Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


Putin y la importancia de un conservadurismo moderado razonable como fundamento

Publié par Contra información sur 28 Mars 2022, 17:47pm

 Putin y la importancia de un conservadurismo moderado razonable como fundamento

Putin aboga por un "sano conservadurismo”

En el debate anual de Valdai del pasado octubre,

Putin expresó su decepción ante la aceptación occidental del comunismo y el satanismo.

He estado allí, he hecho eso", dijo.

"Viendo lo que ocurre en varios países occidentales, nos asombra ver las prácticas internas (comunistas), que afortunadamente, espero, hemos dejado enun pasado lejano".

Fuente

por Vlad Putin

(Extractos de henrymakow.com) 

Contemplamos con asombro los procesos que tienen lugar en países tradicionalmente considerados como abanderados del progreso.

Por supuesto, los choques sociales y culturales que tienen lugar en Estados Unidos y Europa Occidental no nos conciernen; permanecemos al margen de ellos.

Algunos occidentales creen que la eliminación agresiva de páginas enteras de su propia historia, la "discriminación inversa" contra la mayoría en beneficio de una minoría y la exigencia de abandonar las nociones tradicionales de madre, padre, familia e incluso de género, son hitos en el camino de la renovación social."

Escuchen, me gustaría señalar una vez más que tienen derecho a hacer esto, nosotros nos mantenemos al margen. Pero nos gustaría pedirles que también se mantengan al margen de nuestros asuntos.

Nosotros tenemos una opinión diferente, al menos la inmensa mayoría de la sociedad rusa -sería más correcto decirlo- tiene una opinión diferente sobre esta cuestión. Creemos que debemos apoyarnos en nuestros propios valores espirituales, nuestra tradición histórica y la cultura de nuestra nación multiétnica.

Los defensores del llamado "progreso social" creen que están introduciendo a la humanidad en una especie de conciencia nueva y mejor conciencia. Que Dios les acompañe, que icen las banderas como decimos, que sigan adelante.

Lo único que quiero decir ahora es que sus recetas no son nuevas en absoluto. Esto puede sorprender a algunos, pero Rusia ya ha recorrido este camino. Después de la revolución de 1917, los bolcheviques, basándose en los dogmas de Marx y Engels, también declararon que cambiarían los hábitos y costumbres existentes, no sólo los políticos y económicos, sino la noción misma de la moral humana y los fundamentos de una sociedad sana.

La destrucción de los valores ancestrales, de la religión y de las relaciones entre las personas, hasta el rechazo total de la familia (nosotros también lo tuvimos), el estímulo a informar sobre los seres queridos... todo esto se proclamaba progreso y, por cierto, era ampliamente apoyado en todo el mundo en aquella época y estaba bastante de moda, igual que hoy. Por cierto, los bolcheviques eran absolutamente intolerantes con las opiniones distintas a las suyas.

Esto, creo, debería recordarnos algo de lo que estamos presenciando ahora. Observando lo que ocurre en varios países occidentales, uno se sorprende de ver prácticas domésticas, que afortunadamente hemos dejado, espero, en un pasado lejano. La lucha por la igualdad y contra la discriminación se ha convertido en un dogmatismo agresivo que raya lo absurdo, cuando las obras de los grandes autores del pasado -como Shakespeare- ya no se enseñan en las escuelas o universidades porque sus ideas se consideran atrasadas.

Los clásicos se declaran atrasados e ignorantes de la importancia del género o la raza. En Hollywood se reparten memorandos sobre la forma correcta de contar historias y sobre cuántos personajes de qué color o género deben aparecer en una película. Esto es incluso peor que el departamento de agitprop del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética.

La lucha contra los actos de racismo es una causa necesaria y noble, pero la nueva "cultura de la cancelación" la ha convertido en "discriminación inversa", es decir, en racismo a la inversa. El enfoque obsesivo en la raza divide aún más a la gente, cuando los verdaderos luchadores por los derechos civiles soñaban con borrar las diferencias y negarse a dividir a la gente por el color de la piel. En particular, pedí a mis colegas que encontraran la siguiente cita de Martin Luther King: "Sueño que mis cuatro nietos vivirán un día en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel, sino por su carácter". Ese es el verdadero valor. Sin embargo, las cosas están resultando diferente allí. Por cierto, la mayoría absoluta de los rusos no cree que el color de la piel de una persona o su sexo sea una cuestión importante. Cada uno de nosotros es un ser humano. Eso es lo que importa.

En varios países occidentales, el debate sobre los derechos de los hombres y las mujeres se ha convertido en una perfecta fantasmagoría. Cuidado con ir por donde los bolcheviques pensaron ir en su día: no sólo comunalizar a las gallinas, sino también a las mujeres. Un paso más y estarás allí.

Los fanáticos de estos nuevos enfoques quieren incluso abolir por completo estos conceptos. Cualquiera que se atreva a mencionar que los hombres y las mujeres existen realmente, que es un hecho biológico, se arriesga a ser condenado al ostracismo.

"Padre número uno" y "padre número dos", "'padre biológico" en lugar de "madre" y "leche humana" en lugar de "leche materna" porque podría molestar a las personas que no están seguras de su propio género. De nuevo, esto no es nuevo; en los años 20, los llamados Kulturtraegers soviéticos también inventaron un nuevo lenguaje en la creencia de que estaban creando una nueva conciencia y cambiando los valores de esta manera. Y, como he dicho antes, la liaron de tal manera que a veces todavía da escalofríos.

Por no hablar de las cosas verdaderamente monstruosas cuando se enseña a los niños desde pequeños que un chico puede convertirse fácilmente en una chica y viceversa. Es decir, los profesores les están obligando a tomar una decisión que supuestamente todos tenemos. Lo hacen excluyendo a los padres del proceso y obligando al niño a tomar decisiones que pueden cambiar toda su vida. Ni siquiera se molestan en consultar a los psicólogos infantiles: ¿es capaz un niño de esa edad de tomar una decisión así? Llamar a las cosas por su nombre roza el crimen de lesa humanidad, y se hace en nombre y bajo la bandera del progreso.

Bueno, si a alguien le gusta, que lo haga. Ya he mencionado que, al desarrollar nuestros planteamientos, nos guiaremos por un sano conservadurismo. Eso fue hace unos años, cuando las pasiones en la escena internacional aún no eran tan altas como ahora, aunque, por supuesto, podemos decir que los nubarrones ya se estaban acumulando en ese momento.

Hoy en día, cuando el mundo atraviesa un trastorno estructural, la importancia del conservadurismo razonable como fundamento de un curso político se ha disparado, precisamente por los crecientes riesgos y peligros y la fragilidad de la realidad que nos rodea.

Este enfoque conservador no tiene que ver con un tradicionalismo ignorante, un miedo al cambio o un juego de moderación, y mucho menos con una actitud introvertida. Se trata, sobre todo, de confiar en la tradición probada por el tiempo, en la preservación y el crecimiento de la población, en la evaluación realista de uno mismo y de los demás, en la alineación precisa de las prioridades, en la correlación entre la necesidad y la posibilidad, en la formulación cuidadosa de los objetivos y en un enfoque fundamental que rechaza el extremismo como método. Y, francamente, en el inminente período de reconstrucción global, que puede llevar bastante tiempo, con un diseño final incierto, el conservadurismo moderado es la línea de conducta más razonable, hasta donde yo lo veo. Inevitablemente cambiará en algún momento, pero hasta ahora, no hacer daño, el principio rector de la medicina, parece ser el más racional. Noli nocere, como dicen.

De nuevo, para nosotros en Rusia, no se trata de postulados especulativos, sino de lecciones de nuestra difícil y a veces trágica historia. El coste de los experimentos sociales mal concebidos es a veces inestimable. Tales acciones pueden destruir no sólo los fundamentos materiales, sino también los espirituales de la existencia humana, dejando tras de sí un naufragio moral en el que no se puede construir nada para reemplazarlo durante mucho tiempo...

Los puntos de vista conservadores que sostenemos son un conservadurismo optimista, que es lo que más importa. Creemos que es posible un desarrollo estable y positivo. Todo depende principalmente de nuestros propios esfuerzos. Por supuesto, estamos listos para trabajar con nuestros socios en causas nobles comunes. 

henrymakow

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents