Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


El mago de Oz está desnudo, o el fracaso de la propaganda

Publié par Contra información sur 7 Juin 2020, 18:34pm

El mago de Oz está desnudo, o el fracaso de la propaganda

"Para detener la bomba iraní [atómica], debemos bombardear Irán"

 

 

"Por qué sabemos que Iraq está mintiendo"

 

"Detener Gadafi"

 

"Bombardear Siria, incluso si es ilegal"

 

"Trump usa el ejército para demostrar su virilidad"

 

Somos parte de una generación noqueada con golpes de club. Golpeado permanentemente, sin respiro. Formateado por un flujo ininterrumpido de información destinado a saturar todas nuestras capacidades cognitivas. Hemos sido condicionados y programados. Este condicionamiento pavloviano es inevitable. La propaganda configura una cierta percepción de una apariencia de realidad. De cierta interpretación subjetiva y alterada de lo que creemos que es la realidad. En casos extremos, la propaganda crea realidad. Una realidad que nuestros cerebros deben percibir a través de un prisma único y redundante, insistente y casi natural. Esto recuerda a las famosas gafas de la película "Los Ángeles 1984", cuyo tema fue y sigue siendo atrevido.

El mundo está cambiando si no se está desmoronando. Los medios tradicionales están en crisis. Su existencia ya no está justificada. Los pilares de la propaganda continua durante más de 70 años se están agrietando. Recordamos ciertos editoriales o columnas del New York Times (como los del Financial Times, The Economist, Le Monde, Der Spiegel y otras cien publicaciones en casi todos los países del mundo que sirvieron como casos resonancia adaptada a los idiomas locales) que nos noquearon a la orden. El mensaje no es un masaje sino una verdadera paliza. Sin pensamiento crítico. Sin retrospectiva. Era una manada. O más bien varios. Estaba la manada de aulladores, la de los dolientes profesionales, los ladradores, los charlatanes o incluso la envidia de los supervisores científicos. Todos estos paquetes sirvieron a intereses privados que a menudo se superponían con los de los Estados. La focalización en los medios de un país o grupo de países clasificados como hostiles fue parte del aumento de poder del dispositivo estratégico implementado para iniciar un conflicto. Los expertos en demonización estaban todos en el trabajo. Su pobre cerebro, una magnífica creación cuyas conexiones neuronales se cuentan con el número de estrellas en las galaxias de nuestro universo conocido, es su principal campo de batalla. Muchos de nosotros fuimos manipulados, engañados, llevados, por ejemplo, a odiar a un grupo, un grupo étnico o un país por sus mentiras porque esto a veces coincidía con una experiencia subjetiva y personal. La inducción en las ciencias sociales siempre distorsiona el razonamiento. Oro, La configuración actual del mundo escapa a cualquier esfuerzo de deducción. Ciertos fenómenos escapan al análisis racional. Incluso la ciencia dura no escapa a la propaganda ideológica que apenas oculta un problema financiero de bajo nivel. Nos mintieron. Permanentemente. Te estamos mintiendo. Por inadvertencia. Ellos mienten. Por estratagema. Los doctores o supervisores profesionales de spinning han alcanzado un estado degradado de conciencia humana: están convencidos de sus mentiras, incluidas las que se repiten frente a un espejo. Ellos lo creen Es una cuestión de fe. Mentir es, por lo tanto, un acto de fe. Tienes que creerlo para que sea creíble. Cuanto más grande es, más es aceptable. Sin embargo, la máquina bien engrasada aprovecha el sentido común innato que se ha mantenido intacto en ciertos individuos. Esto explica por qué todos los sistemas de gobierno actualmente en vigor están en guerra declarados contra el sentido común. La destrucción del sentido común requiere el colapso programado de los sistemas de transmisión de conocimiento. No es necesario volver al mal estado de la mayoría de los sistemas educativos en el mundo. O la carrera hacia el fondo y la usurpación. Explotación de la debilidad humana imposible de erradicar. Inventamos pedigrí o distritos de nobleza en el pasado reciente. La tendencia continúa. Algunas personas reclaman títulos, cualidades que no poseen. Otros inventan una vida en las redes sociales donde la estupidez, el narcisismo y la ignorancia de la nueva raza por venir se extienden en todo su esplendor. No hay más blancos, negros, amarillos o rojos. Hay una nueva generación de asistentes atrapados en las pantallas de las redes sociales y que sufren una aguda forma de adicción a las selfies en ráfagas. Los diplomas ya no valen nada. Son piezas de papel emitidas por una administración ciega y esclerótica totalmente incapaz de reformarse. La crisis de COVID-19 nos ha enseñado que nuestros sistemas pueden funcionar sin trabajo y volver a panem y circuncendencias porque la economía real se reduce a unos pocos nichos reubicados. La masa ociosa, asistida y creyéndose libres, debe tener fe. Fe en una forma más elaborada de mentira. En ausencia de una división infinita favorecida por el cretinismo y la estrechez mental. Dividir para gobernar una población de casi ocho mil millones de seres humanos no debería ser un ejercicio fácil, incluso para las grandes multinacionales que monopolizan el ciberespacio. Sin embargo, es una operación muy prometedora en un mundo donde todos están conectados a través de un terminal móvil personal.

La información difundida y presentada como un éxito en la indiferencia general en las últimas 24 horas me dejó dudoso. Entonces seguimos matando a los muertos. La peor parte es que incluso un testigo directo de la primera muerte del personaje criado por la propaganda como sujeto de un ataque de ataque con drones me dice que ya no recuerdan si está muerto y Admita que se tragará la noticia tratando de convencerse de que es la verdad más conveniente que lo ayudará a eliminar sus recuerdos reales de su memoria.

Es un mundo basado en la permanencia de las mentiras en todos los niveles. Nunca olvides este punto cardinal.

 

Strategika

 

 

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents