Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


"Hay que manipular dos emociones para obtener una sumisión psíquica" – “Debemos reforzarnos", Ariane Bilheran, doctora en psicopatología y Pr Vincent Pavan

Publié par Contra información sur 9 Août 2022, 16:42pm

"Hay que manipular dos emociones para obtener una sumisión psíquica" – “Debemos reforzarnos", Ariane Bilheran, doctora en psicopatología y Pr Vincent Pavan

Ariane Bilheran es doctora en psicopatología, psicóloga clínica y filósofa. Especialista en el estudio de las manipulaciones, la perversión, la paranoia y el acoso, ha escrito numerosos libros e impartido varias conferencias sobre estos temas a lo largo de su carrera.

Vincent Pavan es profesor e investigador de matemáticas en la Universidad de Aix-Marseille, departamento de Politécnica. Sus intereses de investigación abarcan la teoría cinética y la ecuación de Boltzmann.

Hace unos meses, Ariane Bilheran y Vincent Pavan publicaron Le Débat interdit - Langage, Covid et totalitarisme (en las ediciones de Guy Trédaniel).

Un libro que cuestiona el modo en que el lenguaje, la lógica y la ciencia han sido mal utilizados y pervertidos por el poder político, los medios de comunicación y ciertos médicos y científicos para ejercer presión psicológica sobre la población en el marco de la crisis sanitaria.

"Había identificado que estábamos ante lo que se llama vulgarmente una psicosis de masas, es decir, un delirio, una creencia totalmente ajena a la realidad de la experiencia. Tuvimos que volver a los primeros principios de este delirio paranoico, para entender en qué se basa", explica Ariane Bilheran.

"Es muy importante remontarse a las raíces del delirio paranoico, ya sea para el individuo o para el grupo, para captar su naturaleza y, sobre todo, la mentira. Esto es lo que hemos hecho al cuestionar las condiciones en que se practica la ciencia. Hemos hecho un trabajo de epistemología y condición filosófica, de filosofía de la ciencia.”

"En cuanto uno comprende que ha habido una corrupción de la ciencia, y en particular de las matemáticas, una impostura fraudulenta desde el principio, comprende también que todo el asunto no se sostiene", continúa el filósofo.

Una observación que comparte Vincent Pavan: "Me sorprendió darme cuenta de que las matemáticas, que normalmente son una disciplina muy precisa y muy rigurosa, han sido desviadas, que servían para describir la realidad sino, por el contrario, para crear la ilusión de una forma totalmente delirante.”

"Este discurso matemático desviado, este discurso cientísta, servía a la vez a una ideología política y también a un comportamiento psíquico de naturaleza indudablemente paranoica o perversa.

"Queríamos entender la articulación entre el discurso cientísta y la forma en que fue recuperado por la ideología para manipular y lograr que todo el mundo avanzara en la dirección del delirio", observa el matemático.

Si bien se centraron en arrojar luz sobre la manera en que las matemáticas y la ciencia han sido objeto de una instrumentalización durante la crisis, Ariane Bilheran y Vincent Pavan también analizaron la forma en que el lenguaje y el discurso fueron manipulados corrompidos y degradados para subyugar a la población y justificar las medidas políticas adoptadas en el contexto de la epidemia.

"Hemos analizado la lógica, la racionalidad y, por supuesto, la cuestión del uso del lenguaje para crear el lavado de cerebro o, para emplear un término de Mao, la rectificación del pensamiento", subraya Ariane Bilheran. 

"Todos los fenómenos manipuladores emprenden el camino de la impostura, de la perversión en nombre del lenguaje, para conseguir sembrar la duda y la confusión y arrastrar al otro a su propia historia, es decir, en una historia donde quisiéramos que sea prisionero", añade.

En el marco de su análisis de la corrupción del lenguaje, Ariane Bilheran y Vincent Pavan se apoyaron en particular sobre los trabajos de Victor Klemperer, escritor y filólogo alemán víctima de las persecuciones nazis que estudió los resortes de la propaganda del régimen hitleriano y la forma cuyo lenguaje fue manipulado para asentar la ideología totalitaria del Tercer Reich.

"En el fenómeno totalitario, está la cuestión de la censura de la libertad de expresión. Hay palabras que se vuelven peligrosas, que ya no podemos pronunciar, y hay palabras que son santificadas, que debemos al contrario integrar en la nueva religión", dice Ariane Bilheran.

Para los autores del Debate Prohibido, los ámbitos político y mediático no dudaron en recurrir a mecanismos de manipulación bien conocidos en psicología durante la epidemia de Sars-CoV-2, con ciertos métodos empleados que se asemejan a una forma de "tortura psicológica".

"Para colonizar psíquicamente a alguien, hay que entrar en su casa. Para entrar en su casa, hay que crear un shock, hay que crear lo que llamamos una irrupción psíquica, una irrupción traumática, es decir, el sentimiento de muerte inminente para uno mismo o para los demás. Esto ha sido ampliamente discutido en los medios de comunicación", explica Ariane Bilheran.

"Para someter también a alguien, hay que conseguir crear estos choques repetidamente, a lo largo del tiempo, dejando momentos de calma para que la persona tenga la sensación de que se ha acabado. Son métodos de tortura psicológica", añade.

Según Vincent Pavan, varios médicos y científicos que han intervenido en los medios de comunicación desempeñaron un papel nocivo al mantener el miedo mediante predicciones alarmistas basadas en modelos y datos erróneos: "Hubo una manipulación del discurso científico y médico que se asemejó a una tortura psicológica. Al decir cosas completamente falsas, fuera de todas las reglas habituales del discurso científico o médico, se sumió a la gente en un nivel de ansiedad muy alto."

"Todos los médicos de los platós de televisión que han anunciado el apocalipsis han participado en esta confusión mental. Personas que normalmente deberían actuar con moderación, mesura y cuidado y nunca con el sensacionalismo, han desempeñado el papel de predictores del apocalipsis", continúa el matemático. 

Si bien los autores estiman que la gestión ha puesto de relieve la desconexión entre la ciencia y la realidad, subrayan que las decisiones tomadas y los discursos proferidos en el marco de la epidemia revelan también "un sesgo ideológico muy potente", la voluntad de instaurar una nueva organización social en la que el hombre se vería privado de su humanidad y de su propia identidad con el fin de ser sometido a una lógica tecnosanitaria.   

"Lo importante es ver que hay una verdadera ideología detrás. Se impone de forma furtiva a través del lenguaje. El estudio del lenguaje suele decirnos mucho sobre la ideología subterránea que anima a los tomadores de decisiones, ideólogos y los propagandistas", explica Vincent Pavan.

"Pretenden reducir al individuo a un código QR, meterlo en bancos de datos, reducirlo a un flujo de informaciones. Así es como vemos al individuo del mañana [...]. En la sociedad del futuro, es el algoritmo óptimo el que dará el modo de la organización de la sociedad, y si no estás de acuerdo, formas parte de una de las personas a las que probablemente ya no tendrán derecho a vivir en sociedad.”

Para Vincent Pavan, esta ideología subyacente se caracteriza sobre todo por el síndrome hubris y el transhumanismo: "Hay esta idea de que vamos hacia el futuro hombre-máquina para salvar al individuo, definido por su información y su memoria. El aumento del hombre mediante la biotecnología forma parte de los medios para librarlo de las escorias de su cuerpo".

"El superhombre debe ser creado para avanzar hacia una sociedad óptima. Se supone que las matemáticas nos guían hacia esta sociedad óptima, que sólo el ordenador podría calcular disponiendo de todos los parámetros. En las sociedades totalitarias, siempre prima el conjunto sobre el individuo, y si la solución óptima para el conjunto exige prescindir de algunos, se hará. Hay esta idea de "inútiles", querida por Yuval Noah Harari, que vemos además a través de la suspensión del personal no vacunado, que es considerado no esencial mientras el hospital grita por la falta de recursos, los bomberos luchan contra los incendios, etc. Se les deja fuera porque, al negarse a ser vacunados, no se les considera esenciales. Quedan fuera porque, al rechazar la biotecnología que se les quiere imponer, no pueden reclamar el estatus de hombre aumentado, que será el único capaz de crear una sociedad mejor en el futuro, óptima a todos los niveles.”

La división de la sociedad en superhombres y subhombres está ahora totalmente asumida", añade Ariane Bilheran, "y esto es algo que, en mi opinión, debe cuestionarse". La lógica totalitaria es una lógica de división, una lógica de sacrificio de aquellos que, por una u otra razón, no pueden acceder al nuevo estadio del superhombre tal y como será definido según la ideología del momento.

"En el pensamiento paranoico, el cuerpo humano es un objeto inerte, una gestión estadística de cuerpos infectados y no infectados, el individuo es reducido a un caso. No hay interacciones complejas, los seres humanos se reducen a cuerpos y números, lo que legitima la utilización de los códigos QR y nuestra esclavitud, o incluso la posible erradicación futura, ya que si hay demasiados números en la ecuación, hay que eliminarlos."

Para Ariane Bilheran, la gestión de la crisis sanitaria ha confirmado así "la ambición de tratar a los seres humanos como unidades matemáticas".

"Esto refleja una sociedad aterrorizada por la vida, que busca mantener su supervivencia. La vida implica riesgo y aventura, es también lo imprevisto, el accidente, el movimiento; y es también la enfermedad y la muerte.

Y la filósofa concluye: "Creo que las masas raramente tienen razón. Cuando asistimos a fenómenos colectivos que se dejan llevar, debemos mantener cierta distancia para analizar lo que está ocurriendo antes de acceder a participar en ellos.”

https://www.epochtimes.fr/il-est-urgent-et-essentiel-de-revenir-au-doute-et-a-la-prudence-ariane-bilheran-vincent-pavan-2082566.html

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents