Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


Entrevista a Monseñor Athanasius Schneider sobre el pase sanitario y la vacunación obligatoria: “Una prefiguración a la marca de la Bestia”

Publié par Contra información sur 4 Septembre 2021, 18:17pm

Entrevista a Monseñor Athanasius Schneider sobre el pase sanitario y la vacunación obligatoria: “Una prefiguración a la marca de la Bestia”

Monseñor Athanasius Schneider, obispo auxiliar de Santa María en Astana (ahora Nursultán), Kazajistán, concedió a reinformation.tv una entrevista clave sobre el pase sanitario y la vacunación obligatoria, cuya implantación es cada vez mayor en Francia - con pocas esperanzas de salir de ella, tal como están las cosas. En las siguientes líneas aborda estas cuestiones desde un punto de vista espiritual, pero también en sus repercusiones sobre los derechos fundamentales, esos "derechos humanos" que encuentran su fuente no en algún tipo de contrato social o en la expresión de la voluntad de la mayoría, sino en nuestra condición de criaturas de Dios dotadas de un alma inmortal y única. La agresión y su naturaleza son tales que preguntamos al obispo Schneider si no es una prefiguración, al menos, de la "marca de la Bestia" anunciada por el Apocalipsis.

El obispo Schneider no la descarta. Habiendo crecido en Kirguistán, bajo el poder totalitario de la Unión Soviética, reconoce en los acontecimientos de hoy una nueva forma de comunismo que querría convertir el cuerpo humano en "propiedad del Estado". E invita claramente a todas las personas de buena voluntad a resistir.

Monseñor Schneider hace la conexión entre el pase sanitario y la tiranía comunista

Esto contrasta con el discurso oficial imperante, ya sea político, mediático o religioso. Vacunarse" contra el COVID sería, según nos dicen, un acto de caridad. Imponer abiertamente la inyección de espiga a través de una obligación de vacunación, o indirectamente a través de un "pase sanitario" sería, nos dicen, una respuesta correcta del poder a una exigencia del bien común de la salud.

La revista jesuita estadounidense America Magazine ha llegado a publicar un artículo en el que califica el rechazo de la "vacuna" COVID como el "peor de los pecados de omisión" para los católicos de hoy. E incluso destacados católicos del movimiento tradicional han llegado a hacer este tipo de declaraciones, acusando de "liberalismo" e "individualismo" a quienes invocan las libertades individuales para expresar el rechazo a la "vacuna".

Athanasius Schneider llama a la resistencia

El obispo Schneider no es uno de ellos. Fundamenta su posición tanto en el carácter inmoral de las inyecciones anti-COVID actualmente autorizadas en Europa, todas ellas desarrolladas de una u otra forma a partir de líneas celulares obtenidas de abortos practicados para su adquisición, y sobre la libertad y la dignidad del ser humano, dueño de su propio cuerpo y responsable de su salud.

En un momento en que tantos franceses se levantan para decir "no" a los nuevos dictadores, el obispo Schneider les brinda un verdadero consuelo. Porque esta es una entrevista llena de esperanza sobrenatural. - J.S.

Excelencia, el gobierno francés ha establecido la vacunación obligatoria para los profesionales de la salud y para todas las personas que trabajan con personas mayores. Esto va desde los bomberos hasta los asistentes de atención domiciliaria. Hay una movilización muy fuerte en contra de esto. Para los demás, el gobierno impone un pase sanitario; para tenerlo, los no vacunados deben someterse a un test y tener un test válido por menos de 72 horas para demostrar que no son positivos de COVID-19. De hecho, el objetivo es impedirles vivir con normalidad, ya que sin ese test, que debe repetirse cada tres días, no pueden tener acceso a grandes centros comerciales, cafeterías, restaurantes, un gran número de hoteles, conciertos, cines, etc. Afortunadamente, las iglesias están excluidas de este sistema, pero la visita a alguien en el hospital está prohibida sin un pase, al igual que el acceso al hospital para recibir atención que no sea de urgencia. Con la exigencia de este código QR, la persona no vacunada se convierte de hecho en un paria, amenazado con multas muy elevadas por cada desviación. ¿Qué opina de este tipo de medidas?

Creo que esto va fundamentalmente en contra de los derechos humanos y de la dignidad humana, porque como has dicho, se establecerán dos clases de personas en la sociedad, y los que no se vacunen acabarán no teniendo los mismos derechos que los demás. Esto significa que estas personas se convertirán en esclavos porque no tienen derechos: sustancialmente, no tienen libertad. Considero muy peligroso establecer una sociedad con dos clases de personas. Como he dicho, es fundamentalmente contrario a los derechos humanos y a la dignidad humana: estamos volviendo a las sociedades totalitarias. Todos conocemos demasiado bien esos sistemas totalitarios en los que algunas personas, por diversas razones, raciales o de otro tipo, estaban marcadas con un signo externo, y no tenían los mismos derechos civiles que los demás.

Así que este es un fenómeno realmente peligroso. Ahora lo abordamos con el pretexto de las medidas sanitarias y la atención sanitaria. Es sólo un pretexto porque no hay pruebas claras de que la vacunación sea realmente eficaz para prevenir el COVID. Incluso hay casos documentados -no se trata de una teoría conspirativa- de personas, cuyos expedientes y nombres pueden verificarse, que han contraído el virus a pesar de estar vacunados contra el COVID; han dado positivo y en algunos casos su salud incluso ha empeorado. El hecho de que ya existan estos casos debería ser una señal de que esta vacunación no puede ser un requisito absoluto y que, por lo tanto, debemos protestar contra estas claras violaciones de los derechos fundamentales, e incluso contra estas violaciones de pruebas existentes. Cuando nuestra sociedad se convierte en un lugar en el que se niega la evidencia, es una señal de que estamos en una dictadura, porque sólo un sistema político dictatorial niega la evidencia para promover su agenda. Está claro que existe una agenda para vacunar a toda la población con el fin de conseguir un objetivo político, social o ideológico concreto.

El Tribunal Constitucional español, ante la cuestión sobre la obligación de vacunación teórica, decidió hace poco más de un mes que, para cualquier vacuna, incluso en el caso de una gran epidemia, dicha obligación no puede considerarse conforme a la Constitución. ¿Qué opinas de esto?

Esto es al menos una buena noticia: un gobierno no puede obligar a nadie a vacunarse. El Consejo de Europa adoptó una decisión similar. Esto ya es una buena señal, porque si el gobierno tiene el poder absoluto de coaccionarte, y de decir cómo debe ser tu cuerpo, entonces pierdes el último elemento de tu privacidad, porque tu cuerpo te pertenece. Con esta vacunación forzada, el gobierno declara, no en teoría sino de facto, que se convertirá en el dueño de tu cuerpo. Para mí, ésta es la máxima expresión del comunismo extremo, porque el comunismo pretende decir que todo pertenece al Estado, como los medios de producción y demás, la educación, la familia, todo es común allí. Pero ahora incluso el cuerpo, tu propio cuerpo, se convierte en propiedad del Estado.

Los comunistas ya habían empezado a separar a los niños de sus propios padres, para llevarlos a campos de educación, cuando los padres no obedecían la ideología del Estado. ¡Estos padres fueron privados de sus hijos! Ahora algunos países de Europa Occidental están haciendo lo mismo, apartando a los niños de sus familias cuando se oponen a la enseñanza de la ideología de género en las escuelas. Ahora estamos viendo algo similar con la vacunación forzada de facto. Cuando tengas que disponer de estos pases verdes haciéndote tests cada tres días, es una violación práctica muy inteligente y cínica de los derechos para obligar a la gente a vacunarse. Me pregunto: ahora que el Consejo de Europa y el Tribunal español han dictaminado que el Estado no tiene derecho a obligar a la gente a vacunarse, ¿aplicarán los gobiernos estas sentencias? ¿Quién tendrá el poder de darnos la garantía de que estas decisiones se aplicarán? Pero al menos es un comienzo.

En Francia, ya existen once vacunas obligatorias para los niños menores de dos años, como la vacuna contra la rubeola, varias de las cuales se sabe que están hechas con células obtenidas por aborto. Sin embargo, estas vacunas no están asociadas a pase sanitario ni a un código QR. ¿Crees que con la imposición de un código QR estamos entrando en algo diferente?

Por supuesto, porque con esto estás completamente controlado. Ya no tienes ninguna libertad, ni siquiera con respecto a la privacidad de tu cuerpo. La información sobre tu cuerpo está en este código, así que sí, es una diferencia sustancial, y por lo tanto tenemos que protestar contra este código que afectará a la privacidad del cuerpo.

Usted se ha manifestado firmemente en contra del uso de células fetales obtenidas mediante el aborto para el desarrollo, la producción y el ensayo de las vacunas COVID. Como es sabido, muchos expertos en moral han explicado que para el individuo que recurriría a estas vacunas, sería un simple caso de cooperación a distancia con el mal, y que en vista de lo que está en juego, podemos aceptar este aguijón. Ya les has contestado sobre el fondo muy a menudo; has expuesto tus pensamientos y tu opinión. Me gustaría preguntarle hoy si no cree que estos dirigentes están privando a los católicos del apoyo de la Iglesia en lo que respecta a su derecho -por no decir su deber- de objeción de conciencia, que debe poder llegar hasta el rechazo.

Esto es obvio, porque cuando la autoridad eclesiástica dice: vale, podéis vacunaros porque hay una teoría moral que dice que es una cooperación material remota, tranquiliza y calma las conciencias; así debilita considerablemente cualquier resistencia que tengamos que oponer.

Debemos resistir y protestar contra el horrible fenómeno que existe en nuestra sociedad, a saber la "industria del feto". Tenemos que distinguir entre dos industrias diferentes, que por supuesto están estrechamente relacionadas: la industria del aborto en sí, que es horrible, y la otra: la llamada industria del feto, el uso de tejidos de bebés abortados y la comercialización de partes del cuerpo de bebés abortados. Estos "productos" se utilizan para la investigación o para la producción de varios medicamentos, incluidas las vacunas. Por lo tanto, las vacunas producidas a partir de estas líneas celulares o probadas en ellas forman parte de facto de la llamada industria del feto. Hay que distinguir esta industria del feto de la industria del aborto, aunque ambas estén relacionadas; la industria del feto está más cerca de nosotros, por lo que cuando utilizamos su producto, la vacuna es un producto directo de la industria del feto. Así que ya no estamos lejos de esta industria del feto, y es gravemente inmoral participar a sabiendas y libremente en este horrible fenómeno en nuestra sociedad. Para un católico, la industria del feto es inmoral y muy grave porque colaboramos de facto con ella, y sobre todo cometemos un gran pecado de omisión, al no protestar de forma clara y contundente, al menos contra el uso de líneas celulares en la industria del feto y en la vacunación.

Se trata de una gran irresponsabilidad por parte de la Iglesia, incluido el Vaticano y los teólogos, que calman y apaciguan las conciencias de la gente, y de este modo paralizan la resistencia. Esto es muy serio.

Debo añadir otro fenómeno. Hace poco hablé con una mujer que se ha convertido profundamente a Dios. En su vida pasada había abortado, y tras su conversión comprendió el horror del aborto. Hablé con ella sobre las vacunas contaminadas por el aborto y me dijo que podía entender esta horrible situación de los productos y medicamentos contaminados por el aborto mejor que yo, o que cualquier otra mujer que nunca hubiera experimentado un aborto. Me dijo: "Puedo decir que todo lo relacionado con el aborto en las drogas y su producción es horrible para mí porque me ha dolido mucho el aborto. Me dijo que nunca podría aceptar un medicamento, un producto o una vacuna que estuviese de alguna manera vinculada al asesinato de un niño.

Ahora mismo estoy conociendo a muchas personas que, por diversas razones, se oponen rotundamente a la vacuna, pero que corren el riesgo de perder sus empleos, el sustento de sus familias. Dicen: mi deber de estado es garantizar la supervivencia de mi familia y no puedo hacer otra cosa que recibir esta vacuna aunque me oponga totalmente a ella. A esto se añade el hecho de que muchos medicamentos y otras vacunas que todo el mundo ha recibido en Francia ya se ven afectados por esto. ¿Qué le gustaría decirles?

En cuanto a otras vacunas y medicamentos contaminados por el aborto, necesitamos pruebas: las empresas farmacéuticas deben dar pruebas de que ese medicamento ha sido contaminado o probado con células fetales. En el caso de las vacunas COVID actualmente conocidas, como Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Johnson & Johnson, Sputnik, la industria farmacéutica lo ha reconocido. En el caso de otros medicamentos, todavía no tenemos reconocimiento público, así que podemos utilizarlos porque no tenemos pruebas. Pero deberíamos hacer esta pregunta para cada medicamento. En cuanto recibo pruebas de la compañía farmacéutica de que un medicamento está contaminado por el aborto, tengo la obligación de no usarlo y de usar otro medicamento. Tenemos que elegir buenas empresas y buenos médicos que nos proporcionen una medicina alternativa que no esté contaminada por el aborto, o al menos la medicina natural que Dios nos ha dado, y que posiblemente sea más útil para nosotros.

El segundo punto es más difícil, y se refiere a las personas que saben que van a perder su trabajo, especialmente los padres que tienen que mantener a sus familias. Este es, por supuesto, un tema muy difícil. Pero estas personas deberían, al menos, hacer todo lo posible para evitar recibir dicha vacuna. Pueden hacer una objeción de conciencia; tal vez incluso puedan conseguir un documento de su médico que indique que, por alguna razón médica, esta persona no puede recibir una vacuna, debido a una alergia, por ejemplo. En estos casos, deben tratar de encontrar todas las formas posibles de evitar recibir la inyección, o incluso cambiar de trabajo, aunque eso les haga más pobres. Tienen que elegir esto en lugar de la vacuna al estrecho brindado a la industria del feto, no a los abortistas, sino a la industria del feto.

Creo que Dios recompensará a estas personas con muchos dones espirituales si deciden vivir más pobremente en lugar de cooperar con la industria fetal. Ciertamente, no se morirán de hambre, ¡Dios nunca lo permitirá! Esta fue nuestra experiencia en la época comunista. Mis padres no colaboraron con el partido comunista, por ejemplo, así que no podían tener una profesión, no se les permitía. Y así, como simples trabajadores, tenían un pequeño salario y vivíamos de forma realmente sencilla. Pero Dios no nos abandonó, fuimos felices en nuestra fe y eso nos dio riquezas para toda la vida, incluso cuando los otros que habían aceptado las condiciones del partido comunista tenían mejores condiciones de vida que nosotros. Por eso creo que debemos volver a dar la primacía a la vida eterna, que tanto hemos olvidado en las últimas décadas. Incluso la Iglesia, incluso los buenos católicos, fuimos invadidos por una especie de materialismo: estábamos tan apegados a la vida material que le dimos la primacía sobre lo eterno y lo espiritual.

Así que es un principio: yo diría que cambiar de trabajo, e incluso si tengo que hacer un trabajo sencillo como barrer las calles, seguiré teniendo algunos medios para mantener a mi familia, pero de forma más pobre. Es una decisión de conciencia, creo, pero Dios premiará a estas personas, por supuesto, y será una señal de protesta, y un testimonio de que no estamos colaborando con la horrible industria del feto.

¿Cómo respondes a los que dicen que estas medidas, el pase sanitario, por ejemplo, y la vacunación son absolutamente esenciales para que todos puedan recuperar juntos sus libertades civiles, y que rechazar la vacuna es una prueba egoísmo?

No, no es egoísmo. Si te vacunas, sólo encontrarás una libertad aparente, porque ese supuesto pase sanitario te convierte en un esclavo. Con este pase, tu cuerpo pertenecerá en cierto modo al Estado y no a ti. Con estos códigos y todo lo demás, pierdes tu libertad. ¿Cómo puedes llamar a esto egoísmo cuando no está demostrado que la vacuna te proteja de contraer el virus, y no está demostrado que una vez que hayas recibido la vacuna no vayas a desarrollar o transmitir el COVID? Conservamos más libertades cuando no las recibimos.

¿Es este código QR un intento de imponer la marca de la bestia de la que se habla en el Apocalipsis, o es una especie de prefiguración de la misma, en la medida en que los no vacunados se arriesgan a ser víctimas de una especie de confinamiento que privará a muchos de ellos de la posibilidad de ganarse la vida o de continuar sus estudios?

Se podría decir que quizás sea ya una especie de prefiguración de la Marca de la Bestia. Tal vez no diría yo, directamente, que es ya la marca de la Bestia, no tengo todos los elementos para decirlo todavía. Pero al menos podemos decir que es una especie de prefiguración porque el Apocalipsis indica que quien no tenga la marca en su mano, en su cuerpo, no podrá comprar ni vender. Esto es muy similar a la situación en la que las personas que no están marcadas en su cuerpo por la vacuna -y es una marca- no pueden entrar en determinadas tiendas o supermercados: no pueden entrar, no pueden comprar ni vender, y esto ya está literalmente puesto en marcha.

"Ya es una especie de prefiguración de la marca de la Bestia"

Creo que tenemos que estar preparados para encontrarnos excluidos. Quizás se puedan establecer sistemas alternativos: por ejemplo, los que están en contra de la vacunación quizás puedan hacer un nuevo canal de intercambio, el intercambio privado de productos de forma más modesta, con pequeñas tiendas que no estén sujetas al pase, o al aire libre, o a través de canales privados de intercambio de productos. Creo que es posible establecerlo. En Francia hay grandes protestas contra la vacunación forzosa: creo que estas protestas podrían dar lugar a nuevos sistemas mutuos de compra y venta de productos que la gente necesita, porque hay mucha gente implicada. Espero que estos sistemas de venta de productos puedan crearse en otros lugares, en otros países.

Tenemos que encontrar alternativas, esto es muy importante también para la compra y venta de productos. Cuando se nos excluye del transporte público, como trenes, autobuses, etc., podemos crear un sistema para viajar con coches privados. Ahora debemos buscar todas las posibilidades prácticas para evitar esta nueva dictadura forzada sobre nuestros cuerpos y nuestra libertad. Si no lo hacemos, se producirá un totalitarismo total, y eso será el fin de toda la sociedad humana.

Hago un llamamiento incluso a los no creyentes, a todas las personas de buena voluntad: empiecen ya a desarrollar sistemas alternativos, en el transporte, para la compra y venta de productos, quizás también para estudiar, creando centros de estudio privados. Tenemos que desarrollarlos al menos teóricamente y luego prácticamente, con toda esta buena gente que está protestando: tenemos que preparar un sistema de supervivencia. Tenemos que crear una alianza global de protesta y alternativas; si no lo hacemos, tendremos un sistema totalitario completo. Y eso debemos evitarlo.

Un código por el cual el gobierno toma completa posesión de tu cuerpo

El código contendrá toda su información sanitaria privada, que ya está bajo el control del Estado. Este código está vinculado, según tengo entendido, a la vacuna. La vacunación contiene al menos algunas "huellas", aunque muy lejanas, del horrible asesinato de niños que ya es un acto satánico en sí mismo. El uso de sus cuerpos, de sus tejidos, es también en sí mismo satánico porque es una rebelión contra Dios, el que da vida. Así que las vacunas contaminadas por el aborto llevan huellas satánicas, aunque sean lejanas, de la Bestia. La vacuna, con su correspondiente número de código, es por tanto una prefiguración del signo de la Bestia. No digo que sea el signo directo de la Bestia, para ser claros, pero podría ser ya en parte una prefiguración de ese signo y por eso debemos evitarlo también. También este código es inmoral en cierto modo porque, repito, a través de él el gobierno toma completa posesión de tu cuerpo.

Sin animar a nadie a ir en contra de la ley, ¿considera esta ley moralmente vinculante?

La vacunación obligatoria de facto es un abuso de poder por parte del gobierno, que es en sí mismo inmoral. Dios ha ordenado la estructura de la sociedad, lo que el gobierno no tiene el poder de hacer. La ley intrínsecamente mala de la vacunación forzosa, que de alguna manera está relacionada con el aborto y la industria del feto, es inmoral. Al tratarse de un acto forzado, creo que resistirse a esta ley puede considerarse un acto de autodefensa.

¿Cuál sería su consejo espiritual para los católicos que están preocupados? Veo a muchos que ahora tienen mucho miedo de la situación que está surgiendo. ¿Qué les dirías que hicieran?

En primer lugar, les daría la palabra de Nuestro Señor Jesucristo en el Evangelio. Dice: no temas a los que matan tu cuerpo, pero teme a los que pierden tu alma, o la dañan. No debemos temer al gobierno, debemos dar la primacía a nuestra alma, a nuestra vida espiritual, a la vida de oración, con los sacramentos, y por ello debemos estar profundamente arraigados en nuestra oración diaria. Debemos estar arraigados en nuestra fe, en nuestra convicción de que nuestra vida está, en última instancia, en manos de Dios y no en manos del gobierno, ¡incluso en una dictadura, incluso en un sistema totalitario! Nuestra vida está, en última instancia, en manos de Dios, que es nuestro Padre celestial. Él es nuestro Padre incluso durante ciertos periodos de la historia, es nuestro Padre cuando estamos en apuros, perseguidos y humillados como en el caso de esta vacunación forzada. Es un tiempo relativamente corto, así que tenemos que mirar más alto y más lejos, porque Dios sólo permite esto, al final, por el bien de nuestra alma. San Pablo dice que todo contribuirá al mayor bien de los que aman a Dios, todo contribuirá a un mayor bien para los que aman a Dios. Si estamos arraigados en nuestra fe, confiando en la Providencia de nuestro Padre celestial, sabiendo que nuestras vidas están en sus manos, esto debería darnos confianza. Sabemos que la actual dictadura sanitaria de COVID, este totalitarismo, durará poco, relativamente poco porque no es la eternidad. La historia siempre ha demostrado que las dictaduras no duran tanto, y Dios mostrará incluso a estos nuevos "dictadores de la salud" que su poder es limitado. Debemos creer que Dios intervendrá en la historia.

Una llamada de Dios para profundizar en nuestra vida de oración

También tenemos que centrarnos en el hecho de que tal vez sea una llamada de Dios para que profundicemos en nuestra vida de oración: tenemos que profundizar en nuestra vida sacramental con confesiones más regulares, comuniones y oraciones más regulares. Quizás deberíamos estar más unidos con todos los que se oponen a esta dictadura, para hacer una cadena. Tal vez estos tiempos difíciles sean una oportunidad para confesar a Dios, para serle fiel. Pero Dios es tan bueno que siempre da las gracias necesarias y nos recompensa en los momentos difíciles, y nos da sus consuelos. Este es mi consejo y mi opinión.

Tenemos la impresión de estar ante una voluntad de apropiación del cuerpo humano, una voluntad transhumanista que se está poniendo en marcha e incluso realizando. ¿Es concebible que Dios permita que la humanidad -la mayoría sin quererlo- caiga en algo tan contrario a lo que Él quiere para el hombre?

No lo creo, porque Dios se reserva a sí mismo los poderes divinos de la creación y, por tanto, no habrá un ser humano sustancialmente nuevo, como querrían los transhumanistas. No tendrán éxito, Dios no lo permitirá. Él es el Señor, tenemos que creerle. Pueden producir algunas cosas pero nunca será un ser humano, nunca, porque es Dios quien crea el alma, que es la parte esencial del ser humano. Repito: no creo que Dios lo permita. Tiene los poderes del Creador, y están reservados para él. Si continúan haciendo estas cosas horribles que blasfeman de Dios, el fin de los tiempos tendrá lugar, como leemos en el Apocalipsis, y también el Juicio Final. Y para nosotros, Jesús dijo: Cuando llegue ese momento, levantad la cabeza porque vuestra salvación está cerca, levantad la cabeza con confianza, ¡vuestra salvación está cerca! De nuevo, debemos tomar esta situación como una oportunidad para profundizar en nuestra fe, en nuestra oración, y para estar más arraigados en la visión de la vida eterna, para estar más orientados sobrenaturalmente hacia nuestra vida eterna. Porque vivimos aquí en un valle de lágrimas, como cantamos en la Salve Regina: hac lacrimarum valle. Esta es nuestra situación, pero también tenemos la profunda alegría de tener una Madre. Nunca nos abandona y siempre está cerca de nosotros. Este es mi consejo: ella nunca nos abandonará, es la Todopoderosa de la intercesión por nosotros. Ella nos cuidará; debemos refugiarnos siempre bajo su manto, especialmente en estos tiempos, y debemos rezar: Sub tuum praesidium confugimus, Sancta Dei Genitrix. Huyamos bajo su protección.

 Entrevista realizada por Jeanne Smits

reinformation.tv

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article

Francisco lavagetto 09/09/2021 22:27

es muy verosímil todo lo afirmado por Monseñor.

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents