Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


Del 9/11 al COVID-19, hemos vivido un estado perpetuo de emergencia

Publié par Contra información sur 28 Mai 2020, 17:00pm

Del 9/11 al COVID-19, hemos vivido un estado perpetuo de emergencia

En este artículo, John W. Whitehead invita a los millenials que han vivido toda su vida en «estado de emergencia» desde los atentados del 9/11 hasta la crisis del COVID-19, a reaccionar, a ser éticos, a manifestarse y hacer un lado los prejuicios impuestos por los poderes fácticos para dividir a la gente. Pues ahora, más que nunca, hay que luchar activamente, y no sentarse a esperar a que vengan a salvarles ni «confiar en el plan» de otros mientras se conforman con «disfrutar el show». Hay mucho trabajo por hacer, y la gente del futuro, que son los jóvenes de hoy, deben aprender a ser protagonistas y crear su propia historia en vez de vivir la que las élites les imponen. Es hora de reaccionar.

 

“Al obedecer a gobiernos corruptos, la gente se acostumbra a dejarse gobernar por tiranos y se esclaviza. La libertad de la servidumbre no proviene de la acción violenta, sino de la negativa a servir. Los tiranos caen cuando la gente les retira su apoyo.” — Étienne De La Boétie, The Politics Of Obedience.

 

Por John W. Whitehead

Los veinteañeros estadounidenses han vivido toda su vida en estado de emergencia. Nacieron a a la luz de los ataques del 11 de septiembre de 2001; y fueron criados sin ninguna expectativa de privacidad en un estado de vigilancia masiva tecnológicamente impulsado; fueron educados en escuelas que enseñan conformidad y cumplimiento; heredaron una economía endeudada al borde de la implosión; son constantemente vigilados por agentes del gobierno armados hasta los dientes y capaces de bloquear el país en cualquier momento; y son forzados a marchar en sintonía con un gobierno que ya no existe para servir a la gente pero que exige que sean esclavos obedientes o sufran las consecuencias, todo con tal de mantener vivo un decadente imperio militar que constantemente libra guerras contra enemigos imaginarios.

Es una forma muy triste de comenzar a vivir, ¿cierto?

Desafortunadamente, nosotros, que deberíamos haberlo sabido mejor, no hemos podido mantener nuestras libertades ni proporcionar a nuestros jóvenes las herramientas necesarias para sobrevivir, y mucho menos tener éxito, en la jungla impersonal que es la el USA moderno.

Concebimos a muchos estos jóvenes en hogares disfuncionales, fracturados por el divorcio , distraídos por el entretenimiento sin sentido y obsesionados con la búsqueda del materialismo. Los institucionalizamos en guarderías y programas después de la escuela, sustituyendo el tiempo con maestros y trabajadores de cuidado infantil por la participación de los padres. Los convertimos en examinados en lugar de pensadores y autómatas en lugar de activistas.

Les permitimos languidecer en escuelas que no solo parecen prisiones sino que también funcionan como prisiones, donde la conformidad es la regla y la libertad es la excepción. Los convertimos en presas fáciles para nuestros señores corporativos, mientras les inculcamos los valores de una cultura obsesionada por las celebridades, impulsada por la tecnología y sin ninguna verdadera espiritualidad. Y les enseñamos a creer que la búsqueda de su propia felicidad personal triunfó sobre todas las demás virtudes, incluida cualquier empatía por sus semejantes.

 

No, no le hemos hecho ningún favor a esta generación.

 

Dado el clima político actual y el bloqueo nacional, las cosas solo podrían empeorar.

 

Para aquellos que están llegando a la mayoría de edad hoy (y para el resto de nosotros que estamos lidiando con esta pesadilla distópica), aquí hay algunos consejos que esperamos sean de ayuda mientras navegamos por los peligros que vienen por delante.

 

Se un individuo. A pesar de todas sus pretensiones de defender al individuo, la cultura estadounidense aboga por una estricta conformidad que, como advirtió John F. Kennedy, es «el carcelero de la libertad y el enemigo del crecimiento«. Preocúpate menos por encajar con el resto del mundo y, en cambio, como instó Henry David Thoreau, conviértete en «un Colón para continentes y mundos completamente nuevos dentro de ti, abriendo nuevos canales, no de comercio, sino de pensamiento».

 

Conoce tus derechos. Estamos perdiendo nuestras libertades por una simple razón: la mayoría de nosotros no sabemos nada sobre nuestras libertades. Cualquiera que se haya graduado de la escuela secundaria, y de la universidad, debería conocer como mínimo la Declaración de Derechos. Sin embargo, el joven promedio tiene muy poco conocimiento de sus derechos por la simple razón de que las escuelas ya no se los enseñan. Así que consigue una copia de la Constitución y la Declaración de Derechos, y estúdialos en casa. Y cuando llegue el momento, defiende tus derechos antes que sea demasiado tarde.

 

Di la verdad al poder. No seas ingenuo acerca de aquellos en posiciones de autoridad. Como observó James Madison, quien escribió nuestra Declaración de Derechos: «Todos los hombres que tienen poder deben ser desconfiados». Debemos aprender las lecciones de la historia. Las personas en el poder, la mayoría de las veces, abusan de ese poder. Por lo que para mantener nuestras libertades tendremos que desafiar a los funcionarios del gobierno siempre que excedan los límites de su cargo.

 

Resiste todas las cosas que te adormecen . No midas tu valor por lo que posees o ganas. Del mismo modo, no te conviertas en un consumidor sin sentido que desconoce el mundo que le rodea. Resiste todas las cosas que te adormecen, te ponen a dormir o te ayudan a «hacer frente» a la llamada realidad. Quienes establecen las reglas y leyes que gobiernan las acciones de la sociedad desean sujetos conformistas. Sin embargo, como advirtió George Orwell, «hasta que se vuelvan conscientes, nunca se rebelarán, y hasta que se rebelen, no podrán volverse conscientes». Son estas personas conscientes quienes cambian el mundo para mejor.

 

No dejes que la tecnología te convierta en un zombi . La tecnología es anestesia contra las tragedias demasiado reales que nos rodean. Los dispositivos tecnológicos son meras distracciones de lo que realmente está sucediendo en Estados Unidos y en todo el mundo. Como resultado, hemos comenzado a imitar la tecnología inhumana que nos rodea y hemos perdido nuestra humanidad. Nos hemos convertido en sonámbulos. Si quieres marcar la diferencia en el mundo, tendrás que sacarte los auriculares, apagar tu teléfono celular y pasar mucho menos tiempo viendo pantallas.

 

Ayuda a otros. Todos tenemos un cometido en la vida. Y creo que todo se reduce a una cosa: estás aquí en este planeta para ayudar a otras personas. De hecho, ninguno de nosotros puede existir por mucho tiempo sin la ayuda de otros. Si vamos a ver algún cambio positivo para la libertad, entonces debemos cambiar nuestra visión de lo que significa ser humano y recuperar un sentido de lo que significa amarse y ayudarse mutuamente. Eso significará ganar el coraje para defender a los oprimidos.

 

Niégate a permanecer en silencio frente al mal. A lo largo de la historia, individuos o grupos de individuos se han levantado para desafiar las injusticias de sus tiempos. La Alemania nazi tenía su Dietrich Bonhoeffer. Los gulags de la Unión Soviética fueron desafiados por Aleksandr Solzhenitsyn. Cuando Estados Unidos tenía un sistema codificado por colores de segregación racial, Martin Luther King Jr. luchó contra él, pues se trataba de un sistema de lucro y discriminación flagrante. Jesucristo, un predicador itinerante y activista revolucionario, que no solo murió desafiando al estado policial de su época, es decir, el Imperio Romano, proporcionó un plan para la desobediencia civil que fue adoptado por sus seguidores. Lo que hoy nos falta y necesitamos desesperadamente son individuos con coraje moral que sean capaces de arriesgar sus vidas para expresarse en contra del mal en sus múltiples formas.

 

Cultiva la espiritualidad, rechaza el materialismo y pon a las personas primero. Una señal de que hemos perdido nuestra brújula moral es cuando hemos subordinado las cosas más importantes al materialismo. Debemos cambiar nuestros valores para reflejar algo más significativo que la tecnología, el materialismo y la política. De pie en el púlpito de la Iglesia Riverside en la ciudad de Nueva York en abril de 1967, Martin Luther King Jr. instó de este modo a sus oyentes:

 

Nosotros como nación debemos sufrir una revolución radical de valores. Debemos comenzar rápidamente el cambio de una sociedad «orientada a las cosas» a una sociedad «orientada a las personas». Cuando las máquinas y las computadoras, los motivos de lucro y los derechos de propiedad se consideran más importantes que las personas, los trillizos gigantes del racismo, el materialismo y el militarismo son incapaces de ser conquistados.

 

Participa y haz tu parte para hacer del mundo un lugar mejor. No confíes en que otra persona haga el trabajo pesado por ti. No esperes a que alguien más arregle lo que te aqueja a ti, a tu comunidad o a tu nación. Como instó Mahatma Gandhi: «Sé el cambio que deseas ver en el mundo».

 

Deja de esperar que los salvadores políticos arreglen lo que está mal en tu país. Deja de dejarte arrastrar por la política divisiva de partidos. Deja de pensar en ti mismo como miembro de un partido político en particular, en oposición a los ciudadanos de los Estados Unidos. Y, sobre todo, deja de apartar la vista de las injusticias y crueldades y de los interminables actos de tiranía que se han convertido en el sello distintivo del estado policial estadounidense. Manténte atento y has tu parte para recalibrar el equilibrio de poder a favor de «nosotros, la gente».

 

Di no a la guerra. Dirigiéndose a los graduados de la Binghampton Central High School en 1968, en un momento en que el país estaba librando la guerra «en diferentes campos, en diferentes niveles y con diferentes armas», Rod Serling, el creador de Twilight Zone, declaró lo siguiente:

 

Se libran demasiadas guerras casi como de memoria. Demasiadas guerras se libran por eslogan, himnos de batalla, y viejos y mohosos llamamientos al patriotismo que provienen de caballeros y fosos. Ama a tu país porque es muy digno de tu afecto. Respétalo porque merece tu respeto. Sé fiel a él porque no puede sobrevivir sin tu lealtad. Pero no aceptes el derramamiento de sangre como una función natural o una forma prescrita de la historia, incluso si la historia lo señala por su repetición. Que los hombres mueran por causas no necesariamente santifica esa causa. Y que los hombres sean mutilados y despedazados cada quince o veinte años no inmortaliza ni deifica el acto de guerra … encuentra otro medio que no venga con el asesinato de tu prójimo.

 

Finalmente, prepárate para lo que te espera. Los demonios de nuestra época, algunos de los cuales se disfrazan de políticos, se deleitan en fomentar la violencia, sembrar la desconfianza y los prejuicios, y persuadir al público para que apoye la tiranía disfrazada de patriotismo. Superar los males de nuestra época requerirá más que intelecto y activismo. Requerirá decencia, moralidad, bondad, verdad y dureza. Como Serling concluyó en sus comentarios a la clase graduada de 1968:

 

«La dureza es la calidad singular que más se requiere de ti… te hemos dejado un mundo mucho más arruinado que el que nos quedó a nosotros … Parte de tu desafío es buscar la verdad, llegar a un punto de vista que nadie te haya dictado, ya sea un congresista, incluso un ministro … ¿Eres lo suficientemente fuerte como para entender la división que existe en esta tierra nuestra, el hecho de que todo está polarizado, blanco y negro, esto o aquello, absolutamente correcto o absolutamente incorrecto. Este es uno de los desafíos. Prepárate para buscar el término medio … ese Valhalla maravilloso y muy difícil de encontrar donde el hombre puede mirar a ambos lados y ver las verdades errantes que existen en ambos. Si debes girar hacia la izquierda o hacia la derecha, respeta el otro lado. Honra los motivos que vienen del otro lado. Discute, debate, refuta, pero no cierres esas mentes maravillosas a la oposición. A sus ojos, tú eres la oposición. Y en última instancia disolverás la división por compromiso. Y mientras los hombres caminen y respiren, deben seguir un compromiso …

 

¿Eres lo suficientemente fuerte como para enfrentar el prejuicio, una de las manchas más feas en el tejido de nuestra democracia? Esa es la raíz básica de la mayoría del mal. Es parte de la enfermedad del hombre. Y es parte de la admisión del hombre, su constante admisión por enfermedad, que para existir debe encontrar un chivo expiatorio. Para explicar sus propias deficiencias, debe tratar de encontrar a alguien que él cree que es más deficiente … Has juicio de tu prójimo en base a lo que dice, lo que cree y la forma en que actúa. Sé lo suficientemente fuerte, por favor, para vivir sin prejuicios y luchar contra ellos. Pues el prejuicio deforma, envenena, distorsiona y es autodestructivo. Tiene consecuencias peores que una bomba … y lo peor de todo es que abarata y degrada a cualquiera que se permita el lujo de odiar».

 

La única forma en que lograremos un cambio en este país es que la gente finalmente diga «ya es suficiente» y luche por las cosas que realmente importan.

No importa la edad que tengas o cuál sea tu ideología política: despierta, ponte de pie, habla y haz que tu ciudadanía cuente para algo más que votar.

Pandemia o no, no permitas que tus libertades se vean reducidas y que tu voz sea silenciada.

Es nuestro deber cívico hacer que el gobierno nos escuche, y nos preste atención, utilizando todos los medios no violentos disponibles para nosotros: protestas, marchas, boicots, reuniones, conversaciones y el reclamo del control de la narrativa sobre lo que realmente está sucediendo en este país.

Eso sí, el gobierno no quiere escucharnos. Ni siquiera quiere que hablemos. De hecho, como lo aclaro en mi libro Battlefield America: The War on the American People, el gobierno ha hecho un excelente trabajo diabólico al establecer obstáculos para evitar que ejerzamos nuestro derecho a la Primera Enmienda al discurso, a la reunión y a la protesta.

Aún así, debemos persistir.

 

mentealternativa

 

globalresearch

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents