Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


Las agencias de inteligencia americana y británica declaran la ciberguerra a los medios de comunicación independientes

Publié par Contra información sur 20 Novembre 2020, 14:50pm

Las agencias de inteligencia americana y británica declaran la ciberguerra a los medios de comunicación independientes

Whitney WEBB

Los servicios de inteligencia británicos y estadounidenses están "militarizando la verdad" para acabar con las dudas sobre las vacunas mientras ambos países se preparan para las vacunaciones masivas. Una "guerra cibernética" recientemente anunciada, que será dirigida por los árbitros de la verdad usando la IA, contra las fuentes de información que desafían las versiones oficiales.

La semana pasada, los estados de seguridad nacional de los Estados Unidos y el Reino Unido insinuaron discretamente que las herramientas cibernéticas y las tácticas en línea diseñadas previamente para su uso en la "guerra contra el terrorismo" posterior al 11 de septiembre se están convirtiendo ahora para su uso contra las fuentes de información que fomentan la " duda para vacunar" y la información sobre el Covid-19 que va en contra de las declaraciones del estado.

Una nueva ofensiva cibernética fue lanzada el lunes por la agencia de inteligencia sobre las señales británica, el Cuartel General las Comunicaciones del Gobierno (GCHQ), que busca atacar los sitios web que publican contenidos considerados como "propaganda" que suscitan preocupación sobre el desarrollo de la vacuna Covid-19 patrocinada por el Estado y las empresas farmacéuticas multinacionales involucradas.

Esfuerzos similares se están llevando a cabo en los Estados Unidos, donde el ejército estadounidense ha financiado recientemente una empresa patrocinada por la CIA -compuesta por antiguos oficiales antiterroristas que estuvieron detrás de la ocupación de Irak y del ascenso del Estado Islámico- para desarrollar un algoritmo basado en la Inteligencia Artificial que se centra específicamente en los nuevos sitios web que promueven desinformación "sospechosa" relacionada con la crisis del Covid-19 y el esfuerzo de vacunación del ejército estadounidense contra el Covid-19, conocido como Operación Warp Speed.

Ambos países se preparan para silenciar a los periodistas independientes que expresan preocupaciones legítimas en cuanto a la corrupción en la industria farmacéutica o el secreto extremo que envuelve los esfuerzos de vacunación de Covid-19 liderados por el Estado, ahora que la vacuna candidata de Pfizer debe ser aprobada por la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos de aquí a finales de mes.

La historia de Pfizer, que fue multada con miles de millones por comercialización ilegal y por sobornar de funcionarios para ayudarlos  a encubrir un ensayo de medicamentos ilegales en el que murieron once niños (entre otros delitos), no ha sido mencionado por la mayoría de los medios de comunicación, En cambio, celebró la aprobación aparentemente inminente de la vacuna Covid-19 de la compañía sin cuestionar la historia de la misma o el hecho de que la tecnología de ARNm utilizada en la vacuna ha pasado rápidamente por los protocolos normales de los ensayos de seguridad y nunca ha sido aprobada para su uso en humanos. Tampoco se menciona que la Directora del Centro de Evaluación e Investigación de Medicamentos de la FDA, Patrizia Cavazzoni, es la antigua Vicepresidenta de Pfizer para la Seguridad de los Productos, que ocultó el vínculo entre uno de sus productos y los defectos de nacimiento.

El poder del Estado se está utilizando como nunca antes para controlar el discurso en línea y retirar los sitios de información de las plataformas para proteger los intereses de poderosas corporaciones como Pfizer y otros gigantes farmacéuticos, asolados por los escándalos así como los intereses de los estados de seguridad nacional de los Estados Unidos y el Reino Unido, que a su vez están íntimamente involucrados en el proyecto de vacunación contra el Covid-19.

La nueva ciberguerra de servicios los secretos británicos contra la "propaganda anti-vacunas"

El lunes, el periódico británico The Times informó que el Cuartel General del Reino Unido (GCHQ) "ha lanzado una ciberoperación ofensiva para detener la propaganda contra las vacunas  difundida por los estados hostiles" y "está utilizando un conjunto de herramientas desarrolladas para hacer frente a la desinformación y el material de desinformación y de reclutamiento vendido por el estado islámico". Además, el gobierno británico ha ordenado a la 77ª brigada del ejército británico, especializada en la "guerra de la información", que lance una campaña en línea para contrarrestar las "narrativas engañosas" sobre las vacunas candidatas contra el Covid-19.

La "guerra cibernética" anunciada recientemente por el Cuartel General no sólo eliminará la "propaganda antivacunas", sino que también tratará de "detener las operaciones de los ciberactores responsables de la misma, incluso encriptando sus datos para que no puedan acceder a ellos y bloqueando las comunicaciones entre ellos". El esfuerzo consistirá igualmente para que el GCHQ se ponga en contacto con otros países de la alianza "Five Eyes" (Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y Canadá) para alertar a sus organismos asociados en esos países para que se dirijan a esos sitios de "propaganda" albergados dentro de sus fronteras.

El Times dijo que "el gobierno considera que la lucha contra la desinformación sobre la vacunación como una prioridad cada vez mayor a medida que se acerca la perspectiva de una vacuna fiable contra el coronavirus", sugiriendo que los esfuerzos seguirán intensificándose a medida que una vacuna candidata se acerque a su aprobación.

Parece que, desde la perspectiva del Estado británico de seguridad nacional, quienes cuestionan la corrupción en la industria farmacéutica y su posible impacto en las principales vacunas candidatas experimentales contra el Covid-19 (todas las cuales utilizan tecnologías de vacunas experimentales que nunca antes han sido aprobadas para uso humano) deberían ser atacados con herramientas originalmente diseñadas para combatir la propaganda terrorista.

Aunque the Times señaló que el esfuerzo se centraría en el contenido "que sólo proviene de los opositores al Estado" y no en los sitios de "ciudadanos ordinarios", el periódico sugirió que el esfuerzo se basaría en el gobierno de los Estados Unidos para determinar si un sitio forma parte o no de una operación de "desinformación extranjera".

Esto es muy preocupante dado que los Estados Unidos se han apoderado recientemente de los dominios de muchos sitios, incluido el American Herald Tribune, al que calificaron erróneamente de "propaganda iraní", a pesar de que su editor, Anthony Hall, tiene su sede en Canadá. El gobierno de Estados Unidos hizo esta declaración sobre el American Herald Tribune después de que la empresa de seguridad cibernética FireEye, un subcontratista del gobierno de Estados Unidos, dijo que tenía "confianza moderada" en que el sitio había sido "fundado en Irán".

Además, el hecho de que GCHQ haya afirmado que la mayoría de los sitios que planea atacar están "relacionados con Moscú" es aún más preocupante dado que el gobierno del Reino Unido ha sido implicado en la financiación de la Iniciativa del grupo de reflexión Institute for Statecraft que ha calificado falsamente las críticas de las acciones del gobierno del Reino Unido, así como sus relatos que conciernen al conflicto en Siria, como campañas de "desinformación rusa".

Leer el artículo completo enchildrenshealthdefense

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents