Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


El mundo del Covid.. ¡Resiste!

Publié par Contra información sur 25 Septembre 2020, 15:10pm

El mundo del Covid.. ¡Resiste!

EL COVID 19 es utilizado para crear una dictadura fascista global. Desde Nueva Zelandia hasta los Estados Unidos, las llamadas democracias occidentales han adoptado y desarrollado el modelo chino de tecnocracia para crear un único estado de bioseguridad. Este estado corporativo globalista será controlado y administrado por un lejano cártel de gobierno global de burócratas designados. Es para servir sólo a los intereses de un grupo pequeño y desproporcionadamente rico que podemos llamar la clase parásita.

Cada aspecto de vuestra vida será supervisado y controlado mientras avanzamos hacia el estado de vigilancia final. Vuestra capacidad para trabajar, socializar, viajar, hacer negocios, acceder a los servicios públicos y comprar bienes y servicios esenciales será dictada y limitada por el estado, dependiendo de vuestro estado de bioseguridad o inmunidad.

Este proceso de transformación está en marcha. Ya no eres un ser humano, representas un riesgo de bioseguridad. Como tal, puede ser transferido a un campo de cuarentena militar controlado por el estado cuando el estado lo considere necesario. La detención sin juicio será la norma. Se prohibirá la protesta a menos que se ajuste a la agenda de la clase parasitaria.

No saldrás de la casa sin ella

No saldrás de la casa sin ella

Tus hijos ya no serán tuyos. Pertenecerán al estado. El consentimiento de los padres para los procedimientos médicos se presumirá o, en el caso de los procedimientos obligatorios, no se requerirá. Una vez que el estado de bioseguridad esté firmemente establecido, el consentimiento será un recuerdo lejano.

Cada vez tenemos menos posibilidades de poner fin a esta dictadura fascista global. La protesta violenta no funcionará. No sólo son moralmente indefendibles, sino que son tácticamente ingenuas.

 

La violencia es el lenguaje del opresor. El estado mundial domina totalmente la instigación del empleo de la fuerza. La represión, en respuesta a un levantamiento violento, es la ferviente esperanza del opresor. Permite al estado ejercer más, no menos, control autoritario.

En realidad, para detenerlo, todo lo hace falta es negarse, en masa, a cumplir. Tenemos que hacerlo con los ojos abiertos. No será fácil y muchos de nosotros seremos severamente castigados por un tirano desesperado. Sin embargo, si no nos ponemos de pie ahora, estamos condenando a las generaciones futuras a niveles inimaginables de esclavitud y miseria.

Para imponernos esto, el aparato que está detrás ha invertido miles de millones en propaganda. La tecnocracia fascista, que se está construyendo actualmente a un ritmo alarmante, requiere nuestra cooperación. Sin ella, la dictadura de la bioseguridad no puede conseguir la autoridad que quiere.

Nuestros sistemas democráticos representativos no son los que nuestros antepasados dieron todo en construir. La clase parasitaria los ha vaciado de su sustancia, reemplazando los órganos del estado por los suyos propios, dejando sólo la cáscara como una quimera para mantener nuestras ilusiones y hacernos creer que tenemos alguna apariencia de control.

Es una loca carrera para tratar de usar su sistema para ganar nuestra libertad. Está diseñado para controlarnos. Las apelaciones a sus tribunales nunca nos harán justicia. Las pequeñas victorias temporales siempre serán anuladas. Tampoco podemos votar más fuerte y esperar que otro de sus títeres nos salve.

El objetivo del surgimiento de la democracia representativa es centralizar todo el poder mundial en manos de la clase parasitaria. Este rumbo es inexorable, y mientras persistamos en nuestra locura electoral, no lo cambiaremos.

Debemos construir algo nuevo para reemplazarlo. La solución obvia es la descentralización de todo el poder al individuo. Debemos construir una sociedad voluntaria.

Sin nosotros, sin nuestra obediencia, la clase parasitaria no es actualmente más que un grupo de ineficientes plutócratas en ciernes sentados en pilas de papel, creados de la nada y sin valor. Si no obedecemos, no hay líderes.

Si nos negamos a utilizar su sistema monetario, su usura será en vano; si decidimos no pagar sus impuestos, cortaremos su explotación económica y si nunca votamos por sus burócratas, no consentiremos su aristocracia designada y elegida.

Somos los científicos y los ingenieros, los médicos y las enfermeras; somos los constructores y los arquitectos, los mecánicos y los agricultores; somos los soldados que matan y mueren para su propio enriquecimiento; somos los policías que hacen cumplir sus reglas ilegales; Somos la gente que construye y trabaja en sus fábricas, somos los empleados de oficina y los empleados de banco que administran su sistema, los trabajadores de las tiendas, los programadores, los escritores, los artistas, los maestros, y somos la gente que, a través de nuestra creencia en su autoridad mítica, permitimos que la clase parasitaria nos controle.

Somos los dóciles, somos los receptores de todo el conocimiento y toda la sabiduría. Tenemos toda la tecnología que necesitamos y somos los expertos. Este es nuestro mundo, que hemos alquilado a las generaciones futuras, y no el suyo. Sin nosotros, la clase de parásitos es totalmente incapaz de controlar a nadie ni nada.

Debemos crear, no destruir. Debemos liberar a la ciencia, la tecnología, el arte y el conocimiento mismo de su control oculto. Debemos construir sistemas alternativos descentralizados, que permitan a la humanidad vivir como una coexistencia de seres libres y soberanos. Debemos centrarnos en la autosuficiencia, debemos apoyarnos mutuamente, dar la espalda a los sistemas de control del estado parasitario y construir nuestras propias comunidades autónomas.

Debemos rechazar cualquier intento de centralizar el poder. Podemos hacerlo rechazando categóricamente el concepto de autoridad.

Nadie tiene derecho a decirle a nadie más lo que tiene que hacer. Pero nadie tiene derecho a causar ningún daño o pérdida a otro ser humano. Podemos vivir en armonía porque somos capaces de respetarnos mutuamente por igual, sin reservas. Ya lo sabemos.

Ni un solo ser humano en esta Tierra tiene derecho a ordenar a otro que obedezca su autoridad. Ninguno de nosotros tiene ese poder. Por lo tanto, este poder nunca puede ser derivado de nosotros. No tenemos que regalarlo. La pretensión del Estado a la autoridad, recogida durante la ceremonia de la unción electoral, es una mascarada. Su autoridad no existe en la realidad, sólo en nuestra imaginación.

No necesitamos que nadie nos diga cómo vivir. No necesitamos que nadie nos diga cómo tratar con la pequeña minoría que no puede asumir la responsabilidad de sus propios actos. Una sociedad voluntaria sería una sociedad sin líderes, no una sociedad sin reglas.

No necesitamos sus sistemas de autoridad para vivir en relativa paz y armonía, ni los hemos necesitado nunca. El orden espontáneo está por todas partes alrededor de nosotros. Ya vivimos la inmensa mayoría de nuestras vidas libres del control del Estado y sin que nadie nos imponga reglas.

¿Una enfermedad o un mecanismo de control?

¿Una enfermedad o un mecanismo de control?

Salvo contadas excepciones, ningún estado obliga al agricultor a cultivar, ningún estado obliga a los trabajadores a recoger la cosecha o a los ingenieros a concebir y hacer funcionar las instalaciones de envasado, y ningún estado obliga a nadie a transportar el producto al mercado ni a ningún consumidor a comprarlo.

Este sistema no está controlado por una sola autoridad. Es una red compleja, a menudo global, de individuos libres, que actúan cada uno en su propio interés, creando un orden social armonioso que está mucho más allá del control operacional de cualquier estado. El Estado no tiene nada que ver con este orden social inconmensurablemente complejo.

Esta construcción social ordenada, que lleva alimentos a la mesa familiar, es totalmente voluntaria. Nuestra sociedad se construye a partir de millones de esos sistemas y de billones de acciones e intercambios voluntarios que se producen cada día. La sociedad voluntaria ya existe. Todo lo que tenemos que hacer es reconocerla y luego tomar el control. El estado es, y siempre ha sido, totalmente inútil. Es un obstáculo, no una ayuda.

¿Qué beneficio el estado y su reglamentación aportan a nuestras cadenas de suministro de alimentos? Pretende protegerla. ¿Proteger para quién?

Suprime el libre mercado para proteger los beneficios de las empresas multinacionales. Impone impuestos, elevando los costos de todos, para pagar sus guerras de explotación neocolonialistas. Impone salarios más bajos, reduce los márgenes de todos, desde los productores hasta los minoristas, empujando a algunos a la pobreza para ser presa del mismo estado corporativo.

Sus reglamentaciones en materia de normas alimentarias, que se supone que nos protegen, en realidad reducen la calidad de los alimentos, crean un desperdicio masivo, reducen la nutrición, causan más enfermedades y alargan las colas en la farmacia. De nuevo, en beneficio de la clase parasitaria y sus compañías farmacéuticas.

En un mercado verdaderamente voluntario y libre, ¿qué ganaría un proveedor al proporcionar a los consumidores productos de mala calidad y caros? Se irían rápidamente a la quiebra.

 

Sólo la reglamentación estatal puede facilitar una disminución de la calidad, a la vez que se elevan los precios, sin que nadie en la cadena de suministro, aparte de los oligarcas de la cima, se beneficien. El beneficio de las empresas es lo esencial, y el único propósito del estado es protegerlo.

Sin embargo, seguimos convencidos de que la sociedad no podría ordenarse espontáneamente sin la coacción forzada del Estado. Aunque, en gran medida, esto ya es así. No tenemos ni la capacidad ni los conocimientos para construir una sociedad de voluntarios. Nos falta confianza, porque este sistema pernicioso está diseñado para despojarnos de ella.

Se nos enseña, prácticamente desde el nacimiento, que el respeto a la autoridad es una virtud. Obedecer es ser bueno, la desobediencia es castigada. ¿Qué podríamos ser si, en lugar de ello, enseñáramos a nuestros hijos a pensar críticamente, que todos tenemos derechos iguales e inalienables, a no causar nunca daños o pérdidas y a cuidarnos porque no hay ninguna protección reclamada contra ninguna autoridad?

 

Desafortunadamente, una vez que entramos en el sistema educativo, la doctrina de la autoridad es vigorosamente reforzada por la perpetua repetición y la aplicación sistémica de recompensas y castigos. Se nos enseña lo que se nos permite saber. Esto nos prepara para ser trabajadores productivos y miembros responsables del estado.

Se nos autoriza a trabajar hasta que dejemos de ser productivos, sin ninguna ganancia, mientras nos dirigimos a nuestras tumbas en máquinas de resucitación farmacéutica, antes de que el estado intervenga para succionar los restos de nuestras vidas.

Esto no se está haciendo para nuestro beneficio. Estamos programados para creer en la ridícula noción de un estado benevolente. Un estado que sirve exclusivamente a la clase parasitaria y nuestras vidas son la verdadera mercancía.

El mundo del Covid.. ¡Resiste!

El  COVID 19 no es una enfermedad infecciosa de alto impacto, tiene una baja tasa de mortalidad y es absolutamente comparable a la gripe. Ni siquiera está claro que se pueda identificar como una enfermedad. Desafortunadamente, parece que la gran mayoría de nosotros estamos tan adaptados a nuestro entorno autoritario que no podemos cuestionar lo que nos dicen nuestros superiores.

COVID 19 no es más que un casus belli de la Tercera Guerra Mundial. Como los representantes del Estado admiten abiertamente, esta guerra es una guerra híbrida. Así como no existe un ser humano sano, tampoco existe una distinción entre la guerra y la paz.

Todo es una guerra y nosotros somos el enemigo. El objetivo militar es reducirnos a dóciles, dóciles esclavos al servicio del nuevo estado normal.

Tenemos que enfrentarnos a la realidad. En la nueva normalidad, provocada por la "cuarta revolución industrial", nuestro trabajo ya no es necesario. Sólo estamos destinados a consumir, y este consumo debe ser controlado despiadadamente. Como lo estamos nosotros.

No hay ni blanco ni negro, ni derecha ni izquierda, ni gay ni heterosexual, ni republicano ni demócrata, ni conservador ni laborista. Estas son sólo algunas de las divisiones impuestas por la clase parasitaria y su dócil perro faldero, los principales medios de comunicación, para mantenernos divididos e impedirnos ver la verdad.

Estamos juntos en el mismo barco. Todos nosotros. No importa dónde vivamos o en qué creamos. Todos somos parte de una única e inviolable verdad.

Llámalo Dios, Alá, Yahvé, el Espíritu Divino, el Universo, la Madre Tierra o la Ley Natural, sólo hay una verdad y todos la entendemos. No hagas daño, no causes pérdidas, asume la responsabilidad de tus acciones y trata a todos con compasión y respeto.

No somos sólo un grupo de átomos al azar. Somos seres espirituales soberanos. Tenemos un propósito y cada vida no tiene precio. Nos mantenemos juntos o nos desmoronamos.

Tienes una opción. Elija sabiamente.

¡Resista!

off-guardian.org

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents