Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


La Depresión del Coronavirus: El sur de Europa nunca se recuperará de ella

Publié par Contra información sur 29 Juin 2020, 14:59pm

La Depresión del Coronavirus: El sur de Europa nunca se recuperará de ella

Malas noticias para el sur de Europa. Parece que el coronavirus agravará aún más las disparidades de larga duración entre el norte y el sur de la Unión Europea.

 

Según las estimaciones de la Comisión Europea, las economías de Italia, España y Grecia se contraerán en más de un 9%. En comparación, el promedio de la UE es del 7,4%. Francia se contraerá en un 8,2%, mientras que la mayoría de los países nórdicos/germánicos se contraerá en menos de un 6,5% (es decir, Alemania, Suecia, Dinamarca, Austria y Finlandia).

Se espera que el desempleo en la UE aumente del 6,7% al 9% este año. El desempleo se elevará al 9,7% en Portugal, al 10,1% en Francia, al 11,8% en Italia, al 18,9% en España y al 19,9% en Grecia. En Alemania será del 4%.

Los déficits se incrementarán del 0,6% del PIB en 2019 al 8,3% este año. La deuda se elevará a más del 102% del PIB, con enormes disparidades: más del 115% para España y Francia, y casi el 160% para Italia y el 200% para Grecia. Por el contrario, la deuda de Alemania alcanzará el 75% del PIB y la de Gran Bretaña el 102%.

En cuanto al empleo y la reducción de la deuda, todos los logros obtenidos con tanto esfuerzo en los últimos cinco años más o menos han sido destruidos.

PIB nominal per cápita (en euros) en algunos países europeos (fuente: Eurostat). Italia y Grecia nunca han recuperado el nivel de vida de principios del 2000. Obsérvese el desacoplamiento de Francia y Alemania desde 2010.

Desempleo (en porcentaje) en determinados países europeos (fuente: Eurostat). Los países del sur de Europa nunca se recuperaron de la crisis de la eurozona en 2010. Obsérvese que el balance de Francia ha sido significativamente peor que el de Alemania y Gran Bretaña desde entonces.

En términos macroeconómicos, Francia ya forma parte integral de Europa del Sur. Desde 1965 hasta alrededor de 2000, Francia fue inusualmente mucho más rica que Gran Bretaña. En el decenio de 1990, Francia era casi tan rica como Alemania, que se vio entonces obstaculizada por la anexión de la antigua Alemania Oriental comunista. Hoy en día, al no tener su propia moneda (a diferencia de Gran Bretaña) y gozar de un enorme bienestar y de un mercado laboral excesivamente regulado (en comparación con Alemania), es indudable que Francia se está quedando atrás.

Incluso antes de la recesión  relacionada con el COVID, el sur de Europa apenas estaba en camino de reducir lentamente su deuda. Hoy en día, esas esperanzas se han desvanecido por completo.

Las disparidades económicas entre el norte y el sur de Europa - que han sido evidentes al menos desde finales del siglo XIX y especialmente desde la Segunda Guerra Mundial - se arraigarán profundamente.

Esto es en parte por lo que soy escéptico acerca de los escenarios de guerra racial a corto o incluso medio plazo en Europa Occidental. El hecho, es que las partes más diversificadas y, la mayoría de las veces, más entusiastas del mundo occidental -Alemania, los Países Bajos, los países nórdicos, Gran Bretaña, los Estados Unidos y los antiguos dominios blancos, principalmente de origen europeo noroccidental y germánico - siguen siendo económicamente más dinámicas.

Europa septentrional y sus descendientes coloniales siguen creando más riqueza económica -a pesar de que se ven obstaculizados por las minorías africanas, islámicas e hispanas que representan un freno económico para los pueblos indígenas- que las naciones relativamente homogéneas del sur de Europa y sus descendientes coloniales (a saber, las naciones blancas de la Argentina y Chile, que tienen una gran proporción de sangre amerindia).

En los años 1990 y a principios de los años  2000, la Unión Europea todavía podía esperar con confianza que, a pesar de las considerables desigualdades, sus naciones convergerían gradualmente hacia el mismo nivel de vida y desarrollo.

Estas esperanzas fueron alentadas por las hipótesis de los Boomers: la riqueza crece sobre los árboles y todos son iguales. Cuando se creó la moneda común del euro en 1999-2002, el Banco Central Europeo declaró que la deuda pública de los países del sur de Europa era tan solvente como la de Alemania y que las inversiones en estos países estaban efectivamente subvencionadas. Los bancos alemanes y, sobre todo, los franceses aprovecharon la oportunidad de hacer inversiones masivas en el sur de Europa, lo que condujo, entre otras cosas, a un sector público hipertrofiado en Grecia y a una enorme burbuja inmobiliaria en España. La burbuja estalló alrededor de 2010.

Todo esto tiene serias ramificaciones políticas. La magnitud del desastre económico en el sur de Europa es sin duda la razón por la que la Canciller alemana Angela Merkel ha acordado duplicar notablemente el presupuesto de la UE en 500.000 millones de euros en los próximos tres años, mediante la obtención de préstamos de la UE para financiar transferencias a los países afectados por el coronavirus, en particular en el sur de Europa.

Este improvisado programa cuasifederal no tiene precedentes en la historia de la UE en cuanto a velocidad y escala. Como ha señalado Jean Quatremer, dado que el nuevo presupuesto se financiaría con préstamos relativamente indoloros, los líderes europeos podrían ser fuertemente incitados a recurrir de nuevo a esos planes para encontrar la  brecha final  en sus prolongadas negociaciones en la cumbre.

Es significativo que el establishment alemán -por no mencionar el Tribunal Constitucional alemán- ha aceptado en gran medida la adopción por parte del BCE de préstamos masivos de estilo anglosajón para apoyar la economía. Si esta práctica continúa indefinidamente, debería evitar un pánico financiero del tipo 2010-2011 en el sur de Europa, pero tiene consecuencias controvertidas en términos de redistribución e inflación a mediano plazo.

Hoy en día, incluso sin tener en cuenta de los inmigrantes muy fértiles, la natalidad en Europa septentrional parece ser algo más alta que en Europa meridional y oriental, supongo que porque los padres (potenciales) tienen una atención infantil y una asistencia social de mayor calidad y unos ingresos más altos y seguros en Europa del Norte.

La Depresión del Coronavirus: El sur de Europa nunca se recuperará de ella

Si el sur de Europa no se recupera económicamente, cabe esperar una mayor despoblación, ya que sus tasas de fecundidad siguen siendo bajas y sus jóvenes más emprendedores, especialmente los más instruidos, se dirigen al norte. La dependencia financiera y política de estas naciones frente al norte aumentará. Las economías del norte de Europa se beneficiarán, por supuesto, de la afluencia de inmigrantes del sur de Europa, lo que compensará en parte los efectos de la inmigración afro-islámica.

Políticamente, tenemos un terreno fértil para la inestabilidad. El régimen de Macron apenas puede mantener a raya a los elementos más arrogantes de la población (neo) francesa, ya sea de los chalecos  amarillos-blancos o los manifestantes afro-islámicos de BLM.

Italia parece estar al borde de la implosión. La clase política y la población en general se están volviendo hostiles a la UE. El movimiento populista de cinco estrellas de Leftoid se ha derrumbado. La Liga Nacionalista de Matteo Salvini es superada... por los Hermanos aún más nacionalistas de Italia.

Imaginen que el establishment euro-mundialista de estos países tendrá que manejar ahora estas presiones con más años de desempleo masivo y recortes presupuestarios. Es probable que Italia pase decididamente a un régimen nacional-populista en los próximos años y se incorpore a las filas de Visegrád. (Soy menos optimista en cuanto a Francia).

A largo plazo, estoy hablando de 30 a 40 años, podemos esperar que el norte de Europa se vuelva tan disfuncional que la gente preferirá vivir en el sur o el este de Europa. Los no blancos constituyen actualmente alrededor del 20% de la población de Europa noroccidental. Cuando esta proporción suba al 40 o 50%, podemos esperar que la situación se vuelva muy inestable.

Es de esperar que para entonces los europeos del sur y del este se hayan dado cuenta de los errores de sus hermanos y empiecen a tomar las medidas necesarias. Con esto me refiero a la adopción de una biopolítica ilustrada: la preservación de sus identidades etnonacionales (aceptando sólo a los inmigrantes asimilables, incluyendo a los compatriotas europeos) y políticas sistemáticas para asegurar la reproducción de sus naciones y, más que eso, para mejorar la calidad genética y fenotípica. Hasta entonces, las naciones europeas serán tan marginales en el mundo que realmente no tendremos espacio para más excusas, ilusiones y medias medidas.

 

unz

 

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents