Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


Covid=Divoc= dybbuk, enfermedad psicógena masiva, histeria colectiva (y2)

Publié par Contra información sur 6 Juillet 2020, 16:20pm

Peregrinación de los epilépticos de Moelenbeek, Bruegel el Joven, 1592. Bridgeman

Peregrinación de los epilépticos de Moelenbeek, Bruegel el Joven, 1592. Bridgeman

Laarbi.Ali

 

Primara parte: http://www.verdadypaciencia.com/2020/07/covid-posesion-por-un-espiritus-malignos.html

 

Según el escritor y periodista Israel Shamir en su artículo “Fuera las máscaras”(1) señala que Vladimir Lefebvre, un hombre notable que trabajó tanto para el Ministerio de Defensa ruso como para el Pentágono, le dijo: "Puede que considere al Covid como una falsa pandemia, pero es un verdadero flagelo psicógeno a escala bíblica. No somos nosotros quienes lo hemos fabricado pero alguien que está a los mandos". 

Una "plaga psicógena" es simplemente histeria de masa a una escala sin precedentes.

Las epidemias no corresponden sólo al contagio biológico, sino también al contagio psico-social.

Durante la falsa pandemia del COVID=DIVOC se puso en escena el baile de la enfermeras, lo que alude de forma sibilina a la coreomanía, también llamada epidemia de Saint Guy, fenómeno de histeria colectiva, principalmente observado en Alemania, y en Alsacia en el siglo entre los siglos XIV y XVIII, pero también en los Países Bajos y en Metz (Lorena). Se trata de un grupo de personas  que de repente empiezan a bailar de una manera incontrolable y extraña. Este mal afectaba a los hombres, mujeres o niños, que bailaban hasta que se caían de cansancio y seguían retorciéndose incluso en el suelo. La religión católica dio su respuesta en torno a los Santos Sanadores y Protectores. La capilla de Saint-Guy (Vitsgrotte) en Saverne, en los Vosgos, acogía en peregrinación a los enfermos de esta enfermedad de la danza. Allí se hacían exorcismos contra el diablo. (2)

El profesor Bogdan Herzog  cita al profesor de sociología y antropología en la Universidad hebraica de Jerusalem, Yoram Bilu, por mediación del celebre cabalista Gershom Sholem: "El hecho de estar poseído por un dibbuk deja a la víctima como un objeto pasivo, temporalmente desprovisto de conciencia de sí mismo y sin autocontrol frente a dos autoridades externas: el espíritu poseedor que ha privado al poseído de su identidad individual y el rabino-exorcista que ha obligado al espíritu a salir".

Tal vez, los lugares del culto fueron el objetivo principal durante el período de "confinamiento". Si los lugares de culto hubieran permanecido abiertos y se hubiera seguido practicando las oraciones, el maligno COVID=DIVOC habría desaparecido. El ritual del exorcismo consiste en la repetición continua de oraciones y órdenes de expulsión. Durante el confinamiento las personas estuvieron sumergidas en una especie de coma, o como si permanecieran sonámbulas. 

La fuerza de los egregores

El miedo, el odio, la crueldad, los celos se unen y alimentan una energía, un egregor, es  una forma-pensamiento colectiva que actúa. El egregor posee un componente a la vez psíquico y energético. El egregor es una energía que contiene todas las vibraciones de las personas que lo crean, lo hacen vivir. La concentración de personas reunidas con el mismo propósito, con los mismos pensamientos intensos crea un egregor que se constituye, desarrolla, amplifica y se activa. Un egregor áurico es una "bola" de energía, que ha sido creada por un grupo de individuos humanos. Esta energía áurica, tiene un carácter propio, un carácter atribuido por sus creadores. Es como un acumulador de una energía con sus propias características, y motivado por la fe o la concentración de varias personas al mismo tiempo. Entonces es fácil entender que hay egregores áuricos de todo tipo: (egregores cristianos, egregores budistas, egregores islámicos, egregores sectarios, egregores satánicos, etc.).  

Un egregor puede percibirse como la resonancia vibratoria áurica emitida por la psique de un grupo de personas que vibra en una nota determinada. Las acciones, las emociones, los pensamientos y los ideales de cada entidad que compone este grupo se fusionan para construir un todo coherente, una forma cuyos componentes son de naturaleza energética. La tradición esotérica le da el nombre de "forma de pensamiento áurico". 

Aunque sutil e impalpable en esencia, una forma de pensamiento es tan penetrante, envolvente y perceptible como una presencia material. Son las corrientes emocionales, mentales y espirituales que emanan de todos los miembros de un grupo las que elaboran una forma de pensamiento y luego la estructuran. 

La eficacia de un egregor áurico se basa en la coherencia del grupo. Coherencia a nivel de identidad, objetivos, coherencia en el tiempo y más allá. Su poder depende de su "masa psíquica concentrada o movilizada". 

El poder y la naturaleza de estas corrientes emitidas determinan la calidad de la forma de el pensamiento áurico. Cuanto más se alimenta, más se extiende su radiación. Por otro lado, cuanto menos se alimenta, más débil se vuelve su fuerza. Así es como se crean los egregores, se desarrollan, luego se vuelven anémicos y desaparecen. La vida de un egregor depende de parámetros idénticos a los de todas las instituciones humanas. Cuanto más se vitalizan áuricamente, más interés se toma en ellos y más fuertes se vuelven. De lo contrario, cuanto menos fertilizados estén y menos probable es que rompan los récords de longevidad. 

Teóricamente, un creyente debe estar preparado para observar una manifestación del mundo espiritual, Dios y las fuerzas del mal. En la práctica, nos negamos a creer tal posibilidad. Pero al apartarnos de la presencia de Dios, y al mantenerlo fuera de nuestras vidas, hemos dado a su oponente en el tablero de ajedrez una mano de ayuda. Hoy en día, su influencia y sus planes se han hecho palpables. Lo que se está desarrollando ante nuestros ojos en la historia de la humanidad, la destrucción gratuita de la naturaleza y la guerra contra el espíritu, nada de esto puede ser explicado de manera plausible por causas materiales racionales. Más allá de las figuras demasiado humanas de los grandes negocios, más allá de la codicia capitalizada, más allá del paradigma de la dominación, el Destructor Sin Rostro, o el enmascarado ha aparecido como Lord Darth Vader en el planeta cautivo.

El periodista Israel Shamir señala que algunos de los síntomas de la infección Covid son idénticos a los síntomas del (IPM=mass psychogenic illness=enfermedad psicógena masiva). La pandemia de Covid podría considerarse un IPM global basado en una infección viral moderada. Su "éxito" puede explicarse por las múltiples fuerzas que aprovecharon la oportunidad de expresarse, entre ellas las fuerzas infernales. Dios une a la gente en su Iglesia; el diablo quiere separar a las personas entre sí y de Dios. La pandemia de Covid es un gran separador: durante meses, la gente ha estado viviendo separada de sus seres queridos; los ancianos vivieron y murieron solos sin poder recibir los sacramentos, y fueron enterrados sin ritos funerarios. Tal vez la habilidad recientemente adquirida por los militares para inducir miedo y provocar PMI a gran escala es parte de un plan demoníaco. (4)

Fuentes:

(1) https://www.unz.com/ishamir/unmasking-freedom/

(2) https://duboutduborddulac.blog.tdg.ch/tag/danse+de+saint-guy

(3) https://bogdanherzog.ro/on-the-occult-meaning-of-the-term-covid-a-succinct-incursion-into-pattern-recognition/

(4)https://www.unz.com/ishamir/unmasking-freedom/

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents