Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


Macron, Merkel y Johnson piden formalmente una dictadura sanitaria mundial

Publié par Contra información sur 31 Mars 2021, 16:12pm

Macron, Merkel y Johnson piden formalmente una dictadura sanitaria mundial

Francia, Gran Bretaña y Alemania se han puesto al frente para intentar poner fin a la organización mundial resultante de la Segunda Guerra Mundial tal y como la conocemos hoy. Pero para destruir un sistema internacional suele ser necesaria una gran guerra, que pone en orden a las sociedades y a las economías. El Covid encuentra aquí toda su utilidad: contra la "tentación del nacionalismo", en un momento de devastación socioeconómica y humana como no hemos conocido desde 1945, se nos insta a repensar el sistema de relaciones internacionales. La Primera Guerra Global debe permitir el advenimiento de un mundo global, basado en un principio primario totalizador de "salud".

Toda vida, humana o animal, es asimilada y reducida a su dimensión biológica; los estados o las empresas privadas, al mismo nivel, son gobernadas por instancias globales.  Los Estados Unidos se mantiene formalmente en retirada, Rusia y China no han firmado este llamamiento, pero podemos estar seguros de que el frente diplomático se abrirá. Este llamamiento "a una arquitectura sanitaria internacional más sólida" explica por fin por qué la gestión de la crisis sanitaria de Covid ha sido tan desastrosa: prepara el terreno para el intento de lo que parece un golpe de Estado mundial, con un cambio formal del lugar y el fundamento legítimo del ejercicio del poder.

La prensa británica publicó un llamamiento firmado por 26 dirigentes de países como Francia, Gran Bretaña, Alemania, Italia, Portugal, Ucrania, Tailandia, Albania, Costa Rica, Ruanda, Kenia, etc. Entre los Estados, que deberían representar a todos los continentes, constatamos la ausencia significativa, por un lado, de Estados Unidos, que no parte en primera línea, ya que son sus países satélites los que están allí para asumir la responsabilidad de estos combates. Por otro lado, también es notable la ausencia de Rusia, que intenta no disolver su soberanía en esta ola de covid global. En este sentido, además de los Estados, este llamamiento está firmado por varias instancias de la gobernanza mundial, concretamente por el director general de la OMS (organismo que se ha convertido en el centro de la gobernanza, ya que el poder se legitima mediante la "salud ") y por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que está a la cabeza de la batalla ideológica en la zona europea, zona estratégica por la necesidad de hacer doblegar a Rusia.

Este llamamiento fue difundido, en lo que respecta a Francia, en la página web de Macron, pero extrañamente en inglés desde el  el Elíseo -en inglés y en francés, y obviamente por las instituciones europeas, que encuentran aquí un nuevo aliento, en la destrucción del orden internacional surgido de la Segunda Guerra Mundial.

Este llamamiento se basa en la crisis sanitaria para intentar reformar las relaciones entre los países. Así lo indica el título:

"Actuar en favor de una arquitectura sanitaria internacional más sólida

La crisis  calificada de sanitaria, por lo que todas las reformas de la organización de las relaciones internacionales deben justificarse a priori por el factor sanitario, sin que esto se debata. Sin embargo, las diversas pandemias, de hepatitis o de sida, por ejemplo, que han causado millones de muertes y que aún continúan, nunca han exigido reformas del orden internacional. Poco importa el Covid debe requerirlo.

Históricamente, para esquematizar,  los cambios radicales en las relaciones internacionales han sido el resultado de grandes conflictos. Actualmente vivimos en el sistema surgido de la Segunda Guerra Mundial, que puso fin al sistema de Estados-nación, que fue sustituido por el sistema de polos de poder, inicialmente dos, cada uno dominado por un Estado central. Ya, a través de estos mecanismos, los Estados fueron atacados y debilitados. Cuando la URSS fue destruida como país, el bloque que lideraba se derrumbó con ella, dejando a los países flotando y a la deriva, cuyas estructuras políticas y estatales eran demasiado débiles para asumir una verdadera soberanía. Fueron absorbidos sin ninguna dificultad por el bloque atlantista. Luego pasamos a un sistema global regionalizado, y la UE cobró importancia en el proceso de despojar a los Estados de su soberanía. La vuelta de Rusia a la escena internacional, primero en términos de comunicación con el famoso discurso de Putin en Múnich, y luego realmente con Crimea y Siria, ha provocado una ruptura en esta organización suavizada. A diferencia de China, Rusia tiene una dimensión civilizatoria y puede proponer un modelo aceptable en Occidente, como ya ha ocurrido, por lo que representa un peligro mayor para el mundo global, que sólo puede tener un proyecto.

Sin embargo, los conflictos militares que se desarrollan hoy en día bajo diferentes etiquetas en el planeta, en nombre de la exportación democrática, si permiten una lucha por los recursos estratégicos, no son de una dimensión que justifique un cambio en las relaciones internacionales, que justifique el advenimiento de una globalización descarada, asumida, reivindicada, contra los Estados reducidos a consignas de aislacionismo y nacionalismo.

El  Covid, con todo el trabajo previo de desestructuración de los Estados, de destrucción de las economías nacionales, de aplastamiento de los hombres y de las sociedades, de negación de los valores humanistas y liberales, ha hecho posible la puesta en escena de una "Primera Guerra Global", librada ... contra nosotros, bajo la égida de las estructuras mundiales (OMS, UE, ONU), causando daños socioeconómicos comparables a los de un conflicto armado de gran envergadura, y, gracias a una estadística más que inclusiva que acude en ayuda de una gestión deliberadamente desastrosa de forma voluntaria, daños humanos también importantes.

Por lo tanto, ha llegado el momento de este llamamiento a un mundo sanitario global, o más bien a una dictadura sanitaria global:

La pandemia de Covid-19 representa el mayor reto al que se enfrenta la comunidad mundial desde la década de 1940. En ese momento, los líderes políticos hicieron un balance de la devastación causada por las dos guerras mundiales y se unieron para formar el sistema multilateral. Sus objetivos eran claros: unir a los países, alejar las tentaciones del aislacionismo y el nacionalismo, y hacer frente a los desafíos para los que una solución común solo es posible con un espíritu de solidaridad y cooperación, a saber, la paz, la prosperidad , la salud y la seguridad.

Por lo tanto, se solicita que se revise permanentemente la organización de las relaciones entre países, ya que el riesgo sanitario siempre existirá: siempre ha habido y habrá virus:

Mientras luchamos juntos para superar la pandemia de Covid-19, nuestra esperanza hoy es la misma: construir una estructura más fuerte para el sector sanitario internacional para proteger a las generaciones futuras.

Habrá otras pandemias y otras emergencias sanitarias a gran escala. Ningún gobierno u organismo multilateral puede hacer frente a esta amenaza por sí solo. La cuestión no es si, sino cuándo.

El futuro de la salud humana ya no pasa por la atención, sino por la vacunación, y sobre esa base debe alcanzarse un nuevo acuerdo mundial:

Teniendo esto en cuenta, creemos que los países deberían trabajar juntos para desarrollar un nuevo tratado internacional sobre la preparación y la respuesta ante una pandemia.

Este compromiso colectivo renovado sería un paso importante para reforzar la preparación a las pandemias  al más alto nivel político.  La Constitución de  la Organización Mundial de la Salud (OMS) le serviría de anclaje y contaría con el apoyo de otras organizaciones, sin las cuales este empeño, basado en el principio de la salud para todos, no podría tener éxito.

Y el sistema establecido por el Reglamento sanitario Internacional (véase nuestro texto aquí), que establece una arquitectura de sometimiento y control de los Estados, debe entonces reforzarse y servir de base. El nuevo principio de base de la organización de las relaciones internacionales, que se ha convertido al mismo tiempo en un principio de legitimación del poder, es la "salud". En este nuevo mundo, el hombre ya no se entiende en su dimensión humana específica, que va mucho más allá de la vida biológica. Por el contrario, se reduce a cualquier forma de vida:

Este tratado también adoptaría el principio de "una sola salud", que vincula la salud de los seres humanos, los animales y nuestro planeta.

Y la concentración de poder, bajo la égida de la OMS y sus estructuras, que rigen a los demás "actores", pero de segundo rango. Así, los Estados y las instituciones públicas se ponen al mismo nivel que las ONG o las empresas.

Para ello, trabajaremos con los Jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo y con todas las partes interesadas, incluidas la sociedad civil y el sector privado.

Es el fin oficial de la soberanía de los Estados, que no son más que estructuras vacías de ejecución, en nombre de una concepción totalitaria y primaria de la "salud" y de la "vida", reducida a su mínima dimensión. Ha llegado, pues, el momento de utilizar el Covid, para transformar en profundidad el sistema internacional:

En un momento en el que Covid-19 se está aprovechando de nuestras debilidades y divisiones, debemos aprovechar esta oportunidad para unirnos como comunidad global para una cooperación pacífica que vaya más allá de esta crisis. Reforzar nuestras capacidades y sistemas para ello llevará tiempo y requerirá un compromiso sostenido durante muchos años desde una perspectiva política, financiera y social más amplia. (...)

La preparación a las pandemias necesita un liderazgo mundial para construir un sistema sanitario global adecuado a la altura de este milenio.

Este sistema de poder global, basado en el culto a la salud, va acompañado de una poderosa transformación de las economías, con el auge, como ya estamos viendo, de algunos sectores relacionados con la salud y lo digital, a costa de muchos otros. También es una cuestión de poder. El gran ausente de este nuevo orden global es el hombre. El hombre en su riqueza, diversidad y complejidad. El hombre, su alma, su espíritu. Su cultura, su civilización.

Karine Bechet-Golovsko

russiepolitics

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article

Intercatius 02/04/2021 05:16

Kary mullis, el inventor de la prueba de la PCR. https://www.facebook.com/LezicaFilms/videos/681076552784287

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents