Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


La Fábrica de una pandemia - ¿Quién podría organizarla y por qué? Parte I

Publié par Contra información sur 8 Septembre 2020, 14:22pm

La Fábrica de una pandemia - ¿Quién podría organizarla y por qué? Parte I

Es difícil no notar algo artificial en la "pandemia" que nos están anunciando actualmente con respecto al nuevo virus Covid-19. La cobertura mediática de este evento tiene todas las características de una campaña de histeria coordinada:

*el recurso a las emociones en lugar de los datos y la lógica (por ejemplo, vídeos mostrando hospitales y depósitos supuestamente desbordados que pueden ser fácilmente puestos en escena, o producirse a causa de situación natural sin relación con el Covid-19)

*el rechazo a mencionar incluso los contra-argumentos más obvios (por ejemplo, los medios de comunicación nunca compararán el número de muertes causadas por la gripe en los últimos años con las muertes relacionadas con el Covid-19)

*y una completa censura de todas las opiniones en desacuerdo con la narrativa de los medios de comunicación, incluso las emitidas por expertos reconocidos.

Hemos sido testigos de la publicación de muchas historias falsas, como el reportaje de la CNN sobre los cuerpos abandonados en las calles de Ecuador, que luego fue desmontado. A menudo hemos visto titulares histéricos que no se apoyan de ninguna manera por el contenido del artículo.

Por último, la cobertura nacional, al igual que la local, es siempre vaga, sin decir nunca exactamente quién está enfermo o qué tiene, o si está en casa o en el hospital, y nunca se dice cómo se está tratando la enfermedad. La imprecisión de los medios de comunicación es un signo inequívoco de mentira.

Los medios de comunicación siguen diciendo, sin ninguna proporción con la realidad, que es la nueva normalidad, y que bien podríamos acostumbrarnos a ella, que el mundo nunca será el mismo que antes del coronavirus. Esto es nada más y nada menos que una guerra psicológica convencional.

¿Por qué una epidemia viral requeriría "operaciones psicológicas", es decir, a menos que se esté preparando algo más importante?

Como de costumbre, los medios de comunicación se refieren a todos los que se oponen a su versión de los hechos como "teóricos de la conspiración".

Sin embargo, además de los escépticos habituales como James Corbett o Del Bigtree, ahora tenemos muchos científicos y médicos de renombre que cuestionan públicamente la versión de los hechos presentada por los medios de comunicación y los gobiernos.

Se trata, por nombrar algunos: el Dr. Sucharit Bhakdi, profesor emérito de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia y antiguo director del Instituto de Microbiología Médica; el Dr. Wolfgang Wodarg, miembro del APCE; la Profesora Dolores Cahill, Vicepresidenta del Comité Científico del IMI (tiene más títulos importantes de los que puedo poner aquí); el Dr. Peer Eifler de Austria; el Dr. Claus Köhnlein; Dr. Scott Jensen, el Senador de Minnesota; Harvey A. Risch, Profesor de Epidemiología en la Escuela de Salud Pública de Yale.

Cada una de estas personas inteligentes, elocuentes y dignas de confianza con credenciales de primera clase, está en desacuerdo con la historia oficial.

Todos estos médicos acusan a los medios de comunicación, a los gobiernos y a la OMS de haber fabricado la pandemia del Covid y de haber abusado de sus facultades al tomar medidas extremas ante una enfermedad que no mostraba signos de ser peor que una gripe estacional típica.

Algunos de esos médicos agregan acusaciones aún más perturbadoras, a saber, que algunos pacientes han muerto porque los médicos utilizaron el protocolo de tratamiento equivocado, que se ha ordenado a las autoridades médicas que citen el "coronavirus" como causa de muerte aunque no se haya realizado ningún análisis de coronavirus, que muchas muertes se han producido al colocar a personas con Covid-19 activo en residencias de ancianos o en hogares de ancianos y, por último, que se está negando a la población un medicamento capaz de salvar cientos de miles de vidas.

La pregunta es: ¿esta campaña de miedo es una reacción exagerada y espontánea ante un nuevo virus, o fue organizada por alguien para lograr objetivos maliciosos?

Si llegamos a la conclusión de que la pandemia es realmente falsa, que la campaña mundial de los medios de comunicación fue fabricada, que los funcionarios y la OMS fueron sobornados o coaccionados, entonces surgen otras preguntas. ¿Alguien tiene la capacidad de hacer eso?

Si es así, entonces ¿por qué lo hicieron y cómo?

Mucho antes de esta "pandemia", hemos oído decir que estamos viviendo en un período de crisis, pero parece que nadie identifica completamente la crisis o el motivo de la misma. En nuestra opinión, la falsa pandemia está estrechamente vinculada a esta crisis y es imposible comprender los acontecimientos actuales sin tener una idea clara de la crisis.

Una breve respuesta a las preguntas planteadas anteriormente: estamos viviendo en una época única, al final de un proyecto colonial europeo que existió durante 500 años, haciendo de Europa y los Estados Unidos la parte más rica e influyente del mundo y la envidia de la mayoría de sus habitantes.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta los años 60, este proyecto colonial fue gradualmente reemplazado por el neocolonialismo, controlado casi exclusivamente por los plutócratas americanos. En los últimos 10 a 20 años, los sistemas de neocolonialismo comenzaron a colapsar debido al auge económico de China y la degeneración de las elites occidentales. En los últimos años, lo que llamamos el mundo libre ha mantenido su forma de vida simplemente endeudándose cada vez más.

Esta situación no puede continuar indefinidamente, y cabe esperar muy pronto una fuerte caída del nivel de vida en los Estados Unidos, el Reino Unido y la mayoría de los países europeos, acompañada de una enorme agitación social. La plutocracia de EE.UU. no tiene medios económicos o militares para detener este colapso.

Una solución inteligente sería echar la culpa a un fenómeno natural, como la enfermedad, y luego justificar toda la violencia necesaria para mantener los problemas resultantes de la crisis bajo control.

Los plutócratas de EE.UU. controlan cómodamente la mayoría de los medios de comunicación del mundo y tienen una enorme red de fundaciones "caritativas" e instituciones de ONG afiliadas en todo el mundo. Esta red se ha utilizado durante generaciones como instrumento para influir en los medios de comunicación, las instituciones educativas, los gobiernos y las organizaciones internacionales, con fines de ingeniería social y control ideológico.

Ahora discutiremos la breve tesis anterior con más detalle.

La Fábrica de una pandemia - ¿Quién podría organizarla y por qué? Parte I

¿Es posible una tal campaña?

¿Hay alguien capaz de organizar una campaña mediática global apoyada por los gobiernos y las organizaciones internacionales?

Sí, podemos estar seguros de que tales actores existen porque tenemos un ejemplo reciente de una campaña mediática de este tipo que fue claramente creada artificialmente.

Casualmente, esta campaña también tenía como objetivo convencer a la población de que estábamos en peligro inmediato y que había que tomar medidas drásticas para salvarnos.

Estoy hablando, por supuesto, de la campaña de Greta Thunberg.

En poco tiempo, una niña de 13 años poco atractiva fue elevada al estrellato mundial por agentes misteriosos. Quien organizó esta campaña también logró que Greta hablara en las Naciones Unidas, el Parlamento Europeo, el Foro Económico de Davos, etc. Además, Amnistía Internacional le ha concedido un premio. Esto no tiene sentido si Amnistía Internacional no está dirigida por el mismo centro que controla nuestros medios "independientes".

Recientemente, el primer premio de la Fundación Gulbenkian para la Humanidad, que asciende a aproximadamente un millón de euros, fue otorgado a Greta. Ha sido descrita como "una de las figuras más destacadas de nuestro tiempo" y "una personalidad carismática e inspiradora".

Es muy poco probable que los periodistas de todo el mundo se hayan fascinado tanto por esta niña y por el simple mensaje que se le enseñó a transmitir. Es igualmente improbable que las Naciones Unidas, el Foro de Davos y el Parlamento Europeo decidieran independientemente que sus tópicos eran algo interesante e importante para escuchar en persona. Y estoy seguro de que la gente de Amnistía Internacional y de la Fundación Gulbenkian no están tan disgustados como para creer sinceramente en la grandeza de Greta.

Creer que esta campaña fue causada exclusivamente por las virtudes de Greta sería tan ingenuo como creer que la campaña mediática soviética de los años sesenta, que una vez glorificó a la "simple niña soviética" que quería donar sus ojos al líder ciego del Partido Comunista Americano Henry Winston, se debió a un sincero interés periodístico en esta "heroína" en lugar de ser encargada por el Politburó.

Por lo tanto, podemos concluir con seguridad que existen fuerzas capaces de organizar campañas mundiales de medios de comunicación e influir en los círculos del poder.

Se han escrito volúmenes sobre el control plutocrático de los medios de comunicación de los EE.UU., incluyendo  "Manufacturing Consent" por Edward Herman y Noam Chomsky, "The Media Monopoly" por Ben Bagdikian, "Taking the Risk out of Democracy" por Alex Carey, "Media Control" y "Necessary Illusions" por Noam Chomsky.

Ya en 1928, Edward Bernays, considerado el padre de las relaciones públicas en los Estados Unidos, escribió

"En casi todos los actos de nuestra vida cotidiana, ya sea en la política o en los negocios, en nuestra conducta social o en el pensamiento ético, estamos dominados por el relativamente pequeño número de personas... que entienden los procesos mentales y los patrones sociales de las masas. Ellos son los que tiran de los hilos que controlan la mente del público".

Noam Chomsky lo dijo más claramente:

"Cualquier dictador admiraría la uniformidad y la obediencia de los medios de comunicación americanos."

Tenga en cuenta que el control de los medios de comunicación de EE.UU. se efectúa sin necesidad de poseerlos directamente. Herman y Chomsky citan a Sir George Lewis, según el cual el mercado promovería estos periódicos  

"beneficiándose de la preferencia de un público informado, los anunciantes han adquirido una autoridad de facto en materia de licencias, ya que, sin su apoyo, los periódicos han dejado de ser económicamente viables".

Por supuesto, sólo los grandes anunciantes pueden ejercer un poder político significativo sobre los medios de comunicación. En la siguiente parte de nuestro artículo, describiremos una fuente aún más importante de control de los medios, las llamadas fundaciones de caridad.

En gran medida, los principales medios de comunicación fuera de los Estados Unidos también están controlados por plutócratas estadounidenses.

Este control se debe en gran medida al hecho de que la abrumadora mayoría de los periódicos de todo el mundo obtienen sus artículos internacionales de tres (3) agencias de noticias. Dos de las tres principales agencias de noticias, Reuters y Associated Press, están directamente controladas por plutócratas de EE.UU.

El papel de las agencias de noticias se analiza en el artículo titulado  "The Propaganda Multiplier"  publicado en Off-Guardian. En un estudio de caso concreto, se examinó la cobertura geopolítica en nueve importantes diarios de Alemania, Austria y Suiza desde el punto de vista de la diversidad y el rendimiento periodístico.

Los resultados confirman una fuerte dependencia de las agencias de noticias mundiales (63% a 90% del contenido, sin contar los comentarios y las entrevistas) y la ausencia de sus propias investigaciones.

Los métodos de control más directos se describen, por ejemplo, en el libro "Journalists for Hire": How the CIA Buys the News, del Dr Udo Ulfkotte.  El Dr. Ulfkotte murió de un ataque al corazón a una edad relativamente joven poco después de la publicación de su libro en 2014. Una traducción al inglés de su libro ha sido catalogada como "Actualmente no disponible" en Amazon durante años.

La mano invisible del mercado libre se niega a llevar este libro a sus lectores. Aunque el Dr. Ulfkotte sólo menciona a la CIA en el título de su libro, señala que las fundaciones "caritativas" también están muy involucradas en el control de los medios de comunicación extranjeros.

Lo más difícil de entender es cómo los gobiernos de todo el mundo se vieron obligados a aceptar los relatos de los medios de comunicación durante esta falsa pandemia.

Para empezar, la mayoría de los gobiernos no tienen una capacidad independiente en la evaluación de los acontecimientos médicos y no tienen otra opción que aceptar los consejos de la OMS. Además, el gobierno de los Estados Unidos y las organizaciones médicas mundiales han utilizado su influencia.

Uno de los raros jefes de Estado que se atrevió a rechazar el pánico por el coronavirus, el Presidente de Bielorrusia, Lukashenko,  ha testificado  que el FMI y el Banco Mundial le ofrecieron 950 millones de dólares si introducía la cuarentena, el confinamiento  y el toque de queda "como en Italia".

La red de influencia plutocrática

Para organizar una campaña global que cambie las vidas de todo el mundo, se requiere una fuerza que merece ser llamada un gobierno en la sombra. Theodore Roosevelt, quien fue presidente de los Estados Unidos de 1901 a 1909, le dijo al mundo:

"Detrás del gobierno abierto hay un gobierno invisible que no tiene ninguna lealtad ni responsabilidad hacia el pueblo."

Llamó a este gobierno en la sombra "la impía alianza entre las empresas  y los políticos corruptos".

Sin embargo, para dirigir un gobierno en la sombra a esta escala se necesitan instituciones grandes y bien financiadas. los Skull & Bones, los masones o los Illuminati no harían el trabajo. Se necesitaría una amplia red de instituciones que empleen profesionales bien remunerados con trayectorias profesionales fiables.

La única manera de gestionar una red tan amplia (diseñada, en cierto modo, con fines esencialmente nefastos) sería mantenerla a la vista, pero disfrazada con una cubierta aparentemente inocente. Los plutócratas americanos encontraron hace mucho tiempo la cubierta perfecta para establecer instituciones gubernamentales en la sombra.

Estas instituciones están enmascaradas como fundaciones "caritativas". Estas fundaciones actúan financiando vastas redes de "grupos de reflexión" y ONG en todo el mundo, y por lo tanto su poder no está limitado por las fronteras nacionales.

Las fundaciones más conocidas son, por nombrar algunas: La Fundación Rockefeller, la Fundación Ford, la Fundación Open Society, la Fundación Carnegie y la Fundación Bill & Melinda Gates.

Una de las principales actividades de las fundaciones consiste en ayudar a los periodistas, académicos y expertos a hacer carrera y a ascender a puestos importantes. Las fundaciones ayudan a los periodistas y académicos en dificultades otorgándoles premios "prestigiosos", becas y subvenciones de investigación. Aunque muchos de estos profesionales pasan la mayor parte, o la totalidad de sus carreras en el mundo académico y en el gobierno apoyados principalmente por el dinero de los contribuyentes, obtienen estas nominaciones lucrativas y prestigiosas gracias a su historial de conformidad al programa de la fundación.

Por ejemplo, nada ayudará más a un reciente doctorado en ciencias políticas o sociales a obtener un puesto de profesor titular que la concesión de una beca por parte de una fundación. De esta manera, las fundaciones aprovechan su dinero para reclutar profesionales que han demostrado su lealtad a posiciones apoyadas por el dinero del estado por una cantidad mucho mayor que la que han gastado en premios, becas y subvenciones. El resultado es que, aunque pocas personas se rebelan ocasionalmente, la mayoría de los profesionales de la esfera ideológica entienden el juego y siguen el curso de la acción.

Las fundaciones a menudo colaboran estrechamente con la CIA, pero sería un error decir que las fundaciones están controladas por la CIA. Más bien, la misma gente que controla las fundaciones también controla el gobierno - incluyendo la CIA. Los dos sistemas son sólo partes de un sistema más amplio que comparte libremente cuadros entre entidades; esto se denomina a menudo "puerta giratoria". Por ejemplo, Reuel Marc Gerecht, un ex oficial de la CIA, es ahora un investigador principal de la "Fundación para la Defensa de las Democracias".

Como ya se ha mencionado anteriormente, las fundaciones actúan a través de grupos de reflexión y ONG. Existen cientos o miles de estas organizaciones. No haremos el esfuerzo de clasificarlas y enumerarlas. Simplemente llamaremos a todas las fundaciones, así como a los grupos de reflexión y las ONG, la Red de Influencia plutocrática (PIN).

La Plutocratic Influence Network (PIN; La Red de Influencia Plutócratica) está implicada en el control ideológico, la ingeniería social y la subversión directa de las "dictaduras", es decir, de los regímenes que no permiten a los plutócratas estadounidenses explotar su país. Los medios de comunicación plutócratas prefieren llamar a la PIN "sociedad civil", disfrazando hábilmente a la PIN como una red suelta de iniciativas ciudadanas independientes y basada en la democracia.  

Esto es lo que hacen los think tanks, según Martin S. Indyk, vicepresidente y director del programa de política exterior de Brookings, uno de los think tanks más antiguos y prestigiosos de Washington:

"Nuestro trabajo es influir en la política a través de investigaciones académicas e independientes, basadas en criterios objetivos, y para ser pertinentes desde el punto de vista político, necesitamos involucrar a los dirigentes políticos".

 

Por supuesto, la "investigación objetiva" nunca produce resultados que vayan en contra de los intereses plutocráticos.

Según Matt Taibbi:

"la mayoría de la docena de 'instituciones de investigación' financiadas por el sector privado tienen un gran impacto en el discurso público. La Heritage Foundation, la American Enterprise Institute y la Cato Institute existen únicamente para producir investigaciones y comentarios que influyan en la opinión pública. Tienen lujosas salas para conferencias de prensa y mesas redondas, y su personal - gente como Cohen de Heritage y McFaul de Carnegie - esperan casi 24 horas al día la llamada de los periodistas.”

    The Russia Journal, 15-21 de marzo de 2002.

 

Los grupos de reflexión también reciben dinero directamente de las empresas y gobiernos occidentales. Para complicar aún más las cosas, las fundaciones se conceden subvenciones entre sí y a veces a empresas privadas.

La magnitud de la actividad de las fundaciones y los  think tanks es enorme. Según el comentarista político Vladimir Simonov, en 2004 "había por lo menos 2.000 organizaciones no gubernamentales rusas que vivían de subvenciones estadounidenses y otras formas de ayuda financiera". Se gastan varios millones de dólares para "apoyar ciertos "centros de prensa independientes", "comisiones públicas" y "fundaciones caritativas"". (RIA Novosti, 1º de junio de 2004).

Los cuernos malignos de los cimientos surgen en los lugares más inesperados. La Organización Mundial de la Salud, que la mayoría de los miembros presumen de ser un recurso público, cuenta con el apoyo "generoso" de la Fundación Bill y Melinda Gates (FBMG).

Swissmedic, el Organismo Suizo de productos terapéuticos, (que suena como la encarnación de la limpieza y de la neutralidad) también es apoyado por el FBMG. No hay duda de que encontraremos dinero de la fundación en cientos de otras organizaciones que habíamos supuesto que eran neutrales.

Sólo podemos adivinar cómo este dinero influirá en los burócratas y por lo tanto pondrá cantidades mucho mayores de dinero de los contribuyentes bajo el control de las fundaciones. Como muestra la experiencia, los burócratas y los políticos son sorprendentemente fáciles de corromper. Todo lo que se necesita es un poco de dinero extra para viajes o unas cuantas conferencias en lugares atractivos. También pueden ser pequeñas bonificaciones además de su salario, o una oportunidad de conseguir un trabajo bien pagado y honorable después de la jubilación, o buenos trabajos para los parientes y amigos del burócrata.

Aunque es difícil penetrar en el mundo secreto de la Red de Influencia Plutocrática, los acontecimientos a veces nos muestran el grado de control coordinado que existe allí. ¿Cuál es el vínculo entre  Transparency International (TI) y la falsa pandemia del Covid?

El Dr. Wolfgang Wodarg, un ex miembro destacado del consejo de administración de la TI, ha negado públicamente la existencia de la pandemia. En respuesta, Transparency International ha retirado al Dr. Wolfgang Wodarg de su consejo de administración. Esta es una situación extraña.

El Dr. Wodarg (que es médico) había expresado su propia opinión profesional que no estaba relacionada con su trabajo en la TI. La censura de la TI sólo puede explicarse por una orden de quienes la financian y controlan, es decir, la misma Plutocratic Influence Network que, en nuestra opinión, la que organizó toda la campaña del Covid.

Cualquier investigación seria sobre la Red la Plutocratic Influence Network  requiere enormes recursos y voluntad política. El Congreso de los Estados Unidos sólo ha intentado investigar las fundaciones en dos ocasiones, la primera entre 1913 y 1915 (la Commission Walsh) y la segunda en 1954 (el Comité Reece).

La Comisión Walsh se creó para estudiar las relaciones industriales y sólo abordó las fundaciones de manera tangencial. En su informe final de 1915 se subraya que el propósito de una fundación no es la caridad, al menos no en el sentido original de la palabra, sino el control ideológico sobre la educación y los medios de comunicación:

La dominación de los hombres en cuyas manos descansa el control final de gran parte de la industria estadounidense no se limita a sus empleados, sino que se está expandiendo rápidamente al control de la educación y del "servicio social" de la nación. Este control se extiende en gran medida mediante la creación de enormes fondos gestionados por el sector privado con fines indeterminados, en adelante denominados "fundaciones", mediante dotaciones a colegios y universidades, por la creación de fondos de jubilación de profesores, por las contribuciones a organizaciones caritativas privadas y por el control o la influencia de la prensa pública.

La comisión Reece llevó a cabo una investigación más exhaustiva, pero no tuvo éxito porque fue saboteada por fuerzas poderosas del Congreso. Sin embargo, se reunieron muchos documentos valiosos y en 1958 René A. Wormser, miembro del Comité, publicó un libro, Foundations: Their Power and Influence, en el que describió los resultados de la investigación.

No tenemos espacio aquí para revisar este libro y nos limitaremos a unas pocas citas cortas.

Wormser hace notar que la investigación social financiada por las fundaciones ejerce una gran (y terrible) influencia sobre el gobierno:

Muchos de estos universitarios... son "expertos" y asesores de muchas agencias gubernamentales. Se puede decir que los especialistas en ciencias sociales han llegado a constituir una cuarta rama importante del gobierno. Son consultores del gobierno, planificadores y desarrolladores de la teoría y la práctica del gobierno.

No están sujetos a los controles y equilibrios a los que están sujetos los otros tres poderes del Estado (legislativo, ejecutivo y judicial). Han ganado su influencia y posición en el gobierno a través del apoyo de las fundaciones.

Además, gran parte de esta investigación puede calificarse de "científica", es decir, pseudociencia que pretende ser tan objetiva como la física, pero que en realidad produce los resultados deseados por quienes la llevan a cabo.

Wormser cita el informe de 1925 dee la Carnegie Endowment for International Peace que expone abiertamente sus objetivos coercitivos y antidemocráticos:

"Detrás de todas estas iniciativas se encuentra la tarea de educar e iluminar a la opinión pública para que pueda no sólo guiar sino también limitar las acciones de los gobiernos y funcionarios en la dirección de un progreso constructivo".

El libro también describe brevemente un caso flagrante de ingeniería social de la Fundación Rockefeller cuando apoyó la investigación del Dr. Kinsey sobre el sexo falso. Los informes de Kinsey eventualmente provocaron grandes cambios en la vida privada de los americanos.

Podemos concluir aquí que la red de influencia plutocrática se creó para influir en la educación, la opinión pública y los gobiernos. Puede incluso cambiar nuestras actitudes más básicas y privadas a través de la propaganda clandestina y falsas "investigaciones" sociales. Los plutócratas disponen de enormes recursos y de varios miles de profesionales formados para llevar a cabo estas tareas. Por lo tanto, es muy probable que cuenten con las herramientas adecuadas para crear una falsa pandemia.

A continuación discutiremos sus técnicas y objetivos específicos.

Continuará en la segunda parte

 

off-guardian

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents