Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


La mayoría prefiere hacerse ilusiones aunque vayamos directamente al matadero", según la psicóloga y doctora en psicopatología Ariane Bilheran

Publié par Contra información sur 5 Septembre 2020, 15:33pm

La mayoría prefiere hacerse ilusiones aunque vayamos directamente al matadero", según la psicóloga y doctora en psicopatología Ariane Bilheran

Estos son extractos de una carta de Ariane Bilheran, una normalista, psicóloga y doctora en psicopatología, que puedes leer en su totalidad en su propio sitio web, o puedes descargar en formato .pdf haciendo clic aquí.

"Desde el comienzo de esta 'pandemia', sólo había escrito un breve artículo sobre el 'totalitarismo sanitario', y necesitaba ver con suficiente claridad retrospectivamente para pronunciarme. Sin embargo, podemos reconocer, a nivel mundial, con algunos matices según los países, la garra de un delirante contagio paranoico que cada día muestra más su rostro odioso.

Recordemos que el delirio paranoico funciona sobre la persecución, la interpretación y la tiranía del ideal. La persecución está en el corazón de lo que se expone: el otro es potencialmente mi enemigo, porque es potencialmente un enfermo que me infectará. Este enemigo puede ser invisible, incluso en el seno de la intimidad y la familia.

Esta persecución lleva desconfianza, miedo y culpabilidad     (los que denuncian la justificación de medidas dogmáticas totalmente arbitrarias y a veces rayando la absurdidad son designados como culpables). La interpretación también está en el centro del proceso: dependiendo de la interpretación de tus palabras y acciones, serás considerado un enemigo del sistema y censurado (la censura está en pleno apogeo en las redes sociales).

Según la interpretación de los síntomas (muy generalizados por cierto), serás clasificado de apestado que no debes frecuentar. El ideal es "salvar a la humanidad de la enfermedad", sea cual sea el precio a pagar:

*Colapso económico (pérdida de recursos, desesperación, inseguridad...)

*Hambrunas (millones de personas en América del Sur)

*Las divisiones sociales que conducen a un gran deterioro del clima social, la agresividad y la inseguridad

*Abandono de los más vulnerables, incluso con eutanasia (los ancianos)

Etc.

Y sea cual sea el medio:

Mentiras

Técnicas de propaganda groseras y personas con influencia en las masas

Censuras del pueblo, muchos médicos y expertos científicos

La violencia policial...

Confinamiento y arresto domiciliario generalizados (tratando al individuo como un criminal en potencia)

Caída libre de los derechos humanos fundamentales

La erradicación de la conciencia humana, el consentimiento

Abuso de las familias, especialmente de los niños

Etc.

 

[…]

 

Las políticas mundiales llevadas a cabo bajo la presión de la OMS se han permitido paralizar a la humanidad, detener el movimiento de la vida de la noche a la mañana, fomentando métodos manipuladores de chantaje, culpa y miedo, que no son métodos políticamente apropiados y que no debemos aceptar. Como mínimo, también podemos añadir que la falta de equilibrio y moderación, la templanza y la benevolencia han presidido estas diferentes políticas, con diferentes colores locales en diferentes países.

 

[…]

 

Ahora está documentado: el Estado tiene pleno poder sobre usted, y se lo ha hecho saber.

¿Crees que esta infantilización autoritaria combinada con el chantaje y las violencias represivas, esta división dentro del cuerpo social para que la gente pase su tiempo discutiendo en lugar de mirar hacia los que están en el poder, es por tu propio bien? ¿Lo es?

Uno de los síntomas de las víctimas del hostigamiento es la confusión mental.

Durante varias semanas me encontré en esta confusión mental ligada al pánico, al confinamiento brutal cuando tenía que viajar, a las personas que me rodeaban (procedentes de Francia en primer lugar) que tenían pánico y transmitían su pánico. Hay que decirlo: no entendíamos nada! De un día para otro, llegó un peligro inminente sobre la humanidad, justificando medidas liberticidas y asesinas que nadie tenía derecho a cuestionar, en nombre de la nueva religión de un "virus" que operó una tabula rasa total sobre toda nuestra vida anterior, todos nuestros conocimientos médicos, todas nuestras organizaciones sociales, y justificó que la humanidad se paralizara, lo que nunca ha experimentado en toda su historia.

Esta confusión mental proviene precisamente del lenguaje paradójico: las personas sanas están en realidad enfermas (potencialmente portadoras, por lo tanto enfermas), los ancianos que hay que proteger están de hecho abandonados, descuidados y asesinados (por ejemplo, órdenes de reanimación), los niños que hay que proteger son maltratados (por ejemplo, desocializados de la noche a la mañana, varios meses sin ninguna instrucción) en varios países del planeta, con padres fragilizados no sabiendo si serán capaces de alimentarlos).

Otras paradojas: por tratar una enfermedad que presenta síntomas respiratorios, que nos impide respirar (la máscara se ha convertido en el fetiche de esta "pandemia", ante la cual postrarse), quien no se postre es uno de los excluidos, y justifica todas las represiones posibles, incluso las llamadas al asesinato que he leído en las redes sociales).

El mal paranoico se extiende: todo el mundo es mi enemigo y puede infectarme, incluso mi pareja, marido o mujer puede convertirse en mi enemigo y tengo que aislarme de ellos.

Aquí está en pocos meses, en todo el mundo, el advenimiento de un mundo paranoico donde nadie está dispuesto a asumir el peligro de la enfermedad y la muerte e intercambia (voluntaria o involuntariamente) su libertad por un pacto perverso: te protejo pero me perteneces y te pongo bajo tutela, te conviertes en mi cosa.

 

[…]

 

Todos somos responsables de esta muerte de la humanidad, porque obviamente es culpa de los ciudadanos que no obedecieron lo suficiente! Todos vosotros sois culpables en potencia (¡y no en hecho!) de contaminar al otro, y en potencia, de matarlo. Si no se someten sin pensar a las órdenes políticas de obediencia incondicional, son aún más culpables y designadas como las personas a ser asesinadas, los "malos" ciudadanos.

Una pregunta rápida de paso: ¿Quién ha estado destruyendo el planeta durante décadas? ¿Quién está destruyendo la naturaleza, los recursos naturales, los seres vivos? La gran industria y el gran capital. Y estas personas, que son las que están a cargo de la gestión de esta "pandemia", se habrían arrepentido y ahora quieren trabajar filantrópicamente por el "bien" de la humanidad?

El sentimiento de culpa que se nos inyecta permanentemente tiene la especificidad de reducirnos al SILENCIO, con nuestro consentimiento.

 

[…]

 

¿Queremos vivir en un mundo donde se nos priva de todo el libre albedrío, un mundo gobernado por el control, la infantilización, el miedo, la obediencia ciega, el chantaje, la culpa, el desgarro de nuestros lazos emocionales y nuestra dependencia económica, pero también un mundo donde se nos utiliza como cobayas cada día más?

 

[…]

 

¿Hay algo que pueda asustar a la mayoría de la gente más que este mundo que le estoy describiendo? Sí. La gente tiene más miedo que cualquier otra cosa de darse cuenta de que son psicópatas cínicos que juegan con sus vidas, les mienten, les acosan y les manipulan.Y entonces prefieren justificar todas estas medidas, e incluso inventar otros miedos que les permitan preservar sus ilusiones: la negación de ver el acoso en la cara, lo que supondría admitir que estamos manipulados y perseguidos, y probablemente que no tenemos otra salida que enfrentarnos al problema. Así que nos vendamos los ojos además de cubrirnos la cara.

Ese es el mayor problema.

Aquellos de cuyas órdenes dependemos en la medida en que las obedecemos representan a padres de sustitución (que nos dicen si está bien/si está mal, etc.) y ¿qué pasa si nuestros padres sustitutos son psicópatas que quieren hacernos daño? Automáticamente, a nivel psicológico, cuando no vemos una salida, es muy frecuente que entremos en el delirio del verdugo, y que lo justifiquemos.

Esto se llama: Síndrome de Estocolmo.

Así que la mayoría de la gente prefiere hacerse ilusiones aunque vayamos directamente al matadero.

 

[…]

 

De nuevo, no tenemos que estar a favor o en contra absolutamente, el pensamiento no funciona con dogmas y letanías que se repiten una y otra vez: "Lávate las manos cinco veces al día" u otros eslóganes similares! La única buena noticia es que el mundo tendrá las manos más limpias que en 2019, al menos en el sentido literal, porque en sentido figurado me temo que muchos se habrán ensuciado más las manos este año. Necesitamos: pensar. Sin inquisiciones, sin que Cerbero nos diga "no hay derecho a pensar esto", sin que las arpías vengan a perseguirnos tan pronto como nos atrevamos a abandonar el dogma oficial.

 

[…]

 

¿Cuáles son los obstáculos a los que nos enfrentamos para diagnosticar adecuadamente la situación?

*La propaganda de masas

*La incredulidad ante el cinismo y la malevolencia que nos apuntan a nosotros (el pueblo) y la banalización del mal.

*Negación parcial o total

La negación es la imposibilidad parcial o total de imaginarse la pérdida del mundo que una vez conocimos. Todos esperan "el regreso como antes", negando la realidad de lo que está pasando y el traumatismo sufrido.

*Las divisiones

Con las fisuras, el cuerpo social se divide en dos campos ferozmente opuestos: estas famosas fisuras conducen a discusiones estériles, a peleas en el seno de las familias, y son la marca de la manipulación así como de la patología mental que circula en el cuerpo social.

¿Por qué la gente discute sobre la máscara/no máscara? Porque están condicionados a hacerlo, con eslóganes, no con pensamientos! Porque hay dogmas insertados (opiniones erigidas en verdad) que hacen que, dependiendo de si has sido sensible a este o aquel dogma, ¡defenderás tal tesis!

Por ejemplo, se nos dijo que teníamos que estar a 2 metros de distancia el uno del otro, y esto a partir del miedo. No hemos validado un pensamiento, sino que hemos registrado el buen y el mal comportamiento asociado al MIEDO. ¡Así que es el miedo lo que domina el pensamiento! El miedo que Platón dijo que nunca debes dejar que maneje los enganches de tu carro. Debes tenerlo en respeto en el asiento trasero, porque es a partir del miedo que se han visto los peores horrores en la historia de la humanidad.

[…]

La mayoría prefiere hacerse ilusiones aunque vayamos directamente al matadero", según la psicóloga y doctora en psicopatología Ariane Bilheran

Estas divisiones hacen imposible entenderse, porque la gente simplemente no habla con el mismo nivel de información, y no tratando de escuchar el punto de vista del otro y buscando a partir de qué argumentos puede apoyar tal punto de vista. Es el eslogan del miedo lo que prevalece, por lo que no puede haber una discusión iluminada con las emociones que han invadido la psique de la persona. Y hablo de miedo, pero también podríamos hablar de la  culpabilidad .

El miedo y el sentimientos de impotencia, junto con la imposibilidad de comprender las manipulaciones psicológicas y los conflictos de lealtad en los que estamos prisioneros por la propaganda de masas, engendran entonces la agresividad en el cuerpo social.

Así que no intentes convencer a las emociones,  ¡es una causa perdida!

Hay, frente al delirio paranoico, y siempre es la misma historia, los que están convencidos por el análisis, la demostración (y no necesariamente los intelectuales, cuyos estudios en psicología social han demostrado por desgracia la sumisión mayoritaria a los sistemas totalitarios), y ven el peligro que se avecina, y los que necesitan experimentar la paranoia en su momento totalitario de destrucción masiva para ser obligados a abrir los ojos que se llenarán de lágrimas.

Así es, y creo que debemos trabajar para acogerlo con compasión, sin crear más frustración, ira o agresividad.

La ola totalitaria, la experimentamos, está llegando.

 

[…]

 

Recordemos la dialéctica del amo y el esclavo en La Fenomenología del Espíritu. Hegel, al hacerlo, describe el camino de la conciencia que se revela a sí misma. La primera fase es la de la esclavitud, el esclavo se ha convertido en esclavo por haber preferido la servidumbre a la muerte, y su reconocimiento es esencial para el amo que necesita disfrutar de su poder a los ojos del esclavo. 

El amo obviamente reduce al esclavo a una cosa (objetivación), no como un ser autoconsciente. Su voluntad es objetivizar. No hay amo sin esclavo, dice Hegel. El amo, por lo tanto, depende del esclavo para existir como amo.

Luego viene la fase del vuelco. Hegel especifica que la relación del esclavo con el ser es dialéctica, porque su ser es negado por su instrumentalización en tanto que esclavo, reducido al estado de una mercancía, pero es imposible que este momento de negatividad no encuentre su resolución, debido a la naturaleza universal de la dialéctica del Espíritu. Para decirlo claramente: el momento de la negatividad absoluta está condenado a desaparecer. Uno se convierte en esclavo por el miedo a la muerte. Pero el esclavo, por ser portador del deseo de libertad y encarna el Espíritu, mientras que el amo descansa sobre su dependencia del esclavo, termina por dar la vuelta a la situación y liberarse del amo.

Este es el camino de la conciencia humana.

Venceremos porque somos más numerosos, más poderosos, más creativos, más valientes que esos psicópatas que juegan con nuestra humanidad y se alimentan de ella como todos los depredadores acechadores. Ganaremos, sí, pero sólo con una condición: que no renunciemos a lo que nos convierte en un esclavo que derrocará a su amo: el Espíritu.

Si nos dejamos desposeer de nuestro Espíritu, porque lo permitimos, es seguro que el Maestro sólo reinará sobre los esclavos descerebrados, sin conexión con su subjetividad, ni con los ideales, ni con las leyes morales y espirituales.

Lo que está sucediendo es de un gran refinamiento.

 

[…]

 

Por último, debo decir, a título de psicóloga para niños que  estoy en mi primera formación, que estoy muy alarmada por el formato totalitario en la escuela, que se está convirtiendo en un lugar de abuso y desocialización en algunos países como consecuencia de esta pandemia (niños en jaulas en Tailandia, por ejemplo), y las declaraciones sobre el uso de máscaras que son obligatorias a la edad de 6 años en la escuela me parecen absolutamente preocupantes. ¿Ponemos a los niños en jaulas sin que nadie se estremezca? ¿Les estamos imponiendo los instrumentos de amordazamiento? Abramos los ojos a las consecuencias de convertir a los niños en cobayas por todo este delirio paranoico.

Un niño está en construcción psíquica y relacional, aprende a reconocer las intenciones del otro en su cara, con su sonrisa, y necesita contacto. La escuela se convierte así en el lugar de la insensibilización pero también de la deconstrucción de la socialización, ¡es un sinsentido impresionante! Protejamos a los niños de los experimentos psicológicos y psicosociales arriesgados y de maltrato.

 

[…]

 

La protección de los niños es una prioridad fundamental para la humanidad, es hora de dejar de negociar sobre el tema, y yo diría que es hora de que los padres recuperen sus instintos protectores y no se dejen tragar y distraer por la rutina diaria que ya no les permite distinguir los verdaderos peligros a los que están sometidos sus hijos.

Rechazar sistemáticamente los neologismos de la neolengua, y no pronunciarlos para no incorporar su existencia en el nuevo lenguaje delirante orwelliano. En estos neologismos, el más famoso es "conspiración", que no significa nada, y tiene como objetivo modificar nuestra representación de lo real mediante un lenguaje manipulado y perverso. "Complotista" significa " expulsar", "perseguir", "condenar al ostracismo", y nada más. Este neologismo paraliza como una amenaza de destierro cualquier pensamiento que cuestione el peligro al que se enfrenta la humanidad, los excesos de poder y sus ambiciones totalitarias. Porque quien denuncia los complots fomentados por los poderosos en el poder contra los pueblos esto se llama, no un conspirador, sino un filósofo. Esto es lo que la alta filosofía política y moral, ha comenzado con Platón, Aristóteles y Cicerón, ha hecho desde los comienzos de los tiempos.

 

[…]

 

Aferrarse a lo divino, a lo vivo, a la "energía espiritual" como la llamaba Bergson, trabajar para liberarse de los pánicos emocionales para no ser más manipulados por vuestras emociones.

Volvamos a ser seres cuya dignidad no es negociable, seres con una estructura vertebrada, aferrados a nuestros ideales de justicia, verdad, libertad y paz, que nos trascienden y humanizan. No somos moluscos, somos vertebrados y debemos permanecer absolutamente erguidos, recuperando nuestros corazones, es decir, nuestro coraje como valerosos protectores de los vivos de la tierra.

Un puñado de psicópatas sólo puede controlar el mundo si lo consentimos y aceptamos. Un puñado de resistentes puede salvarlo; nunca han sido muchos, los que han podido ver de frente el momento paranoico cuando comienza su embestida, la psicología social habla generalmente de un 1% capaz de cuestionar el poder cuando va a la deriva en un mundo totalitario, y generalmente son las personas que tienen fuerzas de vida en ellas, una vez más, y no las que, a fuerza de pensar demasiado, se han desconectado de sus corazones.

[…]

 

Salvad vuestras almas frente a la ley marcial que puede extenderse por todo el mundo. Pero recuerden que nunca en la historia el momento totalitario ha durado ad vitam aeternam en su máxima tensión, ya que la tierra está gobernada por esta energía espiritual de los vivientes".

 

Lea el artículo completo:

- Ariane Bilheran: "El momento paranoico (el estallido totalitario) frente a la dialéctica del amo y del esclavo"

- Descargue el artículo en formato pdf

 

covidinfos

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents