Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


El estado profundo se profundiza a medida que avanza hacia la ley marcial

Publié par Contra información sur 7 Juin 2020, 18:03pm

 El estado profundo se profundiza a medida que avanza hacia la ley marcial

 

Edward Curtin

 

No estoy tratando de ser simpático y jugar con las palabras. Ese título tiene la intención de transmitir lo que dice, así que déjame explicarte.

La gente que es propietaria de los Estados Unidos y sus aliados en todo el mundo tienen un plan. Es tan simple que es extremadamente diabólico.

Su plan ha estado en funcionamiento durante muchos años. La mayoría de la gente ha sido engañada porque es concebido por Janus, revelado un día, encubierto el siguiente, pero ambas caras operan bajo el mismo control. Algunos llaman a esta cabeza el Estado Profundo. Incluso el Estado Profundo se llama a sí mismo el Estado Profundo en una doble falsificación. Está destinado a hacer que la gente se vuelva esquizoide, lo cual ha hecho.

El llamado Estado Profundo ha recibido muchos nombres a lo largo de los años. No te aburriré con ellos, excepto para decir que una vez fue llamado la élite del poder. Son las clases altas, los súper ricos que controlan las instituciones financieras, Wall Street, las agencias de inteligencia, los medios corporativos, Internet, los militares y los políticos. Son multinacionales.

Son los ricos nihilistas a los que no les importa ni una pizca el resto del mundo. Operan en secreto, pero también dirigen organizaciones de superficie como el Banco Mundial (BM), la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), etc. Su flujo sanguíneo se basa en la guerra, los preparativos para la guerra y la explotación económica del mundo.

Todos los ricos no son cómplices de sus maquinaciones, pero casi siempre son cómplices para beneficiarse de sus crímenes, a menos que sean muy estúpidos. O jueguen a ser idiotas. Ya que hablo de un gran juego de confianza, eso es bastante común.

Las otras personas, todas las demás clases, los pobres, las clases medias, incluso una parte de las clases medias altas no significan nada para la élite del poder a menos que puedan servir a sus intereses. Siempre están librando una guerra de clases para mantener su dominación y control. Su versión reciente de esta guerra de clases está en marcha en los Estados Unidos y en muchos otros países.

Actualmente, están utilizando el miedo racial para crear caos e indignación disfrazando su guerra de clases que conduce a la imposición de la ley marcial. Pronto volverán al fraude del coronavirus. Ida y vuelya, dentro y fuera, ahora lo ven, ahora no.

Al cerrar la economía mundial, han destruido los medios de subsistencia de cientos de millones de personas y están creando pobreza a gran escala. A esto le seguirá mucha hambruna y muerte. Sólo en los Estados Unidos, 40-45 millones de personas han solicitado el seguro de desempleo y la pérdida de empleo es la mayor desde la Gran Depresión. La razón: una campaña de propaganda masiva creada en torno al Covid-19. 

Esta guerra de clases no es nueva, pero se lleva a cabo hoy en día a velocidad warp ya que esta gente controla la tecnología que les ha permitido aumentar enormemente su poder.

En los EE.UU., se lleva a cabo como de costumbre bajo el disfraz de republicanos contra demócratas, las dos facciones políticas representativas que son los rostros de la "oposición" controlada, que en realidad son aliados en el juego de la confianza en general. Mantener viva la "esperanza" es fundamental en su estrategia. El control mental 

es lo que hacen. La velocidad es su mayor aliado. La raza es central en su plan de juego. Siempre dicen que nos están protegiendo.

Todo es una mentira. Un espectáculo. Nada más que un espectáculo para los crédulos. Un juego de sombras.

El actual presidente, Donald Trump, es la elección de una facción de estos psicópatas. Este año, Joseph Biden, es la presunta elección débil de la otra. Ambos son títeres trastornados. La gente común se pelea sobre quién es mejor o peor porque están viviendo dentro de lo que Jim Garrison, el ex Fiscal de Distrito de Nueva Orleans y la única persona que ha llevado a juicio el asesinato del presidente Kennedy, hace tiempo llamado "la casa de muñecas".

Es un lugar donde las ilusiones y los delirios reemplazan a la realidad. Es propaganda 24/7. Mantiene a la gente conectada. Les da algo sobre lo que discutir, un equipo para apoyar. Es un deporte. Es similar a la Cueva de Platón. El fuego ha sido reemplazado por iluminación electrónica y pantallas, pero poco ha cambiado.

El enfermo sistema de explotación está lubricado y engrasado con el tentador cebo de la esperanza que cuelga para las masas. Lemas de mierda como "Estamos todos juntos en esto".

Pero no hay esperanza para este sistema.

Pero cuando la propaganda es tan astuta que crea un doble vínculo, la gente se aferra a cualquier "solución" neurótica por frustración. Mientras escribo, grandes multitudes furiosas están en las calles protestando por el enfermizo asesinato de un hombre negro, George Floyd, por un policía blanco. Los infiltrados de la policía han empezado a hacer saqueos violentos. El caos reina, como estaba previsto.

Tales asesinatos son rutinarios, pero alguien le dio un giro a este cuando justo ayer la operación "corona lockdown", con su miedo y estadísticas falsas, tuvo a todos acurrucados detrás de máscaras en casa, mientras las vidas económicas de un gran número de personas fueron destruidas en un instante.

Por hoy, la mascarada está en las calles. Mucha gente buena está atrapada en ella. En unos pocos días la escena cambiará y podemos esperar otra "bomba".

Estas sorpresas seguirán sucediendo una tras otra en el futuro inmediato. Conmoción y Pavor para la multitud local. La guerra vuelve a casa. Los controladores saben que no se puede hacer la guerra contra el resto del mundo si no se hace también en casa.

Cuando un grupo dentro del estado profundo ganó la batalla interna en 2016 y "conmocionó" al país con la elección del cómico Trump, el otro grupo del estado profundo llamado los Demócratas, inmediatamente pusieron en marcha un plan para tratar de derrocarlo o hacer que pareciera que trataban de hacerlo.

Los ingenuos pensaron que esto podría suceder, y su deseo engañoso se ha extendido hasta las elecciones presidenciales de 2020, aunque algunos probablemente piensen que Trump podría irse antes esta fecha. No lo hará.

Mucha gente ha destruido sus mentes y relaciones porque no pueden ver claramente  en el fraude.

A principios de 2017, Barack Obama, el responsable saliente de la CIA, de la guerra y del estado de Wall St.,  dejaba sus bombas de relojería para el futuro. Los "pink pussy" fueron enviados a la marcha para abrir el espectáculo. El Russia-gate fue lanzado; finalmente se intentó una impugnación. Los demócratas, con sus aliados mediáticos, lanzaron un ataque incesate.

Todo esto era obvio, poco profundo en su intención, como debía ser. Pero millones de personas que estaban en la casa de muñecas estaban indignados, obsesionados, frenéticos de rabia. Compraron el juego de la estafa. Tanto los que odian a Trump como los que lo aman han pasado casi cuatro años echando chispas, casi sin respirar.

Trump fue lanzado como la personificación del mal. Un ataque implacable a Trump comenzó y ha continuado todo este tiempo. Es puro teatro. Trump permanece al timón, como estaba previsto, sosteniendo la Biblia en alto en un estilo que recuerda al Klansman del nacimiento de una nación. Sólo los ignorantes pensaron que podría haber sido diferente.

Sabe cómo desempeñar su papel. Es un buen actor. Escandaliza, vomita idioteces, como se supone que debe hacer. Esa postura al estilo Mussolini, ese pelo absurdo, el mohín. Perfecto para un villano. Es tan obvio que no lo es. Aquí está el truco.

¿Y quién se beneficia de sus políticas? Los súper ricos, por supuesto, la élite del poder.

¿Quién acaba de robar entre 6 y 10 billones de dólares de dinero público bajo el hilarantemente llamado Cares Act? Los súper ricos, por supuesto, el estado profundo.

Fue un robo bipartidista de bancos del tesoro público llevado a cabo bajo la sombra de Covid-19, cuyos falsos números exagerados se usaron para asustar a la población y hacerla encerrar mientras los ladrones de bancos republicanos y demócratas sonreían al unísono y anunciaban con fuerza, "¡Nos importáis!" Estamos aquí para protegerte.

Recuerden cómo Barack Obama nos "salvó" al rescatar a Wall St. y a los grandes bancos por billones a principios de 2009. Luego libró guerras interminables. Dejó a los negros americanos despojados. A él también le importó, ¿no? Nuestros líderes siempre se preocupan.

Obama era el negro con el sombrero blanco. Trump es el tipo blanco con sombrero negro. Hollywood en el Potomac, como Gary Wills lo llamó cuando Ronald Reagan era el presidente en funciones.

Ahora el compañero de guerra de Obama, el pálido y retorcido Biden parlante se ofrece seriamente como una alternativa al imitador de Elvis en la Casa Blanca. Esta es la falsa dicotomía izquierda/derecha que tiene a los residentes de la casa de muñecas en sus manos.

Si no puedes ver lo que viene, tal vez quieras salir de la casa, quitarte la máscara, ir a dar un paseo, y respirar profundamente. Las paredes se están cerrando.

 

Las rodillas estarán en el cuello de todos en los próximos meses.

 

off-guardian

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents