Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


El miedo es un monstruo viral

Publié par Contra información sur 20 Août 2020, 16:07pm

El miedo es un monstruo viral

La lectura del libro de Hans Rosling, Factfulness, durante el verano de 2020, crea una sensación de surrealismo que habría estado ausente si hubiera leído este volumen en 2018 o 2019. En casi todas las páginas de Factfulness, Rosling destruye el mito popular según el cual los habitantes de la modernidad son confrontados a calamidades inminentes que van a destruirnos a nosotros y a la tierra.

Los temores generalizados, como la superpoblación, el terrorismo y el hecho de que los ricos se enriquecen mientras los pobres se estancan, revelan metódicamente ser totalmente injustificados o exagerados de manera exorbitante.

Pero hoy, en medio de los bloqueos en curso y sin que la histeria sobre COVID haya terminado, he perdido todo el optimismo natural que me habita  desde hace mucho tiempo y que se habría fortalecido de otra manera por el espléndido trabajo de Rosling.

Martillados 

La imagen que me viene a la mente es la de un martillo del herrero. Con una fuerza brutal, el estado ha hecho caer sobre la sociedad un instrumento embotado y pesado. Los martillos del herrero aplastan. Demuelen. Esa es su única función. No construyen. Y mientras el peso espantoso de este martillo de herrero particular - el enorme mazo que es el confinamiento del COVID-19 - continúe apretando sobre los escombros que ha causado, habrá muy pocas posibilidades para que la creatividad humana y el esfuerzo de trabajo liberados por los mercados para aportar el tipo de mejoras que Rosling documenta.

¿Se restablecerá la humanidad? Cuando el martillo del herrero, se levante, nos levantaremos  ¿nos pondremos de pie, nos desempolvaremos y volveremos al camino feliz en el que estábamos antes de marzo de 2020? Por supuesto que es posible. Pero ahora hay una nueva realidad que hace mucho menos probable una nueva continuación de los progresos realizados antes del COVID: el martillo del herrero mismo.

Cuando este martillo del herrero nos será retirado, no será por mucho tiempo. Ahora sabemos que este horrible martillo está ahí, colgando sobre nuestras cabezas. Tenemos buenas razones para temer que los funcionarios del gobierno nos aplasten con él cuando aparezca otro patógeno transmisible  y será noticia en los titulares -como será inevitablemente el caso, porque los patógenos virales forman parte de la existencia humana desde el comienzo. 

¿Cómo se modificarán el espíritu empresarial y la inversión por esta amenaza siempre presente de un martillo del herrero? La creación, la financiación y la explotación de los lugares en los que las personas entran en estrecho contacto físico entre sí, ya sea por ocio o por trabajo, serán sin duda mucho menos atractivas.

En términos más generales, la voluntad nuevamente demostrada de los responsables del Estado de destruir, con sólo unos pocos dictados ejecutivos, cientos de miles de millones de dólares de valor en capital sólo puede empujar a algunos empresarios e inversores a la inactividad. ¿Por qué construir, o construir en grande, cuando un pomposo gobernador o alcalde - alguien cuya única "competencia" y el picazón más intenso es ejercer el poder sobre sus semejantes - puede, con una simple firma, derribar el martillo y reducir en papilla el fruto de años de trabajo y sacrificio?

¿Y cómo aquellos que están en el poder - y aquellos que buscan el poder - se verán afectados por el hecho de que tanta gente muestre una voluntad sumisa de ser puesta bajo arresto domiciliario por el estado? ¿Sabían los primeros ministros, gobernadores y alcaldes a mediados de marzo lo fácil que sería para ellos desviar a millones de nosotros de actividades que los seres humanos hemos disfrutado durante generaciones? ¿Eran conscientes estos funcionarios de su poder para convencer a tantas personas bajo su mandato de que cada individuo representa una amenaza tóxica para todos los otros?

Para prosperar, los seres humanos debemos cooperar en la producción - Adam Smith lo llamó la división del trabajo - y hacer el comercio de manera extensiva. La mayoría de esas actividades requieren un contacto directo entre individuos que se consideran como socios de cooperación e intercambio, más que como portadores de amenazas de muerte. Y para poder beneficiarnos de lo que producimos, también necesitamos el contacto cara a cara, porque somos una especie social.

En posesión de un poder dictatorial desconocido hace sólo unos meses, los funcionarios del gobierno - un grupo que no merece mucha confianza ni siquiera en las mejores condiciones - no dudan en ejercer sus recién descubiertos poderes.

Los resultados serán desastrosos

Irónicamente, en su libro optimista, el propio Hans Rosling justifica sin querer mi pesimismo. Lo hace en un capítulo titulado, "El instinto del miedo". Aquí hay un pasaje clave:

"Cuando tenemos miedo, no vemos claramente...el pensamiento crítico siempre es difícil, pero es casi imposible cuando tenemos miedo. No hay lugar para los hechos cuando nuestra mente está ocupada por el miedo.”

Esta realidad inequívoca significa que un pueblo que tiene miedo, es un pueblo que no es susceptible de evaluar las ventajas y desventajas de las políticas gubernamentales con mucha racionalidad. Y cuanto mayor es el miedo, menos capaz es la gente de detectar, y de resistir los excesos del gobierno.

¿Quién es tan ingenuo como para negar que esta realidad incita fuertemente a los responsables gubernamentales a infundir miedo?  Las personas que buscan puestos de poder político, son generalmente personas que, a través de esta misma investigación, revelan que están especialmente deseosas de ejercer el poder sobre sus semejantes. Por lo tanto, si el poder del estado aumenta debido al miedo de la población, los funcionarios tienen un fuerte interés en exagerar los verdaderos peligros e inventar otros falsos.

El resultado es un círculo vicioso. La posesión de poder incluye una capacidad desproporcionada para crear miedo, y el miedo creado crea más poder.

Además, las observaciones de Rosling sobre los medios de comunicación implican que contribuyen a este círculo vicioso. Aquí está de nuevo Rosling:

“Tenemos un escudo, o un filtro de atención, entre el mundo y nuestro cerebro. Este filtro de atención nos protege contra el  ruido del mundo: sin él, estaríamos constantemente bombardeados con información, estaríamos sobrecargados y paralizados... La mayoría de las informaciones no pasan, pero los agujeros [en nuestro filtro de atención] permiten hacer pasar informaciones que apela a nuestros instintos dramáticos. Así que terminamos prestando atención a las informaciones que corresponden a nuestros instintos dramáticos, y a  ignorar las informaciones que no lo hacen.

Los medios de comunicación no pueden perder el tiempo con historias que no pasan nuestro filtro de atención.

Aquí hay algunos titulares que no pasarán por el editor de un periódico, porque es poco probable que pasen nuestros propios filtros: "La MALARIA CONTINÚA DECLINANDO  PROGRESIVAMENTE". "LOS METEORÓLOGOS PREDIJERON CORRECTAMENTE AYER QUE HABRÍA UN CLIMA TEMPLADO EN LONDRES HOY. Aquí hay algunos temas que pasarán nuestro filtro: "Terremotos, guerras, refugiados, enfermedades, incendios, inundaciones, ataques de tiburones, ataques terroristas, estos son algunos de los temas que pasan fácilmente por nuestros filtros. Los eventos inusuales son más dignos de interés que los eventos cotidianos.

Un virus invisible es el perfecto causante de problemas para presentarlo como un monstruo existencial. Como un espíritu demoníaco, puede vivir, normalmente en silencio, dentro de cada uno de nosotros. Así que sin número suficientemente importante de nosotros puede ser convencido que un monstruo despreciable e invisible e oculta entre nosotros, el miedo generalizado resultante permite a los responsables gubernamentales hacer lo que los funcionarios hacen mejor - y lo que han hecho de una manera tan horribles en los últimos cinco meses: destruir.

 

The American Institute for Economic Research

 

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents