Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


La OMS recurre a un cruzado “contra la conspiración” para influir en la opinión pública sobre la vacuna COVID

Publié par Contra información sur 25 Octobre 2020, 16:21pm

La OMS recurre a un cruzado “contra la conspiración” para influir en la opinión pública sobre la vacuna COVID

Por Jeremy Loffredo

Un franco defensor de las tácticas gubernamentales destinadas a influir en la opinión pública sobre las políticas y socavar la credibilidad de los "teóricos de la conspiración" encabezará los esfuerzos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para impulsar la aceptación pública de la vacuna COVID-19, según ha sabido la organización Children's Health Defense.

La semana pasada, el Director General de la OMS, el Dr. Tedros Ghebreyesus, tweeteó que estaba encantado de reunirse con el Grupo Asesor Técnico (TAG) de la organización sobre los conocimientos del comportamiento y las ciencias para la salud para "discutir la aceptación y el uso de las vacunas en el contexto del COVID-19."

En su siguiente tweet, Ghebreyesus anunció que Cass Sunstein, fundador y director del programa de economía del comportamiento y política pública de la Harvard Law School, presidirá el grupo asesor, que se creó en julio.

Sunstein fue el ex jefe de la Oficina de Información y Asuntos Reglamentarios del ex presidente Barack Obama, donde fue responsable de supervisar las políticas relacionadas con la calidad de la información.

En 2008, Sunstein escribió un artículo en el que proponía que los gobiernos emplearan equipos de agentes encubiertos  para "infiltrarse cognitivamente" en grupos disidentes en línea y a los sitios web que promueven "falsas teorías de conspiración" sobre el gobierno. En el artículo, Sunstein y sus coautores escribieron:

"Nuestra principal reivindicación aquí implica el valor potencial de la infiltración cognitiva de los grupos extremistas, diseñada para introducir una diversidad en la información de estos grupos y exponer las insostenibles teorías de conspiración como tales."

Las operaciones dirigidas por el gobierno descritas en el documento de Sunstein contribuirían a aumentar la confianza en la política gubernamental y en los responsables políticos y a socavar la credibilidad de los "conspiradores" que cuestionan sus motivos. También mantendrían un vigoroso "sistema antidesinformativo" para contrarrestar los grupos "conspirativos" que se oponen a las políticas gubernamentales destinadas a proteger el bien común.

Una parte de esto se lograría enviando agentes encubiertos, o terceros pagados por el gobierno, a "redes sociales en línea o incluso verdaderos grupos espaciales.

Sunstein también preconizó en 2008 que el gobierno pagara a "expertos independientes" para que defendieran públicamente los intereses del gobierno, ya fuera en la televisión o en las redes sociales. Dice que esto es eficaz porque la gente no confía tanto en el gobierno como en la gente que cree que son " independientes".

La OMS ya ha reclutado a la empresa de relaciones públicas Hill + Knowlton. El gigante de las relaciones públicas, más conocido por su papel en la fabricación de falsos testimonios en apoyo de la Guerra del Golfo, fue contratado por la OMS para "asegurar la credibilidad científica y de salud pública de la OMS con el fin de garantizar el cumplimiento del asesoramiento y las directrices de la OMS".

La OMS ha pagado 135.000 dólares a Hill + Knowlton para identificar a los microinfluyentes, macroinfluyentes y "héroes ocultos" que podrían secretamente promover consejos y mensajes de la OMS en las redes sociales, así como proteger y promover la imagen de la organización en su calidad de autoridad sobre el COVID-19.

No hay ninguna prueba de que la OMS haya puesto en práctica todavía políticas de "infiltración cognitiva" similares a las que preconizó Sunstein en 2008. Si la organización adoptara esa estrategia y la utilizara para convencer a las poblaciones reacias a recibir una vacuna contra el COVID, eso plantearía cuestiones de legalidad.

Como se señala en un informe del Congressional Research Service, la "publicidad o propaganda" ilegal está definida por el US Government Accountability Office (GAO) como algo que significa (1) auto-engrandecimiento por los agentes públicos; (2) actividad puramente partidista; o (3) "propaganda secreta". Por propaganda secreta, GAO entiende informaciones que provienen del gobierno pero que no se atribuyen y dan la impresión de que provienen de un tercero.

Dado que la OMS es una organización multinacional y no un agencia del gobierno de los Estados Unidos, las políticas secretas de "infiltración cognitiva" podrían caer en una zona gris o incluso ser consideradas legales.

La Dra. Margaret Chan, ex Directora General de la OMS, afirmó en una ocasión que las políticas de la organización estaban "guiadas por lo que ella llamaba los intereses de los donantes".                

Según un artículo publicado en 2012 en la revista Foreign Affairs, "son pocas las iniciativas de política o normas establecidas por la OMS que se anuncian antes de que hayan sido examinadas de manera oficiosa e informal por el personal de la Fundación Gates". O, como otras fuentes declararon a Politico en 2017, "las prioridades de Gates se han convertido las de la OMS".

El actual Director General de la OMS, Ghebreyesus, formó parte anteriormente de las juntas directivas de dos organizaciones que Gates fundó, proporcionó capital inicial y sigue financiando hasta el día de hoy: GAVI, la Alianza para la Vacuna, una asociación público-privada para la salud mundial centrada en el aumento del acceso a las vacunas en los países pobres, y el Fondo Mundial, que dice tener como objetivo acelerar el "desarrollo, la producción y el acceso mundial equitativo a diagnósticos, terapias y vacunas COVID-19 seguros, de alta calidad, eficaces y asequibles".

Si, como dijo Politico, "las prioridades de Gates se han convertido en las de la OMS" y si las políticas de la OMS están motivadas por los "intereses de los donantes", esto plantea interrogantes sobre qué grupos, individuos y sitios web en línea serían el objetivo de estos programas secretos.

La idea de que agentes gubernamentales efectúen operaciones psicológicas en las redes sociales no es exagerada. A principios de este año, el editor jefe de la oficina de Twitter para Oriente Medio y África fue presentado como un oficial activo de la unidad de guerra psicológica del ejército británico, conocida como la 77ª Brigada, especializada en operaciones de cambio de comportamiento en línea.

childrenshealthdefense

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents