Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


El confinamiento del covidismo: la ideología de la secta totalitaria y sus marionetas gubernamentales

Publié par Contra información sur 6 Octobre 2020, 13:10pm

El confinamiento del covidismo: la ideología de la secta totalitaria y sus marionetas gubernamentales

Toda ideología política cuenta de tres elementos:

una visión del infierno con un enemigo que debe ser aplastado,

una visión de un mundo más perfecto, y

un plan de transición de uno a otro.

Los medios de transición implican generalmente en la toma de control y el despliegue de la herramienta más poderosa de la sociedad: el Estado. Por eso las ideologías tienden a ser totalitarias. Dependen fundamentalmente del hecho de que las preferencias y elecciones de las personas se ven suplantadas por sistemas de creencias y comportamientos programados y planificados.

Un caso obvio es el del comunismo. El capitalismo es el enemigo, mientras que el control de los trabajadores y el fin de la propiedad privada son el paraíso, y el medio para lograr el objetivo es la expropiación violenta. El socialismo es una versión más suave de lo mismo: en la tradición Fabiana, esto se logra a través de una planificación económica en función de las circunstancias.

La ideología del racismo postula algo diferente. El infierno es la integración étnica y la mezcla racial, el cielo es la homogeneidad racial, y el medio para el cambio es la marginación o la eliminación de ciertas razas. El fascismo concibe el comercio mundial, el individualismo y la inmigración como enemigos, mientras que el nacionalismo poderoso es el paraíso: el instrumento de cambio es un gran líder. Lo mismo se puede observar respecto a ciertas marcas del tradicionalismo religioso teocrático.

Este año nos ha dado una nueva ideología con tendencia totalitaria. Tiene una visión del infierno, el cielo y un medio de transición. Tiene un aparato lingüístico único. Tiene una concentración mental. Tiene sistemas de señalización para detectar y reclutar adeptos.

Esta ideología se llama "confinamiento". Podríamos añadir el famoso -ismo,  totalitario para dar "confinamientismo" a la palabra "confinamiento".

Su visión del infierno es una sociedad en la que los agentes patógenos circulan libremente. Su paraíso es una sociedad dirigida enteramente por tecnócratas médicos cuyo principal trabajo es la supresión de todas las enfermedades. La atención se centra en los virus y otros bichos. La antropología consiste en considerar a todos los seres humanos como meros sacos de agentes patógenos mortales. Las personas sensibles a la ideología son aquellas que presentan diversos grados de misofobia, antes considerada un problema mental, ahora elevada al rango de conciencia social.

Este año fue el primer test de confinamientismo. Esta ideología incluía los controles más intrusivos, exhaustivos y casi globales de la historia de los seres humanos y sus movimientos. Incluso en los países en que el estado de derecho y las libertades son motivo de orgullo nacional, se puso a las personas bajo detención domiciliaria. Sus iglesias y negocios han sido cerrados. La policía ha sido movilizada para hacer cumplir todo esto y para arrestar a los disidentes abiertos. La devastación es comparable a la de la guerra, excepto que fue una guerra impuesta por el gobierno al derecho contra los derechos de la gente a circular y a operar libremente. Todavía no podemos viajar.

Y notablemente, después de todo esto, lo que todavía falta es la evidencia empírica, en todos los sentidos, de que este régimen escandaloso y sin precedentes ha tenido algún efecto en el control, por no hablar de la lucha contra el virus.  Más llamativo aún es que los pocos lugares que han permanecido completamente abiertos (Dakota del Sur, Suecia, Tanzania, Bielorrusia), señala Will Jones, "no han perdido más del 0,06% de su población a causa del virus", a diferencia de Nueva York y Gran Bretaña, donde el número de muertes es elevado.

Al principio, la mayoría de la gente se puso de acuerdo, pensando que era de alguna manera necesario y a corto plazo. Dos semanas se extendieron a 30 días que se extendieron a 7 meses, y ahora se nos dice que nunca habrá un momento en el que no practicaremos esta nueva fe de política pública. Es un nuevo totalitarismo. Y con todos estos regímenes, hay un conjunto de reglas para los gobernantes y otro conjunto de reglas para los gobernados.

El aparato lingüístico es ahora increíblemente familiar: aplanamiento de las curvas, ralentización de la propagación, distanciamiento social, confinamiento selectivo por niveles, intervención no farmacéutica. El enemigo es el virus y todos aquellos que no viven sus vidas únicamente para evitar la contaminación. Dado que no puedes ver el virus, normalmente significa generar paranoia del Otro: alguien más aparte de ti tiene el virus. Cualquiera puede ser un súper propagador y puedes reconocerlo por su falta de respeto.

Si Robert Glass o Neil Ferguson merecen ser calificados como los fundadores de este movimiento, uno de sus más famosos ejecutores es Anthony Fauci del National Institutes for Health. Su visión del futuro es positivamente impactante: incluye restricciones sobre las personas que puedes tener en tu casa, el fin de todos los grandes eventos, el fin de los viajes, quizás un ataque contra los animales domésticos, y el desmantelamiento efectivo de todas las ciudades. Anthony Fauci explica:

"Vivir en gran armonía con la naturaleza requerirá cambios en el comportamiento humano, así como otros cambios radicales que pueden tardar décadas en lograrse: reconstruir las infraestructuras de la existencia humana, desde las ciudades hasta las casas, pasando por los lugares de trabajo, los sistemas de agua y de alcantarillado, los lugares de recreo y de reunión. En esta tal transformación, tendremos que dar prioridad a los cambios en los comportamientos humanos que suponen riesgos para la aparición de enfermedades infecciosas. Se trata principalmente de reducir la superpoblación en la casa, en el trabajo y en los lugares públicos, así como de minimizar las perturbaciones ambientales como la deforestación, la urbanización intensa y la ganadería intensiva.”

"Es igualmente importante poner fin a la pobreza en el mundo, mejorar el saneamiento y la higiene y reducir la exposición peligrosa de los animales, de modo que los seres humanos y los agentes patógenos humanos potenciales tengan posibilidades limitadas de contacto. Cabe señalar que, hasta los últimos decenios y siglos, muchas enfermedades pandémicas mortales no existían o no suponían problemas importantes. El cólera, por ejemplo, no era conocido en Occidente antes de finales del siglo XVIII y sólo se convirtió en una pandemia debido a la superpoblación humana y a los viajes internacionales, lo que ha permitido a las bacterias de los ecosistemas regionales asiáticos acceder a los sistemas insalubres de agua y alcantarillado que caracterizaban a las ciudades del mundo occidental. »

"Esta toma de conciencia nos lleva a pensar que algunas, y probablemente un gran número, de las mejoras que se han producido en los últimos siglos tienen un alto costo que pagamos en las situaciones de emergencia relacionadas a las enfermedades mortales. Ya que no podemos volver a los tiempos antiguos, ¿podemos al menos utilizar las lecciones de esos tiempos para dirigir la modernidad en una dirección más segura? Estas son preguntas a las que deben responder todas las sociedades y sus líderes, filósofos, constructores y pensadores, así como los que se preocupan por apreciar e influir en los determinantes medioambientales de la salud humana".

El ensayo completo de Fauci se lee como una tentativa de manifiesto de confinamiento, con aspiraciones plenamente esperadas para el estado de la naturaleza y una purificación imaginada de la vida. La lectura de este plan utópico para una sociedad libre de patógenos ayuda a explicar una de las características más extrañas del confinamientismo: su puritanismo. Tengan en cuenta que el confinamiento tiene como objetivo principal cualquier cosa relacionada con la diversión: Broadway, el cine, los deportes, los viajes, los bowlings, los bares, los restaurantes, los hoteles, los gimnasios y los clubes. Los toques de queda siguen vigentes hoy en día para evitar que la gente se quede fuera hasta muy tarde, sin ninguna justificación médica. Los animales domésticos también están en la lista.

Si una actividad es divertida, es un objetivo.

Hay un elemento moral en ello. La idea es que cuanto más se divierten las personas, más opciones tienen, más se extiende la enfermedad (el pecado). Es una versión medicalizada de la ideología religiosa de Savoranola que llevó a la hoguera  de las Vanidades.

Lo que es llamativo es que Fauci siempre ha sido capaz de influir en la política por su proximidad con el poder, y de hecho ha tenido una fuerte influencia en la Casa Blanca al transformar la política abierta en una política de confinamiento. Sólo una vez que la Casa Blanca ha comprendido su verdadero programa, que ha sido retirado  del círculo restringido.

El confinamientismo tiene todos los elementos esperados. Se centra de manera maníaca en una sola preocupación de la vida - la presencia de patógenos - con exclusión de todas las demás preocupaciones. La menor de las preocupaciones es la libertad humana. La segunda preocupación menos importante es la libertad de asociación. La tercera preocupación menos importante es el derecho a la propiedad.

Todo esto debe doblegarse ante la disciplina tecnocrática de los prevencionistas de enfermedades. Las constituciones y los límites del gobierno no tienen importancia. Y observen también a qué punto las terapias médicas son escasas aquí. No se trata de hacer que la gente viva mejor. Se trata de controlar toda su vida.

Obsérvese también que no hay la más mínima preocupación aquí respecto a los compromisos o a las consecuencias involuntarias. En el marco del confinamiento del Covid-19, los hospitales han sido desalojados debido a las restricciones de las operaciones y los diagnósticos electivos. Sufriremos esta desastrosa decisión durante muchos años. Lo mismo se aplica para las vacunaciones contra otras enfermedades: han caído durante los confinamientos. En otras palabras, los confinamientos ni siquiera logran buenos resultados en materia de salud, sino todo lo contrario. Los primeros resultados muestran que es posible tratar las sobredosis de medicamentos, la depresión y el suicidio.

Es  fanatismo puro y simple, una especie de locura engendrada por una visión salvaje de un mundo unidimensional en el que toda la vida se organiza en torno a la prevención de las enfermedades. Y hay aquí una presunción adicional según la cual nuestro cuerpo (a través del sistema inmunológico) no ha evolucionado en paralelo con los virus durante un millón de años. Esta realidad no se admite. En cambio, el único objetivo es hacer del "distanciamiento social" el credo nacional. Hablemos más claramente: lo que esto significa realmente es la separación humana forzada. Significa el desmantelamiento de los mercados, las ciudades, los acontecimientos deportivos presenciales, y el fin de vuestro derecho a moveros libremente.

Todo esto está contemplado en el manifiesto de Fauci. Todo el argumento se funda en un simple error: la creencia de que más contacto humano propagan más enfermedades y muertes. Por otra parte, la eminente epidemióloga de Oxford, Sunetra Gupta, sostiene que el globalismo y el aumento del contacto humano han fortalecido las inmunidades y han hecho la vida de todos mucho más segura. 

Los responsables de estos confinamientos han tenido un éxito sorprendente en convencer a la gente de su salvaje visión. Basta con creer que evitar los virus es el único objetivo de todos los miembros de la sociedad y extraer las consecuencias. Antes de que te des cuenta, te has unido a una nueva secta totalitaria.

Los confinamientos parecen menos un error descomunal que el despliegue de una ideología política fanática y un experimento político que ataca los postulados fundamentales de la civilización en sus mismas raíces. Es hora de tomarlo en serio y combatirlo con el mismo fervor con el que un pueblo libre resistió a todas las demás ideologías malignas que pretendían despojar a la humanidad de su dignidad y sustituir la libertad por los aterradores sueños de los intelectuales y sus marionetas gubernamentales.

The American Institute for Economic Research

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents