Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


Confinamiento, propaganda COVID y ruedas de prensa gubernamentales: la receta perfecta del lavado de cerebro calcado de las sectas

Publié par Contra información sur 12 Novembre 2020, 12:18pm

Confinamiento, propaganda COVID y ruedas de prensa gubernamentales: la receta perfecta del lavado de cerebro calcado de las sectas

La manipulación consciente e inteligente de las opiniones y hábitos organizados de las masas juega un papel importante en una sociedad democrática. Los que manipulan este imperceptible mecanismo social forman un gobierno invisible que realmente dirige el país." Edward Bernays, Propaganda, 1928.

Si la teoría del condicionamiento de Iván Pavlov es bien conocida, la teoría de la reflexología desarrollada por su rival, Vladimir Mijailovic Bekhterev, lo es menos. Sin embargo, no es menos relevante, especialmente en medio de una crisis sanitaria cada vez más dudosa, explotada por una élite cuyo objetivo declarado es imponer una "nueva normalidad" y vacunar al planeta.

Los métodos utilizados para hacernos aceptar esta "nueva normalidad" son prácticamente idénticos a los utilizados por ciertas sectas y se remontan a Bekhterev.

Antes de explorar los principales elementos de esta teoría y las tácticas manipuladoras de las sectass, veamos a lo que estamos sometidos diariamente. Nos centraremos en el Gobierno de Quebec, aunque no está en el origen de las tácticas utilizadas desde el comienzo de la crisis y sólo sigue una cierta corriente.

Desde hace meses, el Gobierno de Quebec nos ha venido dando regularmente conferencias de prensa, en las que se nos ha dicho que debemos "seguir protegiéndonos", que el mundo nunca será el mismo "mientras no tengamos una vacuna" y que debemos "seguir las instrucciones", de lo contrario seremos castigados.

Como si eso no fuera suficiente, y ya que nuestro buen gobierno se preocupa por nuestra salud, los anuncios de COVID se reproducen una y otra vez en la televisión, la radio y en las tiendas, recordándonos que nos lavemos las manos, guardemos distancia, usemos la máscara, etc.

Nos están infantilizando.

Agregue a eso las noticias diarias con la foto del Primer Ministro junto  al eslogan "seguimos protegiéndonos", otros innumerables artículos sobre COVID, el recuento de muertes, casos y hospitalizaciones en la portada de muchos medios de comunicación, los artículos y discursos casi diarios sobre "los conspiradores", a los que se asocian todos los discursos detonantes y la ausencia casi total de puntos de vista disidentes, y tenemos todos los ingredientes para un buen lavado de cerebro.

Confinamiento, propaganda COVID y ruedas de prensa gubernamentales: la receta perfecta del lavado de cerebro calcado de las sectas

Ah, no olvidemos un elemento crucial: el confinamiento.

Así que tenemos los 5 ingredientes esenciales de una buena secta:

*Establecimiento y la repetición de un discurso por parte de las autoridades

*Imposición de normas estrictas a seguir

*Castigo por desobediencia

*Reprobación, represión, censura y ostracismo de los disidentes

*Aislamiento

La teoría de Bekhterev de la reflexología: disminuir la resistencia, aumentar la sugestionabilidad

Según Randal Marlin, autor de Propaganda and the Ethics of Persuasion, los escritos de Bekhterev "han dejado su huella en las formas de persuasión soviéticas y nazis, así como en los métodos de reclutamiento empleados por algunas sectas contemporáneas".

                                      Vladimir  Mikhailovic Bekhterev

Según Bekhterev, se necesitan tres condiciones objetivas para reducir la resistencia y hacer que las multitudes sean más sugestionables:

1. [El] confinamiento en la misma posición durante largos períodos de tiempo: "cuanto más inmovil esté el objetivo, mayor será la fatiga, menor será la resistencia al intento de influir tanto en la esfera personal como en la general, y más impactante será el acontecimiento psíquico final";

2."La concentración prolongada en un mismo tema (generalmente el líder y su discurso) socava la capacidad de concentración. Cuanto más tiempo se requiera la atención en el objetivo, mayor será la pérdida de control de la atención consciente y menores las posibilidades de resistir al intento de influencia mediante la búsqueda de contra-argumentos".

3.  "Los métodos demagógicos del líder, acompañados de gestos y expresiones faciales apropiadas [que] determinan la uniformidad del estado de ánimo, que a su vez define la dirección de la atención activa de la multitud, ya que un aumento del estado de ánimo se asocia con la disposición a actuar."

Estamos confinados, aislados unos de otros, bombardeados con mensajes y noticias sobre el COVID y tenemos derecho al humor siniestro de François Legault, la amenaza de Horacio "chico malo" Arruda, al aire serio de Christian Dubé y/o el tono autoritario de Geneviève Guilbault frente a un gran coche blindado de la policía. Exigen que todos obedezcamos sus reglas totalitarias (sí, totalitarias), sin saber en qué se basan. La desobediencia conduce a la culpa, al ostracismo y a multas como castigo.

Especialmente el chico malo.

Confinamiento, propaganda COVID y ruedas de prensa gubernamentales: la receta perfecta del lavado de cerebro calcado de las sectas
Confinamiento, propaganda COVID y ruedas de prensa gubernamentales: la receta perfecta del lavado de cerebro calcado de las sectas
Geneviève Guilbault intimida y amenaza frente a un enorme vehículo policial oscuro. Un poco más y viene vestida con camisa de prisionera.

Geneviève Guilbault intimida y amenaza frente a un enorme vehículo policial oscuro. Un poco más y viene vestida con camisa de prisionera.

El miedo juega un papel importante en este lavado de cerebro, como explicamos en La Epidemia del Miedo, La Fundación Gates y Big pharma.

 

El lavado de cerebro y las tácticas de las sectas

En Age of Propaganda: The Everyday Use and Abuse of Persuasion, de Anthony Pratkanis y Elliot Aronson, ambos profesores de psicología, hay un capítulo irónicamente titulado "Cómo convertirse en líder de una secta".

Los métodos evocados guardan un parecido sorprendente con aquellos  a los que estamos sometidos actualmente. Las sectas simplemente usan métodos de propaganda probados para "lavar el cerebro" a sus seguidores.

El término "lavado de cerebro" se usó originalmente para referirse a las tácticas persuasivas empleadas por los chinos con los prisioneros de guerra estadounidenses en los campos. Los autores explican:

"Estos campos eran entornos totalitarios en los que los secuestradores lograban controlar los pensamientos de los prisioneros de guerra controlando todas las fuentes de información y recompensando y castigando los pensamientos apropiados e inapropiados respectivamente. "(Es la autora que hace énfasis en todas las citaciones)

Podemos establecer fácilmente un paralelismo con el actual control de la información, desde la censura absoluta hasta los innumerables artículos que se ensañan contra los llamados conspiradores, pasando por los "verificadores de hechos independientes", que son independientes sólo de nombre y atacan todos los puntos de vista divergentes con el fin de desacreditarlos y desalentar el cuestionamiento del discurso dominante.

Estar de acuerdo con el punto de vista oficial (pensamientos apropiados), te convierte en una persona sana, mientras que estar en desacuerdo (pensamientos inapropiados), conduce a la desaprobación, la culpa, los ataques personales y el rechazo por parte del gobierno y las elites de los medios de comunicación, un rechazo que se propaga insidiosamente en las familias. Si hablas en contra del discurso dominante, eres un conspirador inculto, un egoísta, una amenaza pública, etc.

Los medios de comunicación tradicionales, por su total falta de respeto a los valores fundamentales del periodismo, que son el respeto a los hechos y los puntos de vista, son el foco de división de la población. Sin embargo, proyectan acusando a los que critican el discurso oficial de romper familias, sin importar si su crítica se basa en hechos verificados y comprobables.

 

              Mención especial a La Presse por su título original

Por un lado tenemos la buena palabra martillada por el gobierno y los medios oficiales, observada religiosamente por los "buenos" ciudadanos. Por otro lado, inevitablemente tenemos el mal, propagado por los llamados conspiradores anti-máscara, herejes de los tiempos modernos.

Nos hemos encerrado en una lógica maniquea del bien y del mal manipulando nuestra necesidad fundamental de pertenencia. El cuestionamiento del discurso dominante da lugar a la exclusión social y muchos permanecen en silencio para no sufrir este oprobio.

Secta COVID: las 7 etapas del adoctrinamiento

Examinemos ahora las siete etapas para convertirse en un gurú de la secta según Pratkanis y Aronson y luego apliquémoslos al discurso de COVID:

1.Crear su propia realidad social

2.Crear un granfallo (un término acuñado por Kurt Vonnegut que significa "una agrupación de seres humanos orgullosa y ridícula")

3.Crear compromiso mediante una trampa de racionalización

4.Establecer la credibilidad y el encanto del chef

5.Enviar miembros para hacer proselitismo

6.Distraer a los miembros  evitando que tengan pensamientos "no deseados".

7.Fijar la visión de los miembros en un fantasma.

1. Crear su propia realidad social

Esta realidad se crea en dos etapas, la primera eliminando las fuentes externas de información, la segunda ofreciendo una nueva visión del mundo.

Paso 1: Eliminar las fuentes externas de información a través del aislamiento, la censura y la autocensura

Según los autores, esta realidad se construye "eliminando todas las fuentes de información distintas a la proporcionada por la secta". El aislamiento es la clave. Si el aislamiento físico es imposible, el aislamiento psicológico es necesario.

El confinamiento de la población, ahora pegada a la pantalla de un ordenador o de un televisor, los puntos de prensa diaria donde se nos habla constantemente de esta "nueva normalidad a la espera de la vacuna" y la exclusión casi total de cualquier discurso divergente en los medios de comunicación son un ejemplo perfecto de cómo se está creando esta nueva realidad social.

Lo que hay de particular actualmente es que el fenómeno tiene lugar a nivel planetario, porque está siendo impulsado por organizaciones mundiales, principalmente la OMS, pero también por el Foro Económico Mundial, una fuerza importante que promueve la idea de que la vacuna mundial es la única forma de salir de esta crisis. Este discurso se repite como un mantra tanto por los representantes del gobierno como por los periodistas.

 

"Una vacuna es necesaria ahora para proteger la salud pública y permitir que las personas regresen cómodamente al trabajo y a la escuela.”

La nueva normalidad según Bill Gates: "Será seminormal hasta que estén disponibles  miles de millones de dosis de la vacuna [...] Es sorprendentemente difícil hacer una vacuna. Normalmente se necesitan cinco años.”

"Para volver a la normalidad, necesitamos desarrollar una vacuna segura y efectiva [...] Nuestra fundación es la mayor financiadora de vacunas del mundo y el esfuerzo actual es enorme comparado con todo lo que hemos hecho antes... Simplemente no hay otra solución.”

 

Pratkanis y Aronson añaden: "Deben mantenerse límites estrictos entre los 'creyentes' y los 'condenados'. "Los medios de comunicación aseguran esto con sus incontables artículos falsos sobre los conspiradores.

Los dos psicólogos señalan que es "mucho más práctico enseñar a los seguidores la autocensura calificando todo lo que no proviene de la 'secta' como proveniente del 'diablo'".

Muchas personas evitan expresar su desacuerdo con las medidas o sus críticas al discurso dominante por miedo a ser etiquetados como conspiradores y/o imbéciles.

Continuación en las ideas: Lavado de manos y lavado de cerebro.
 

"Ganar a través del amor" y "Dejar respirar a los niños": eslóganes conspirativos.

Rima Elkouri aconseja no tratar a los "antimáscaras" de imbéciles, pero queda claro rápidamente que eso es lo que ella piensa de ellos.

La periodista Rima Elkouri simplemente sugiere, como su colega Patrick Lagacé, ignorar a estos secuaces de Satanás.

"De hecho, incluso me pregunto si es necesario dar una tribuna en los medios de comunicación a estos manifestantes, que a menudo son adeptos a las teorías de conspiración. Por supuesto que tienen derecho a manifestarse. Pero también tenemos el derecho de ignorarlos.

La objetividad en el periodismo no significa dar tanto tiempo de emisión a los promáscaras y antimáscaras, a los antiracistas y racistas, a los ecologistas y a los escépticos del clima, a los pro-vacunas y anti-vacunas.

No todas las opiniones son iguales. Por supuesto que todos tienen derecho a sus propias opiniones. Pero no a sus propios hechos.

La libertad de opinión es una farsa si no se garantiza la información sobre los hechos y si no son los propios hechos los que se debaten", dijo la periodista y filósofa Hannah Arendt en 1961. Esto sigue siendo cierto hoy en día. ("Subrayado en el texto").

La columnista tiene toda la razón. "La información sobre los hechos no está garantizada" ni en La Presse, ni los en otros medios de comunicación y "los hechos no son objeto de debate" como lo demuestra brillantemente su artículo, lleno de etiquetas e insultos y prácticamente desprovisto de hechos.

Hay que recordar que fueron los llamados conspiradores los que llamaron a un debate público sobre la crisis sanitaria y que Radio-Canadá se negó.

Nuestros medios públicos se negaron a debatir los hechos.

No los imbéciles antimáscaras.

Además, antes de escribir algo sobre la crisis sanitaria, sería bueno que Rima Elkouri aprendiera a diferenciar entre el coronavirus y el COVID-19. Un test positivo de coronavirus no es un test positivo de COVID-19.

2º etapa: ofrecer una visión del mundo de la secta o "nueva normalidad".

Según los autores de Age of Propaganda, la creación de la neolengua, de la novela distópica de 1984, es una "técnica útil para la construcción de una realidad social".

Como hemos visto, se nos dice hasta la saciedad, que tenemos que adaptarnos a la "nueva normalidad". Los niños que no saben leer no se salvan:

Esta "nueva normalidad" está constituida por nuevas reglas totalitarias que reorganizan la vida en sociedad, reglas que no tienen absolutamente nada de normal y que son inculcadas a través del miedo: el miedo a un virus menos peligroso de lo que se pretende, pero sobre todo el miedo al otro, incluyendo a los miembros de su propia familia.

Estamos presenciando una verdadera reingeniería social, o más bien una reingeniería antisocial, porque destruye completamente la naturaleza misma de la humanidad, de la vida en sociedad, llegando incluso a atacar su núcleo: la familia.

Nos desunimos, nos deshumanizamos haciendo del afecto un peligro haciéndonos creer que debemos "hacer nuestra parte" y "hacerlo por los demás".

En la "nueva normalidad", usamos máscaras, nos distanciamos, esperamos la vacuna.

¿El Instituto Nacional de Salud Pública no ha demostrado la eficacia de la máscara? No hay ninguna base científica para las reglas de distanciamiento... ¿Los científicos nunca han podido hacer una sola vacuna contra un coronavirus antes del 2020?

¿Cuál es el problema?

Los hechos no importan.

Nos dicen los mismos lemas vacíos día tras día, y todos terminan diciendo lo mismo, sin saber realmente por qué.

En La Psychologie des foules, (en PDF aquí) Gustave Le Bon explica que para "introducir lentamente ideas y creencias en la mente de las multitudes", los líderes utilizan tres procesos: "afirmación, repetición y contagio".

"La afirmación pura y simple, libre de todo razonamiento y evidencia, constituye un medio seguro de hacer que una idea penetre en la mente de las multitudes. Cuanto más concisa sea la declaración, sin pruebas ni demostraciones, más autoridad tiene […]

Sin embargo, esta última adquiere una influencia real sólo si se repite constantemente, y tan a menudo como sea posible, en los mismos términos[…]

En efecto, la cosa repetida termina por incrustarse en esas regiones profundas del inconsciente donde se elaboran los motivos de nuestras acciones. Después de algún tiempo, olvidando quién es el autor de la repetida afirmación, terminamos creyéndola [...]

Cuando una afirmación ha sido suficientemente repetida, se forma lo que se llama una corriente de opinión y entra en juego el poderoso mecanismo de contagio. En las multitudes, las ideas, los sentimientos, las emociones, las creencias tienen un poder contagioso tan intenso como el de los microbios […]

La imitación, a la que atribuimos la influencia en los fenómenos sociales, es en realidad sólo un simple efecto de contagio [...] Con los modelos, guiamos a las multitudes, no con argumentos.

Por eso los manifestantes son constantemente golpeados y asociados con la conspiración. La gente repite "antimáscara", "conspiración" sin hacer demasiadas preguntas y sin saber por qué utilizan estos términos que impiden la reflexión.

Y esta puede ser la verdadera razón de las apariciones enmascaradas de figuras públicas como François Legault y su equipo en las ruedas de prensa: imponer la "nueva normalidad" dando ejemplo.

2.  Crear un granfalloon

Granfalloon es una palabra inventada por Kurt Vonnegut que significa "una reagrupación orgullosa y sin sentido de seres humanos“.

La técnica de persuasión de Granfalloon consiste en crear dos grupos: los fieles y los condenados.

Esta técnica es utilizada por las sectas para controlar a sus miembros recordándoles constantemente que actúen de una determinada manera. ¿Cuántas veces al día "tu gobierno" te dice que te laves las manos, que mantengas distancia, que no veas a tus parientes y amigos? Los fieles deben actuar de cierta manera para ser "salvados".

Pratkanis y Aronson señalan, entre otras cosas, que los veteranos del grupo sirven de ejemplo, que la presión del grupo "se aplica para asegurar la conformidad", lo que tiene el efecto de crear una "uniformidad de opinión y comportamiento en la secta, los cuales  sirven a su vez  para reforzar aún más las prácticas del mismo: si todos lo hacen, debe ser correcto".

En la nueva normalidad, el buen ciudadano es aquel que no sólo cumple con las instrucciones, sino que también escucha a la "ciencia", una ciencia que nunca ha sido presentada por los gurús del gobierno. Debemos confiar en su palabra.

Por otro lado, los condenados, esos "conspiradores antimáscaras", son aquellos que no escuchan la buena palabra estático-mediática, los que niegan la ciencia, tienen una salud mental cuestionable y hacen cosas que no son "covídicas" por no seguir las instrucciones.

"La creación de un grupo exterior maligno tiene dos propósitos: proporciona a los miembros una sensación de bienestar por pertenecer al grupo y aumenta sus temores de abandonar y no apoyar al grupo."

Abandonar la secta COVID significa unirse al grupo de enfermos mentales incultos que son los conspiradores antimáscaras, según el discurso de los medios de comunicación. Esta técnica de manipulación explota a la perfección la necesidad fundamental de pertenencia, ligada al instinto de supervivencia, que facilita  la conformidad de los individuos. Elegir no conformarse es elegir el rechazo del gobierno, de los medios de comunicación y de una gran parte de la población.

Por lo tanto, algunas personas se conforman para satisfacer su necesidad de pertenencia y no por convicción.

3.Crear compromiso mediante una trampa de racionalización

"Las sectas pueden asegurar la obediencia de los miembros estableciendo una espiral de compromisos que se intensifica: el miembro del culto acepta peticiones simples al principio, pero se vuelven cada vez más exigentes.”

Para ilustrar este paso, los psicólogos explican cómo James Jones, el gurú del Templo del Pueblo, usó la trampa de la racionalización para empujar a sus seguidores a cometer un suicidio en masa.

"Etapa por etapa, el compromiso con Jim Jones se incrementó. Cada etapa hacia la siguiente etapa no era en sí misma muy grande o sin sentido, comparada con la anterior.

Después de hacer un compromiso inicial, uno no se siente cómodo rompiendo su palabra. A fin de justificar la sensibilidad del compromiso inicial, el miembro suele estar dispuesto a hacer cada vez más para cumplir con compromisos cada vez más exigentes. De esta manera, resolver la disonancia y mantener la imagen de uno mismo como una persona que cumple su palabra es una poderosa trampa de racionalización  […]

Es posible superar el sentimiento de estupidez causado por darlo todo al grupo racionalizándolo como dedicación a una causa noble.”

Aislados en Guyana, los discípulos vinieron a beber Kool-Aid mezclado con cianuro. La tragedia se cobró 974 víctimas, entre ellas 276 niños. " Beber Kool-Aid" se ha convertido en una expresión popular en inglés para referirse a las víctimas de las técnicas de persuasión.

       Mantén la calma y bebe el Kool-Aid. James Jones a la derecha.

¿Se puede establecer un paralelismo con la situación actual?

¿Sólo dos semanas de confinamiento, sólo distanciamiento, sólo una máscara, sólo plexiglás, sólo 28 días, otras dos semanas, sólo restaurantes, teatros, gimnasios, nada de Navidad en familia y pronto sólo una vacuna?

                 El 24 de marzo nos dijeron "Todo esto es temporal".

Todo por el bien común.

Estamos haciendo nuestra parte.

Lo hacemos por los demás.

Lo que se suponía que iba a ser temporal en marzo se ha convertido en una realidad diaria y seguirá siéndolo "mientras no tengamos una vacuna".

Las medidas draconianas para combatir el COVID, las cuales no hacen más que acumularse e intensificarse, no tienen ningún fundamento científico, son inconstitucionales, a menudo más absurdas las unas que las otras, y están literalmente destruyendo nuestras sociedades.

Al aceptar tales medidas "por el bien común" nos vemos atrapados en una trampa de racionalización.

Estamos cometiendo un lento suicidio colectivo.

Bebemos el Kool-Aid.

4. Establecer la credibilidad y el encanto del chef

Con sus casi ruedas de prensa, François Legault refina su imagen de buen líder de "nuestro gobierno". Como un cura, predica sus buenas o malas noticias del día y actúa como un pastor tomando más y más medidas para protegernos.

Se guía por una ciencia invisible como un sacerdote guiado por Dios. Se hace bueno y tranquilizador diciendo que está "dispuesto a hacer cualquier cosa [...] para reducir el exceso de trabajo de las enfermeras" y felicitando nuestros esfuerzos, como un buen padre de familia.

"Quiero agradecer de todo corazón sus esfuerzos y solidaridad", dijo el 7 de noviembre en una carta a su pueblo.

                                            Símpático

Las ruedas de prensa son a la vez un medio de controlar la imagen y el mensaje del gobierno, siempre que se controlen también las preguntas de los periodistas, que rara vez piden pruebas y casi nunca cuestionan la "ciencia" del Primer Ministro.

François Legault, sin embargo, es sólo un cura de parroquia en esta historia. En el puesto  del Papa, uno podría estar tentado de poner al director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, pero en cambio el lugar va al mayor donante privado de la organización, Bill Gates, un hombre cuyo prestigio empequeñece al de todos los jefes de organizaciones internacionales juntos.

Bill Gates, el catastrofista no científico de la salud, está en boca de todos, venerado como un experto y un salvador con su plan de vacunación global.

5. Enviar miembros para hacer proselitismo

El proselitismo puede asegurar la auto-persuasión, dicen los autores de Age of Propaganda. Permite a los miembros de la secta "reiterar las ventajas de pertenecer a una secta":

"Tratando de convencer a los demás, los miembros se convencen a sí mismos. »

Hay tantos ejemplos que puedes:

1.nombrar al periodista mainstream de vuestra elección...

2.cuenta los [insertar blasfemia de vuestra elección] de los arcoíris.

6. Distraer a los miembros impidiendo que tengan pensamientos "no deseados".

En una secta, "nunca debes dejar que los reclutas piensen por sí mismos". Pratkanis y Aronson dan el ejemplo de la secta de los Niños de Dios:

"Los versículos de la Biblia suenan continuamente por los altavoces, un entrenador sigue al recluta predicando versículos de la Biblia y las letras de MO [el gurú], incluso cuando el recluta va al baño.”

Adoctrinamiento a la potencia diecinueve: afirmación, repetición. 

En la secta COVID, los versículos de la Biblia han sido reemplazados por los anuncios COVID gubernamentales que se emiten sin parar en la radio y la televisión, en tiendas de comestibles y otros negocios.

"Una vez que el recluta ha aceptado la secta", hay que prevenir los pensamientos no deseados. Esto se puede lograr "enseñando que todo 'pensamiento desagradable' es diabólico y proviene del demonio". Así, "los miembros se convierten en su propia policía del pensamiento".

En la secta COVID, la duda, la crítica del discurso dominante y los diferentes análisis fácticos, basados en las estadísticas oficiales y en los discursos de los expertos disidentes, son "pensamientos desagradables" que provienen de estos "malditos conspiradores antimáscaras".

Pensar de forma diferente a la opinión dominante sobre el COVID está mal.

7. Fijar la visión de los miembros en un fantasma

Un líder de una secta que tiene éxito siempre refleja la noción de una tierra prometida y una visión de un mundo mejor para los seguidores […] Fijar la atención de los miembros en un futuro fantasma sirve como un poderoso incentivo para mantener el servicio al grupo […] Los fantasmas pueden crear esperanza, un poderoso motivador del comportamiento humano, ofreciendo un sentido del deber y un sentido de la misión.”

François Legault nos ofreció un ejemplo perfecto de esta táctica en su carta abierta del 7 de noviembre.

Como si no tuviéramos suficiente de sus [insertar una blasfemia] ruedas de prensa y sus [insertar al menos dos blasfemias] anuncios de COVID, nuestro gurú provincial nos escribe cartas ahora.

 [Inserte su favorito]!!!!

Legault es bueno, Legault está en todas partes.

En tono paternalista, nuestro gurú nos promete un futuro mejor, gracias al fantasma farmacéutico:

" Tengo tantas ganas de vernos por fin liberados de esta carga. Para volver a las cenas con amigos y a las fiestas familiares. Hay esperanza con las vacunas que vienen. Mientras tanto, será más importante que nunca cuidar del resto de nosotros, de nuestros seres queridos y de nuestro vecindario. Hay mucha soledad y angustia en nuestra sociedad. La pandemia está agravando los problemas que ya existen. Le pido que haga un esfuerzo especial de cuidado y empatía.

No es la pandemia lo que ha agravado los problemas.

Estas son sus medidas, Maestro.

Mientras tanto, mientras esperamos días mejores, ¿bebemos Kool-Aid?

Salud.

* ¡No olvides las consignas!

Bebe Kool-Aid azul

Respetar la distancia de dos metros

Ten cuidado de no tocar las gafas de otras personas.

Asegúrate de identificar tu vaso

Asigne a una persona responsable para que llene los vasos con guantes.

Vuelve a ponerte la máscara entre sorbos

Hazlo por los demás

Salvar vidas

 

tribunaldelinfaux

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents