, siempre se utilizarán con fines egoístas y destructivos; 3) el gobierno mundial es la única salvación para la humanidad.

La única solución a estos problemas era remodelar la sociedad de acuerdo con un sacerdocio científico que pudiera tomar el tipo de decisiones "duras" que las sucias masas nunca tendrían el valor de tomar por sí mismas. El tema del gobierno mundial y la colectivización de la riqueza bajo un mando central fueron también temas avanzados por Wells, que escribió en 1940:

"La colectivización significa el manejo de los asuntos comunes de la humanidad por un control común responsable ante toda la comunidad. Significa la supresión del "haz lo que quieras" tanto en los asuntos sociales y económicos como en los internacionales. Significa la franca abolición del afán de lucro y de todo artificio por el que los seres humanos se las ingenian para parasitar a sus semejantes. Es la realización práctica de la fraternidad del hombre mediante un control común".

                                                     Herbert George Wells

El órgano de propaganda de la Sociedad Fabiana, The New Statesman, escribió en 1931: "Las legítimas reivindicaciones de la eugenesia no son inherentemente incompatibles con la perspectiva del movimiento colectivista. Por el contrario, cabría esperar que encontraran a sus oponentes más intransigentes entre los que se aferran a las visiones individualistas de la paternidad y la economía familiar."

Mientras que los verdaderos socialistas que se preocupaban realmente por los derechos de los trabajadores en oposición a las fuerzas oligárquicas no solían llevarse bien con los fascistas, la especie particular de los socialistas fabianos siempre se unió a la causa fascista y siempre se esforzó por destruir los auténticos movimientos obreros en cualquier nación que penetraran. Si sólo se pudiera curar a esos fascistas de su nacionalismo, escribió Wells, entonces defendería con gusto la esvástica diciendo en 1932 "Pido fascistas liberales, nazis ilustrados.

Eugenesia y fascismo: las soluciones milagrosas a la Gran Depresión

Mientras se pronunciaban estas palabras, la oligarquía financiera angloamericana a la que Wells servía estaba en camino de establecer un sistema mundial de economía política diseñado para imponer la eugenesia a la humanidad mediante su apoyo a Hitler. Esta nueva ciencia de gobierno (con su sabor corporativista en Italia) fue lanzada al mundo como la "solución económica milagrosa" a los horrores de la Gran Depresión de 1929-32 (a su vez también la causa de una desintegración controlada de una burbuja financiera).

A pesar de que el proyecto fascista fracasó en 1933 (cuando una dictadura de banqueros centrales fue descarrilada por Franklin Roosevelt) y de nuevo cuando el monstruo de Frankenstein Hitler dejó de obedecer las órdenes de Londres y tuvo que ser sacrificado, el proyecto de un Nuevo Orden Mundial continuó en la posguerra como una conspiración abierta.

Tras la muerte de Wells en 1946, otros fabianos e ingenieros sociales continuaron su labor durante la Guerra Fría (incluida la concepción de la propia Guerra Fría como medio para destruir el sistema de cooperación y amistad entre Estados Unidos, Rusia y China, en el que todos salían ganando, previsto por Roosevelt).

El fascismo de posguerra: convertir lo impensable en pensable

Uno de los principales grandes estrategas de este periodo oscuro era el socio de Wells (y antiguo miembro de la Sociedad Fabiana) Lord Bertrand Russell, que escribió en 1952 en su libro The Impact of Science on Society:

Creo que el tema que será más importante políticamente es la psicología de masas..... Su importancia ha aumentado enormemente con el desarrollo de los métodos modernos de propaganda. De ellas, la más influyente es la llamada "educación". La religión desempeña un papel, aunque cada vez menor; la prensa, el cine y la radio juegan un papel cada vez más importante... es de esperar que con el tiempo cualquiera sea capaz de persuadir a cualquier persona de cualquier cosa si consigue atrapar al paciente joven y si el Estado le proporciona dinero y equipo.

El tema progresará cuando sea asumido por los científicos bajo una dictadura científica. Los psicólogos sociales del futuro tendrán un número de clases de escolares sobre los que probarán diferentes métodos para producir una convicción inquebrantable de que la nieve es negra. Pronto se obtendrán varios resultados. En primer lugar, la influencia del hogar es obstructiva. En segundo lugar, poco se puede hacer si el adoctrinamiento no comienza antes de los diez años. En tercer lugar, los versos puestos en música y entonados repetidamente son muy eficaces. En cuarto lugar, la opinión de que la nieve es blanca debe considerarse como un gusto inmoderado por la excentricidad. Pero me anticipo. Corresponde a los futuros científicos precisar estas máximas y averiguar exactamente cuánto cuesta por cabeza hacer creer a los niños que la nieve es negra, y cuánto menos costaría hacerles creer que es gris oscuro.

La visión distópica de Russell ha sido paralela a la de su amigo Sir Julian Huxley (fundador de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) en 1946, quien dijo

“La visión de la UNESCO es clara. Su tarea de promover la paz y la seguridad nunca podrá cumplirse plenamente con los medios que se le han asignado: la educación, la ciencia y la cultura. Debe prever alguna forma de unidad política mundial, ya sea a través de un único gobierno mundial o de otra manera, como la única forma segura de evitar la guerra... en su programa educativo puede subrayar la necesidad final de la unidad política mundial y familiarizar a todos los pueblos con las implicaciones de transferir la plena soberanía de las naciones separadas a una organización mundial.

¿A qué fin estaría dirigida esta “unidad política mundial”? Varias páginas después, la visión de Huxley se expone con todos sus retorcidos detalles:

“Por ahora, es probable que el efecto indirecto de la civilización sea más bien disgenético que eugenésico y, en cualquier caso, parece probable que el peso muerto de la estupidez genética, la debilidad física, la inestabilidad mental y la propensión a la enfermedad, que ya existe en la especie humana, resulte una carga demasiado grande para que se logre un verdadero progreso. Por lo tanto, si bien es cierto que cualquier política de eugenesia radical será políticamente y psicológicamente imposible durante muchos años, será importante que la UNESCO se asegure de que el problema eugenésico sea examinado con el máximo cuidado y que la mente del público sea informada de las cuestiones en juego para que gran parte de lo que ahora es impensable pueda al menos convertirse en pensable.

La recolonización económica del mundo

Aunque muchos creen que los años de la posguerra estuvieron marcados principalmente por la Guerra Fría, la realidad es que el Telón de Acero nunca fue más que una tapadera para imponer una completa infiltración y colonización de las mentes de los ciudadanos de la comunidad transatlántica que tanto había hecho para detener el ascenso del fascismo. Se hizo especial hincapié en la joven generación de los "baby boomers", que iba a ser la que se sometiera a un acondicionamiento más intenso de toda la historia.

Mientras la población era conducida a estados de locura a lo largo de la era del terror nuclear constante, se libraban guerras asimétricas en el extranjero y revoluciones de contracultura de drogas-sexo-rock'n'roll en casa.

Con el asesinato de Bobby Kennedy y el derrocamiento de De Gaulle, se preparó el escenario para una nueva fase de colonización de los Estados nación occidentales mediante la flotación del dólar estadounidense y la destrucción del sistema de reservas de oro que había sustentado el sistema de Bretton Woods después de 1945. Mientras los tipos de cambio fueran fijos, la guerra económica contra las naciones a través de la especulación a corto plazo (que siempre había sido una herramienta de la City de Londres) no sería posible.  Además, la estabilidad que ofrecían los tipos de cambio fijos permitía pensar y planificar a largo plazo, lo que era requisito para la construcción de infraestructuras a gran escala y otros proyectos científicos que requerían el tipo de paciencia y previsión que el pensamiento a corto plazo e impulsado por el mercado nunca permitía.

En esta nueva era de desregulación posterior a 1971, la humanidad fue aún más atomizada en torno a una nueva idea de "valor" motivada por la noción de que los deseos individuales no restringidos por la regulación "provocan" un cambio creativo dentro de las fuerzas supuestamente autorreguladoras del mercado. Cuanto más arraigada estaba la fórmula "codicia = bien" en el sistema de funcionamiento de los Estados occidentales, más se requisaban las estructuras más amplias de esos Estados por parte de corporaciones y bancos privados que se fusionaban cada vez más entre sí en una era darwiniana de "supervivencia del más fuerte" darwiniana. Cuanto más se fusionan estas entidades supranacionales interconectadas, más se arrebatan los resortes del poder económico a los Estados-nación soberanos y se ponen en manos de las finanzas privadas, que están en deuda con fuerzas antagónicas a la humanidad. En el proceso, los sectores de la economía que antes eran productivos y daban vitalidad a las naciones se atrofiaron y se externalizaron al extranjero.

Las tasas normales de inversión en el mantenimiento y la mejora de las infraestructuras intensivas de capital se detuvieron y los sectores industriales se cerraron y se trasladaron a sectores de mano de obra barata en el extranjero, que a su vez se convirtieron en nuevas áreas de esclavitud moderna que abastecían al consumismo occidental con "productos baratos" de China y recursos baratos robados del Sur.

Donde el crecimiento del dinero había estado vinculado al crecimiento de la producción industrial, el paradigma posterior a 1971 vinculó el crecimiento del dinero a tasas cada vez más altas de deuda impagable y de capital especulativo sin relación con el mundo real.

Las dos caras del mal: el FEM y el Grupo Inter-Alpha

Durante ese mismo fatídico año de 1971, se crearon otras dos entidades ominosas.

En enero de 1971, una entidad fue creada en Suiza por el protegido de Henry Kissinger, Klaus Schwab, como el Foro Económico Mundial (FEM). Uno de los principales miembros fundadores fue Maurice Strong, un elitista canadiense vinculado a Rockefeller que se convirtió en uno de los padres fundadores del movimiento ecologista moderno y en el cofundador del Club de Roma. Una de las iniciativas que Strong ayudó a crear en 1970 fue el 1001 Nature Trust, un proyecto dedicado a recaudar capital para el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y el nuevo movimiento ecologista. ¿Uno de los fundadores del WWF? Sir Julian Huxley.

La otra entidad ominosa que se formó en 1971,  fue el grupo de bancos Rothschild Inter-Alpha bajo el paraguas el Royal Bank of Scotland. La intención declarada de este grupo se encuentra en el discurso de Lord Jacob Rothschild de 1983: "dos grandes tipos de instituciones gigantescas, la empresa de servicios financieros globales y el banco comercial internacional con competencia comercial global, pueden converger para formar el conglomerado financiero definitivo, todopoderoso y de múltiples cabezas".

A lo que Lord Rothschild se refería era a la destrucción de las leyes de separación bancaria Glass-Steagall al otro lado del Atlántico, que habían mantenido la banca comercial, la banca de inversión y las actividades de seguros compartimentadas en mundos separados desde la Segunda Guerra Mundial. En 1986, esta destrucción de los muros divisorios en la banca comenzó con el Big Bang de Margaret Thatcher, seguido poco después por la destrucción de los Cuatro Pilares en Canadá.

Aunque tardó otros 14 años, el último clavo se clavó en el ataúd de Glass-Steagall cuando Clinton destruyó la ley en uno de sus últimos actos en el cargo. A partir de ese momento, los contratos de derivados, que sólo valían 2 billones de dólares en 1991 y 80 billones en 1999, crecieron rápidamente hasta superar los 650 billones cuando el mercado inmobiliario estadounidense explotó en 2007.

La economía se convierte en una bomba

Lo que es importante tener en cuenta es que a través de todo este proceso posterior a 1971, el propio capitalismo se ha transformado lentamente en una bomba de relojería que sólo podía colapsar. Esto significa que es fatalmente erróneo considerar los abusos de la globalización o el colapso en curso como errores, sino como la consecuencia prevista del propio diseño del sistema.

Los Estados-nación occidentales han perdido su soberanía económica al vender su futuro por el precio de productos baratos procedentes del extranjero, haciéndolos adictos a mantener a las naciones pobres en la pobreza y a la mano de obra barata (las naciones en desarrollo y en proceso de modernización tienden a tener una mano de obra cualificada y bien pagada que no se convierte en una república bananera).

Así, la humanidad se deslizó cada vez más en una jaula del "fin de la historia" que acabó por buscar un nuevo orden mundial que sustituyera al viejo orden de los estados-nación y las democracias que habían gobernado los dos siglos anteriores. Se ha producido un control supranacional más centralizado de los Estados-nación por parte de la oligarquía financiera bajo la apariencia de acuerdos de "libre comercio" como el TLCAN y Maastricht a principios de los años 90.

Esta fue, por supuesto, de la tendencia casi inevitable tras la desintegración de la Unión Soviética (y la reproducción de la globalización occidental en el breve periodo de terapia de choque de Rusia en la década de 1990). Afortunadamente, digo 'casi inevitable' porque algo muy especial e inesperado desbarató este plan en 2013.

Surge un nuevo sistema operativo

Me refiero al momento en que Xi Jinping hizo saber al mundo que China no continuaría indefinidamente como centro de trabajo barato de Occidente y, en su lugar, se dio a conocer un nuevo programa llamado Iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda como motor de la política exterior china.

Este programa se fusionó rápidamente con la Unión Económica Euroasiática, dirigida por Rusia, e incorporó a 140 naciones del mundo a su sistema operativo, cuyas ramificaciones se extienden al Ártico como la Ruta de la Seda Polar. El sistema multipolar euroasiático, que había crecido lentamente entre 1999 y 2013, comenzó a crecer a un ritmo acelerado, con la construcción de nuevas instituciones financieras, proyectos de infraestructura a gran escala y nuevas plataformas diplomáticas construidas en el camino.

En 2015, Rusia y China habían creado sus propias alternativas a la SWIFT, controlada por Estados Unidos, y ese mismo año Rusia entró en Siria para defender el principio de soberanía nacional.

Ahora, Rusia y China, ambas cercadas por el complejo militar-industrial estadounidense, han emitido una poderosa declaración conjunta en la que exponen un manifiesto a favor de un nuevo sistema de explotación que consagre el principio de los Estados-nación soberanos, así como actividades que promuevan la cooperación en beneficio de todos y el crecimiento demográfico como base del orden.

Así que cuando Guterres se moja los pantalones quejándose del peligro de que surjan ahora dos sistemas opuestos, o cuando los manipuladores de Biden promueven cumbres de la democracia que excluyen a todas las naciones del mundo que no quieren ser sacrificadas en el altar de Gaia, pueden estar seguros de que es porque ha surgido algo compatible con la dignidad humana.

¿Podrían los movimientos por la libertad que están surgiendo ahora a ambos lados del Atlántico obligar a los elementos de la clase política que no han perdido su humanidad por un compromiso similar al de Borg con el Foro Económico Mundial a asimilarlo todo a un sacerdocio transhumanista unipolar? Eso está por ver.

Matthew Ehret

Traducido de strategic-culture `por verdadypaciencia

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents