Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


Covid, la bestia del miedo y el espíritu de manada

Publié par Contra información sur 12 Juillet 2020, 13:22pm

Covid, la bestia del miedo y el espíritu de manada

Estaba sentado en la sala verde de un estudio de televisión de Manhattan el día que parecía en que la tempestad parecía golpear. Era el jueves 12 de marzo de 2020, y esperaba con impaciencia una aparición en la cadena de televisión, esperando que los trenes no se interrumpieran antes de que pudiera salir de la ciudad. Los trenes nunca se interrumpieron, pero la mitad de todo lo demás sí.

Ese día, todo el mundo  sabía lo que iba a pasar. Había un pánico sanitario en el aire, fomentado principalmente por los medios de comunicación y las autoridades políticas. Un mes antes, la idea del confinamiento era impensable, pero ahora parecía que podía suceder, en cualquier momento.

Un hombre delgado, sabio, con barba y gafas al estilo de Freud se sentó enfrente de mí, recién salido del estudio. Estaba allí recuperando el aliento después su entrevista, pero parecía profundamente perturbado.

"Hay miedo en el aire", dije, rompiendo el silencio.

"La locura nos rodea. El público está adoptando un desorden de personalidad que he tratado durante toda mi carrera"

"¿A qué se decida?" Pregunté.

"Soy un psiquiatra en ejercicio especializado en trastornos de ansiedad, delirios paranoicos y el miedo irracional. Trato estos trastornos en los individuos como un especialista. Es bastante difícil, ya contener estos problemas en tiempos normales. Lo que está sucediendo ahora, es una propagación de esta grave enfermedad a la población en general. Esto puede suceder con cualquier cosa, pero aquí vemos un miedo primario, la enfermedad se ha transformado en pánico de masa. Parece casi deliberado. Es trágico. Una vez que empiece, podría llevar años para reparar el daño psicológico".

Estaba sentado allí, un poco aturdido, en parte porque hablar en términos tan apocalípticos era nuevo en ese momento, y a causa de la certeza de su opinión. Sus breves comentarios estaban basados en la presunción de que ese virus no tenía nada particularmente. Nos hemos evolucionado con ellos, y hemos aprendido a tratarlos con calma y profesionalidad. Lo que distinguía el momento actual, sugería, que no era el virus sino el desencadenamiento de una especie de locura colectiva.

Era  escéptico en cuanto al relato "todos vamos a morir". Pero ni siquiera yo estaba seguro de que él tuviera razón en que el verdadero problema no era físico sino mental. En ese momento, incluso yo, tenía  cuidado de no dar la mano y  llevar desinfectante conmigo. Me enteré más tarde, por supuesto, de que numerosos profesionales de la salud habían estado tratando de calmar a la gente durante semanas, insistiendo sobre el funcionamiento normal de la sociedad más que sobre el pánico. Sin embargo, llevó semanas, para darme cuenta de que tenía razón: la principal amenaza que enfrentaba la sociedad era un estado psicológicoDebí haber recurrido inmediatamente a un libro que me había cautivado en el instituto. Se trataba de Extraordinary Popular Delusions and the Madness of Crowds de Charles Mackay ("Los extraordinarios delirios populares y la locura de las multitudes") de Charles Mackay (1841). Me gustó leerlo porque, si bien ponía de relieve la locura humana, también parecía indicar que nuestra civilización había sobrepasado ese período de la historia.

Me permitió reírme de las ridículas personas del pasado, con pánicos repentinos acerca de  los cabellos largos y de las barbas, las joyas, las brujas, del diablo, las profecías y la brujería, las enfermedades y las curaciones, de la especulación de la tierra, los tulipanes y otras cosas más. En un sorprendente número de casos que detalla, la enfermedad juega un papel, generalmente como prueba de una fuerza malévola que opera en el mundo. Una vez que el miedo alcanza un cierto umbral, la normalidad, la racionalidad, la moralidad y la decencia se desvanecen y son reemplazadas por una estupidez y una crueldad chocantes. 

Escribe:

"Al leer la historia de las naciones, constatamos que, al igual que los individuos, tienen sus caprichos y peculiaridades; sus temporadas de excitación e imprudencia, cuando no les importa lo que hacen. Encontramos que comunidades enteras de repente se fijan en un objeto y se vuelven locas en su búsqueda; que millones de personas son  simultáneamente impresionadas por una ilusión y corren tras ella, hasta que su atención es atraída por una nueva locura más cautivadora que la primera. Vemos a una nación que de repente es tomada, desde lo más alto a lo más bajo de sus miembros, de un feroz deseo de gloria militar; otra que de repente se ha vuelto loca por un escrúpulo religioso; y ninguna de ellas recupera sus sentidos hasta que se haya derramado ríos de sangre y sembrado una cosecha de gemidos y lágrimas, para ser cosechada por su posteridad... Los hombres, como bien se ha dicho, piensan en manada; veremos que se vuelven locos en manada luego recuperan lentamente sus sentidos, uno por uno."

Después de 2005, cuando  Internet se convirtió en un serio depósito de conocimientos humanos, y se hizo accesible a través los teléfonos smartphones y un acceso casi universal, yo también me sentí tentado por la idea de que entraríamos en una nueva era de iluminación en la que el frenesí de las masas se detendría rápidamente por la sabiduría emergente.

Pueden ver la prueba de mi ingenuidad en mi artículo del 5 de abril de 2020: Con el conocimiento viene la calma, la racionalidad y, eventualmente, la apertura. En ese momento pensé que la prueba del impacto extremadamente discriminatorio del virus sobre las personas mayores de 70 años que presentaban afecciones subyacentes provocaría una toma de consciencia repentina de que este virus se comportaba como un virus normal. No todos íbamos a morir. Íbamos a dar pruebas racionalidad y reabrir. Recuerdo que escribí esto con sentimiento de confianza de que los medios de comunicación informarían sobre el nuevo estudio y que el pánico terminaría.

Me equivoqué en todo, así como mi sentimiento, viejo  de cuatro meses, de que todo esto iba a terminar el lunes. El psiquiatra que conocí en Nueva York tenía razón: el medicamento del miedo ya había invadido la mente del público. Una vez allí, hace falta  mucho tiempo para recuperarse. La situación se agrava por la política, que sólo ha alimentado a la bestia del miedo. Es la enfermedad más politizada de la historia, y no se ha hecho nada para ayudar a manejarla y la situación ha empeorado mucho.

Hemos aprendido a lo largo de esta dura prueba que a pesar de nuestra tecnología, nuestro conocimiento, nuestra historia de construir la prosperidad y la paz, no somos más inteligentes que nuestros antepasados y, en algunos aspectos, no tan inteligentes como nuestros padres y abuelos. La experiencia  del COVID ha causado un retorno masivo a las supersticiones y pánicos que esporádicamente definieron la experiencia humana de épocas pasadas.

Con el tiempo, la gente recobró el sentido común, pero como dijo Mackay, la gente "se vuelve loca en manadas, cuando sólo recobra lentamente el sentido común, uno por uno".

 

The American Institute for Economic Research

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents