Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


Cómo China vende los "órganos halal" de sus prisioneros uigures a los ricos clientes del Golfo

Publié par Contra información sur 28 Juin 2020, 16:51pm

Cómo China vende los "órganos halal" de sus prisioneros uigures a los ricos clientes del Golfo

Encerrados en campos de internamiento, las minorías chino-musulmanas son usadas como banco de órganos. Los órganos llamados "halal" se extraen a la fuerza y se venden a precio de oro en los países del Golfo.

No es bueno ser de un grupo étnico que no sea el de los Han, la mayoría, en China. Durante muchos años, las minorías religiosas han sido perseguidas en China. Musulmanes, católicos, tibetanos y Falung Gong son considerados enemigos del estado por sus creencias. En 2014 se han construido campos de internamiento en la provincia autónoma de Xinjiang, en el noroeste de China. El objetivo es encerrar a cientos de miles de musulmanes uigures, kirguises, hui y kazakos. Según Amnistía Internacional, un millón de uigures están actualmente detenidos sin juicio ni razón. Pero además de los trabajos forzados en los campos, los órganos de los detenidos se extraen, según, para ser vendidos.

Tras negar durante mucho tiempo la existencia de estos campamentos, China ha finalizado por reconocerlos oficialmente en octubre de 2018 bajo el nombre de "campos de transformación por la educación". Algunos nunca salen. Según muchos investigadores, la razón de estas desapariciones es simple: se les mata por sus órganos.

Desde 2016, el Gobierno chino ha puesto en marcha una amplia campaña de controles médicos en la Región Autónoma de Xinjiang. Los test sólo son obligatorios para sus habitantes uigures de entre 12 y 65 años. En la batería de los test propuestos, se extrae sangre, pero también se realizan a veces exámenes de ecográfia. Esto permite visualizar el tamaño, la forma y la estructura interna de un órgano. Dudosas pruebas médicas que China nunca ha tratado de justificar.

Para muchos, no hay duda de que estos test proporcionan una base de datos de futuros donantes. El periodista de investigación estadounidense Ethan Gutmann trabajó durante varios años en la extracción de órganos en China. Para él, es obvio que China está tratando de vigilar a las minorías étnicas a través de estos controles médicos: "A todos los supervivientes de los campos que pude entrevistar, ya fueran uigures, kazakos, kirguises o hui, se les tomaron muestras de sangre todos los meses. Uno podría pensar que esto es para evitar las enfermedades infecciosas, pero esto no es posible ya que los chinos Han representan más de la mitad de la población en Xinjiang y aún así no se les hacen los test. Por lo tanto, estos controles permiten vigilarlos y potencialmente identificarlos para la extracción de órganos. "Gracias a estos test, el gobierno puede conocer y recoger el grupo sanguíneo de los uigures, sí como el estado de sus órganos.

China es uno de los países donde el tiempo de espera para los transplantes es más corto. Sin embargo, en la cultura china es importante mantener el cuerpo intacto después de la muerte y, por lo tanto, no donar órganos. Aunque las donaciones de órganos no son comunes, los donantes sin embargo están disponibles. ¿Cómo obtiene China todos estos órganos? El tiempo de espera suele ser de días y a veces de semanas. Sin embargo, en muchos países puede llevar meses o incluso años.

En los Estados Unidos, se tarda un promedio de 3,6 años en obtener un trasplante, mientras que 145 millones de personas están registradas como donantes de órganos. En China, la misma solicitud sólo tarda unos 12 días, mientras que 373.536 personas están registradas como donantes de órganos. Algunas personas incluso se enteran de antemano de la fecha exacta del trasplante. En otras palabras, los hospitales saben de antemano las fechas de las muertes de los pacientes.

La extracción de órganos no es nueva en China. Durante muchos años, el país extrajo órganos de los condenados a muerte antes de anunciar a la comunidad internacional en 2015 el fin de esta práctica.

Enver Tohti, un antiguo médico uigur, presenció y participó en la extracción de órganos de los condenados a muerte en 1995. Desde entonces ha huido de China. En ese momento, su jefe de departamento le ordenó extraer los órganos de un preso condenado a muerte. "Estábamos esperando los disparos para salir  del vehículo en el que estábamos los otros médicos y yo. Había un montón de cadáveres en el suelo. Mi jefe me ordenó quitar un hígado y un riñón. Así que eso es lo que hice", dice. Excepto que este preso del corredor de la muerte todavía estaba vivo. Cuando Enver Tohti comenzó a operar el hombre, la sangre brotó, prueba de que su corazón seguía latiendo. "Gesticuló. Su cuerpo trató de luchar pero era demasiado débil para resistir. No estaba muerto y le saqué el hígado y el riñón de todos modos. Mi jefe recuperó los órganos y me dijo que me olvidara de todo. "Los presos del corredor de la muerte han sido utilizados durante mucho tiempo como bancos de órganos y nada prueba de que esta práctica haya cesado realmente en 2015.

Los Falun Gong también son víctimas de la extracción de órganos y del encarcelamiento en los campos. Este movimiento sectario basado en la práctica de la relajación, perseguido y reprimido por el gobierno chino, es considerado como una amenaza para el Partido Comunista Chino. El ex Ministro de Salud de China, Bai Shuzhong, también ha abordado, en llamadas telefónicas, la existencia de la extracción de órganos a los  Falun Gong.

El  China Tribunal ha recogido varios testimonios, como el de Gulbahar Jelilova, una joven kazaja que se escapó de un campo de internamiento. Estuvo detenida durante un año y tres meses. Encarcelada con mujeres uigures, muy pronto oyó hablar de la extracción de órganos y constató la desaparición de las prisioneras.

Regularmente, tenía que someterse a exámenes de ecografía y al análisis de sangre. Pero antes de su liberación en agosto de 2018, la joven mujer  fue llevada a una nueva prisión para hacer un examen médico final. Este examen puede haberle salvado la vida.

La familia de He Lifiang, un Falun gong, también ha testificado. Después de ser arrestado, murió después de dos meses de detención. Su familia pudo ver su cuerpo y observar una incisión cosida en su pecho y una incisión aún abierta en su espalda. zonas  para extraer órganos como el pulmón o el riñón. Ante las preguntas de la familia, la policía respondió que son sólo eran operaciones debidas a la autopsia. Un argumento que no convence a la familia He Lifiang. En el mismo informe, otra familia dijo que no había podido ver el cuerpo de su familiar que fue incinerado sin autorización.

Testimonio del superviviente del campo Omir Bekali que se sometió a varias pruebas médicas, incluyendo exámenes de ecografía de los órganos.

Los compradores vienen de todo el mundo para estos transplantes de órganos. Algunos de los trasplantes se utilizan para satisfacer las necesidades de China y luego para los que pueden pagarlos en el extranjero. Como los portadores son musulmanes, China apunta principalmente al mundo musulmán para comprar estos órganos, que nunca han tenido alcohol o carne de cerdo en su sangre.

"Según varias de nuestras fuentes, un prisionero de treinta y tantos años reportaría medio millón de dólares"

Erkin Sidick, consejero del  dWorld Uyghur Congress, es uno de los primeros en alertar sobre la existencia de órganos halal cruzando varias fuentes: "Recientemente me enteré de que el Partido Comunista Chino había empezado a transportar una gran cantidad de órganos de los uigures entre Shangai y Arabia Saudita. El gobierno chino está promoviendo estos órganos halal en Arabia Saudita para atraer a los musulmanes. "Según él, esta es una de las razones por las que varios países del Golfo (Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Omán y Qatar) han firmado una carta de apoyo a la política china.

Como extranjero, es muy fácil encontrar ofertas atractivas en clínicas privadas en Internet. Muchos hospitales tratan de atraer a los pacientes internacionales con anuncios en inglés y se dirige directamente y a las personas de confesión musulmana como objetivos. El Hospital Tongshantang de Beijing ofrece transplantes de riñón en varios de sus sitios y se jacta en su canal de Youtube de tener un área de oración para los musulmanes así como un comedor halal para sus pacientes.

Para el periodista Ethan Gutmannn los órganos halal se venden con destino a los musulmanes: "Es fácil. Los hospitales chinos venden los órganos y los musulmanes que necesitan un transplante los compran. "Si bien no es necesariamente visible el precio en los sitios, muchos creen que el precio de un órgano "normal" tendría que triplicarse para obtener un órgano halal. En 2006, por ejemplo, el sitio de un hospital chino ofreció un hígado por 100.000 dólares. Según varias de nuestras fuentes, un prisionero de treinta y tantos años reportaría medio millón de dólares por sí solo.

Durante varios años, el Tianjin Central Hospital ha estado en la mira de los organismos que luchan contra este tráfico de órganos. El sitio web del hospital ofrecía una versión en inglés y árabe para los extranjeros. "Este hospital ofrece unos 5.000 transplantes al año. He recogido muchos testimonios y pruebas sobre el creciente número de pacientes que vienen de los países del Golfo", dijo el periodista de investigación Ethan Gutmann. El mismo hospital también ha traducido su nombre al árabe para adaptarse a sus nuevos pacientes.

En la región uigur de Xinjiang, el aeropuerto de Kashgar permite la transferencia de órganos. En el suelo, señales en chino e inglés indican una dirección para el transporte de órganos. "Este aeropuerto está situado en una zona poco poblada, lo que no es lógico. Tendría sentido en la provincia de Hunan, pero Xinjiang tiene sólo 25 millones de habitantes. ¿Cómo se puede tener tantos órganos? " declaró el médico uigur Enver Tohti en una entrevista con VICE, quien ha sido testigo y ha participado en la extracción de órganos de los condenados a muerte.

UNA DE LAS SEÑALES EN EL AEROPUERTO DE KASHGAR. FOTO DE JAMES MILLWARD

UNA DE LAS SEÑALES EN EL AEROPUERTO DE KASHGAR. FOTO DE JAMES MILLWARD

Pero no es necesario ser musulmán para esperar un órgano rápidamente y además sano, ya que el donante nunca ha consumido alcohol. Recientemente, varios países como el Reino Unido, Bélgica, Noruega, Italia, Taiwán, España e incluso Israel han instaurado un impuesto para disuadir a quienes deseen viajar a un país, en particular a China, para un transplante de órganos. Una decisión que puede ser acogida con satisfacción pero que parece casi imposible de aplicar. A menos que retiremos del país a la población que espera un órgano.

La falta de transparencia de China hace imposible saber dónde se redistribuye el dinero ganado con este tráfico. Para el periodista Ethan Gutmann, es muy probable que el dinero se disperse en hospitales, establecimientos locales del Partido Comunista Chino y campos de internamiento.

Cómo China vende los "órganos halal" de sus prisioneros uigures a los ricos clientes del Golfo

Ethan Gutmann también ha trabajado en las numerosas desapariciones de miembros de las minorías uigur y kazaja en Xinjiang. Sus hallazgos son terribles. Según el periodista, 25.000 uigures de entre 25 y 35 años son asesinados cada año por sus órganos. Todas nuestras fuentes dijeron que los cadáveres fueron quemados para evitar cualquier prueba.

China se ha vuelto aún más desconfiada desde que la comunidad internacional se interesó sobre los campos de internamiento de Xinjiang. Varios crematorios han surgido en pocos años en la región Uighur. Extrañamente, varios guardias están apostados día y noche frente a estos crematorios. "Para el primer crematorio, contrataron a 50 guardias con un salario de 1.200 dólares", dice Ethan. Esto es mucho dinero en China, lo que llama aún más la atención sobre estos crematorios es que ninguno de nuestros interlocutores ha podido acercarse.

"La historia se repite y Europa no hace nada. Esto me pone enfermo".

El periodista se queda atónito por la falta de interés de la comunidad internacional en lo que está demostrado ser un crimen contra la humanidad: "Angela Merkel no parece entender lo que todo esto significa. Tal vez la economía es lo primero para ella. La historia se repite y Europa no hace nada. Eso me pone enfermo. »

En junio de 2019, un tribunal independiente, el China tribunal (presidido por el abogado británico Geoffrey Nice, reconocido internacionalmente por su implicación en la lucha contra los crímenes de guerra en Kosovo) ha investigado a petición del grupo ETAC (End Transplant Abuse) sobre la extracción de órganos de prisioneros en China. En su fallo final de 60 páginas, el tribunal concluye que ha habido un robo de órganos a gran escala organizado durante varios años, pero también la extracción de órganos de prisioneros en campos de internamiento. Según varios informes, se dice que este sombrío negocio aporta miles de millones de dólares cada año.

Luego está el difícil tema de los niños uigures y otras minorías encerrados en los campos. ¿Qué les pasa cuando sus padres son arrestados? Los menores son enviados a campos de adoctrinamiento para recibir una "educación patriótica" con la prohibición formal de hablar en uigur. Se estima que más de 500.000 niños están actualmente en esos campos. Un recordatorio de las horas más oscuras de nuestra historia.

Un video de uno de los campos de niños según Erkin Sidick:

Si bien existe cierto tráfico de órganos de niños en China, actualmente no hay indicios de que se esté organizando una extracción de órganos a gran escala. "Hay muchos rumores sobre niños en campos de adoctrinamiento pero no hay pruebas directas. Sólo sé de la muerte de dos niños que fueron golpeados hasta morir tan violentamente que sus órganos no pudieron ser recuperados después. "Según el periodista, estos niños podrían ser utilizados para alimentar otro mercado, el de los esclavos sexuales.

Aunque se están acumulando pruebas en torno a esta limpieza étnica, la comunidad internacional sigue siendo reacia a condenar a China por estas prácticas, que se asemejan a los campos de concentración nazis. "La gente parece haberse olvidado del Holocausto. Sin embargo, es un Holocausto que está ocurriendo ante nuestros ojos en el siglo XXI. Los hombres son encerrados en campos de concentración donde hacen trabajos forzados, se les hacen tests, se les extirpan los órganos y se obliga a las mujeres a casarse con los Han", comenta Erkin Sidick, miembro del Congreso Mundial Uigur, que está aterrorizado por estos campos.

El pasado 12 de junio, los senadores belgas solicitaron la apertura de una investigación de las Naciones Unidas sobre el tráfico y el transplante de órganos en China. Una petición que no es nueva. En 2019, Hamid Sabi, abogado miembro del China Tribunal, había pedido a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que investigara el asunto. Este año en Francia el eurodiputado Raphaël Glucksmann trabajó durante varios meses sobre las condiciones de los prisioneros uigures en China. Quiere crear una comisión internacional de investigación y sanciones contra el gobierno chino.

Ver el vídeo aquí

 

"Estamos tratando con un estado que ha hecho de la mentira la norma. Un estado que negó la existencia de los campos uigures hasta el año pasado. Un estado que escondió el nacimiento de Covid-19 de los ojos del mundo, antes de manipular todas sus cifras sobre la epidemia. Un Estado que, desde su creación, ha asfixiado y masacrado a todas sus minorías" dice Raphaël Glucksmann que ha hecho de los uigures su caballo de batalla.

Últimamente, el diputado europeo y el Instituto Uigur de Europa han lanzado una cuenta de Instagram, Ouïghours News, para recoger todas las noticias francófonas sobre el tema con la esperanza de avanzar las cosas: "Lucharé incansablemente por una investigación de las Naciones Unidas sobre el tráfico y el transplante de órganos en China. Y que el régimen chino pague por sus crímenes. »

 

 

Justine est sur Twitter.

VICE France est aussi sur TwitterInstagramFacebook et sur Flipboard.

 

VICE

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents