Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Le blog de Contra información


El siguiente paso de la ONU se llama canibalismo: Deberemos comer cadáveres, placentas y fetos para combatir el «cambio climático»

Publié par Contra información sur 21 Septembre 2019, 16:47pm

Saturno devorando a su hijo

Saturno devorando a su hijo

Rodrigo de Castilla.- No, señores. No es una broma.

Es completamente real, e incluimos enlaces y documentación gráfica de los hechos que les contamos. Busquen ustedes mismos. La verdad está ahí fuera.

Ahora ya sabemos cual será la degradación final. Comernos a nosotros mismos y a nuestros muertos. Un sistema perfecto. Nada se pierde, todo se recicla.

Bienvenidos al Nuevo Orden. Pasen, vean… y hagan algo.

Un profesor sueco, Magnus Söderlund, declaró en la televisión sueca que el canibalismo es la única forma de salvar el planeta».

Söderlund dijo que el cambio climático obligará a que «los seres humanos tengan que hacer cambios radicales en su forma de vida», incluidas sus dietas. Entre las recomendaciones está la legalización del canibalismo, diciendo que se limitaría a los cadáveres:

Cualquiera que haya visto el programa, en horario infantil, después de las cinco del martes, se ha quedado, como mínimo, sorprendido. Allí, se presentó la idea de comenzar a comer personas.

La declaración se produce al hilo de la feria «Gastro Summit – sobre el futuro de la comida» en Estocolmo, donde el científico conductista Magnus Söderlund celebra seminarios sobre la posibilidad de comer carne humana – para «salvar el clima».

– ¿Qué hace que la mayoría de nosotros reaccione instintivamente con asco cuando hablamos de comer carne humana para salvar el clima ?, se pregunta la anfitriona Tilde de Paula.

Magnus Söderlund responde: «En primer lugar, que esa persona debe de estar muerta».

Un problema podría ser que los cadáveres en general son tabú. Además, las críticas contra la profanación de un cadáver. Otra explicación, dice Söderlund, es que muchos son «ligeramente conservadores» cuando se trata de comer algo.

Caníbales por el bien del clima. Sin embargo, según el investigador, es importante desde una perspectiva de sostenibilidad discutir diferentes opciones para el futuro.

El profesor Magnus Söderlund tiene antecedentes interesantes. No es un «científico» en la forma en que uno pensaría al hablar sobre el ambientalismo o los efectos del «cambio climático» (a pesar de cómo cambia el clima de la Tierra a lo largo de la historia), sino que es un científico social cuya especialidad es el marketing. Específicamente, su área de investigación está en las reacciones humanas sobre un tema dado. Incluso ha escrito un libro llamado «Experimentos con personas», como señala su biografía en Wikipedia:

Söderlund realiza cursos de marketing relacionado con el consumidor y tiene varios libros sobre el tema.

Dos de ellos han sido nombrados «Libro de marketing del año en Suecia». Su investigación se puede encontrar en el campo del comportamiento del consumidor, donde estudia cómo los consumidores adquieren, usan y eliminan los productos. Su investigación sobre cómo reaccionar cuando se encuentran con elementos de marketing, así como con un vendedor en una tienda o un anuncio. Ejemplos de reacciones en estos estudios son la satisfacción del cliente, las percepciones de equidad, las emociones, las intenciones y la lealtad del cliente. Estas reacciones son comunes en la investigación del comportamiento del consumidor, que a menudo se conoce como reacciones psicológicas. Muchos de los estudios de Söderlund son experimentos, que se asignan aleatoriamente a diferentes grupos, que reciben diferentes tratamientos, y luego las reacciones de los grupos son posteriores a los tratamientos.

Entonces, ¿qué significa esto? ¿El profesor Söderlund realmente aboga por el canibalismo en sentido estricto?

A veces, en las noticias y los medios de comunicación, se realiza algo llamado «globo sonda». Esto es cuando una organización hace una declaración, generalmente algo que es exagerado, para ver cómo responde el público. (A) cómo responderán las personas, (b) qué argumentos u objeciones tienen, y (c) cómo templar el mensaje para el futuro en función de las condiciones actuales. Es una forma de programación social.

La evidencia sugiere que el canibalismo se está convirtiendo en un problema importante en el futuro, y que no solo son historias sobre comportamiento criminal. Por el contrario, debe entenderse como el significado de las palabras «bebés o delincuentes no nacidos o abortados».

Se está publicitando el consumo de placenta humana, en nombre de la salud. El canibalismo está reviviendo en los casos en que las personas comen cadáveres o partes de sí mismos.

No son casos aislados: en los últimos tiempos hemos visto la exagerada publicidad que se le han dado a noticias tan esperpénticas cómo el de la mujer holandesa que prepara salchichas con su propia sangre, el hombre que se cortó su propio pie para cocinarlo y comerlo con unos “tacos” o el “supuesto” artista letón que, tras cortar un pedazo de carne de un hombre, y otro de una mujer, los cocinó y los comieron entre los tres, en medio de una “performance” totalmente incalificable.

En las siguientes galerías pueden ver las IMÁGENES REALES de los casos a los que hacemos referencia: 

Por lo que parece, esta historia trata sobre la preparación del público para aceptar lo desagradable pero comúnmente establecido en el mundo de la práctica del canibalismo en la antigüedad. En este caso, el canibalismo se propone como la «respuesta» al problema del cambio climático (¿problema?), para lo cual a través de suficientes «globos de prueba» y manipulación social, se llega a una nueva tesis que legitima el canibalismo en algunos casos, que continúa normalizándose.

No piense que no podría sucederla sodomía no era aceptada hace 30, 40 ó 50 años. Nadie pensaba en aquel entonces que sería aceptada. Hoy, sin embargo, lo es. Y si no la aceptas, eres un paria social. Los hombres se quejan de que «no lo vieron» venir, pero las señales estuvieron a su alrededor durante muchos años. No fueron ellos, pero se negaron a prestar atención.

Ya han empezado a sugerir abiertamente (se hace desde hace décadas de forma oculta por Planned Parenthood) el utilizar los abortos como piezas de recambio. ¿Cuánto tiempo creen que se tardará en sugerir que cambiemos un filete de ternera por la placenta de un bebé abortado en África? ¿O un revuelto de riñones de feto de seis meses? Las variaciones son infinitas. El dinero a obtener, también.

¿Siguen sin creerlo? La ONU quiere prohibir el consumo de carne. Han exigido que en los supermercados se vendan insectos como alimento. Si no ve lo que viene ahora, está CIEGO.

No hay más excusas.

Ir a la fuente

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Archives

Nous sommes sociaux !

Articles récents